Más campanazos sobre reforma pensional | El Nuevo Siglo
Miércoles, 5 de Junio de 2024

Los campanazos alrededor del proyecto de reforma pensional que está para último debate en la plenaria de la Cámara no cesan. Por el contrario, se están multiplicando desde los flancos de los fondos privados de jubilación, los centros de análisis económicos, los gremios empresariales, la academia e incluso los propios entes de control.

La última alerta la lanzó ayer la Procuraduría General de la Nación que, por intermedio de su delegada para Asuntos del Trabajo y Seguridad Social, le envió una carta a la ministra del ramo haciendo una serie de observaciones de fondo al articulado que debe ser abordado por los parlamentarios en su última y definitiva discusión.

De acuerdo con el Ministerio Público es imperativo revisar cuatro asuntos estructurales bajo la advertencia de que si no se ajustan en el articulado harían inviable la implementación del nuevo modelo de jubilación en el país. No son temas menores. Por un lado, advierte que urge reglamentar no menos de 45 temas so pena de vulnerar los derechos de los afiliados. También encontró riesgos de altas judicializaciones, así como de vacíos jurídicos, técnicos y financieros. De igual manera, se reitera una alarma que ya otros sectores han puesto sobre la mesa: Colpensiones no tiene la capacidad técnica, administrativa y operativa para asumir un universo de 19 millones de aportantes.

La Procuraduría, al igual que una gran cantidad de sectores políticos, económicos, sociales e institucionales, también recalca falencias en el estudio de impacto fiscal, al tiempo que alerta sobre el horizonte de estabilidad financiera del sistema propuesto.

El Comité de Regla Fiscal también se pronunció al respecto, por intermedio de un estudio muy pormenorizado del articulado de la reforma, lanzando otra serie de campanazos sobre las implicaciones financieras del sistema que se crearía a partir de esta reforma, en caso de llegar a ser aprobada por la Cámara en su último debate y pasar la instancia final de conciliación.

Como si fuera poco, centros de análisis como Fedesarrollo, ANIF y otras instancias han llamado al Congreso a aprovechar este último debate para corregir los vacíos de la reforma, los cuales ya están sobrediagnosticados, pero no por ello los ponentes progubernamentales ni los ministros de Trabajo y Hacienda proceden a ajustar lo pertinente.

Esto explica, finalmente, la razón que asiste a muchos senadores y representantes a la Cámara en torno a que, si la reforma llega a ser aprobada y entra en vigencia, de inmediato demandarán ante la Corte Constitucional muchos de sus artículos o incluso pedirán su derogatoria completa.