Cuántos se van a desmovilizar de las Farc

Ante la inminencia de la concentración de los combatientes de las Farc en las 23 zonas veredales y 8 campamentos en diferentes regiones del país, tras el acuerdo firmado con el Gobierno la semana anterior en La Habana sobre el cese bilateral definitivo del fuego y de hostilidades, una de las principales preguntas que surgen es cuántos guerrilleros se desmovilizarán al final del proceso si es que gana el sí en el plebiscito.

 

En primera instancia se espera que el grueso de la tropa armada de las Farc se ubique en las zonas veredales dispuestas en 12 departamentos del país, tras la firma del acuerdo final de la paz. Allí estarán ubicados de forma provisional mientras que se cumple todo el proceso de desmovilización y entrega de armas, que tomará más de un año.

 

También a esas zonas y campamentos podrían llegar los 106 subversivos que están en las cárceles de todo el país, y que podrían allí llegar para terminar de pagar sus penas.

 

Hace algunos meses, el gobierno de Juan Manuel Santos amnistió a 30 subversivos que estaban en las cárceles, sindicados o condenados por delitos diferentes de los de lesa humanidad.

 

Sin embargo, la mayor incógnita que existe en este momento es cuántos milicianos de las Farc se desmovilizarán y arribarán a esas zonas de ubicación o más adelante en el proceso darán la cara para solucionar su problema con la justicia, teniendo en cuenta las gabelas que en materia penal entrega la jurisdicción especial para la paz, pues no procesará a los integrantes de esta organización que no estén involucrados en delitos de lesa humanidad y de guerra y en caso de estarlo, les serán aplicadas penas alternativas si dicen la verdad de sus crímenes de entre 5 y 8 años de privación de la libertad sin ir a la cárcel.

 

Esos milicianos hoy actúan en la clandestinidad en ciudades y áreas rurales, prestando diferentes servicios a las Farc como es adelantar extorsiones, reclutamiento, correos humanos, vigilancia e inteligencia, redes de apoyo para abastecimiento de alimentos y de armas así como servicios sanitarios, entre otros.

 

Si bien inteligencia militar tiene información sobre un importante número de estas personas, pero no ha sido posible capturarlas; la mayoría no figura en las bases de datos del Ejército, la Policía y la Fiscalía con datos que los vincule con las Farc.

 

No obstante esta condición de estar en la clandestinidad no es suficiente garantía para estas personas que sus actuaciones quedarán en la impunidad, pues podrían ser mencionados por sus propios compañeros de causa ante el Tribunal de Paz, pues decir la verdad es el primer requisito para acceder a los beneficios penales.

 

En esas condiciones todo indica que para los milicianos, al igual que sucede con los combatientes en armas, el mejor camino es presentarse ante la justicia transicional para solucionar su situación jurídica.

 

Cifras

Cerca de 17.500 miembros de las Farc se desmovilizarían, consideró hace algunas semanas el presidente Juan Manuel Santos. "Yo calculo que en las Farc hay cerca de 7.500 hombres en armas y démosle una cifra muy generosa: unos 10.000 milicianos".

 

Hace unas semanas la Dirección Nacional contra el Terrorismo de la Fiscalía indicó que las Farc contarían en la actualidad con 13.892 integrantes y colaboradores, de los cuales 6.382 están armados.

 

Ello significaría que hay 7.510 milicianos en las denominadas Redes de Apoyo al Terrorismo. 

 

Por su parte, las cifras de inteligencia militar muestran un decrecimiento importante en las filas de las Farc durante los gobiernos de Álvaro Uribe y Juan Manuel Santos a raíz de la presión militar que obligó a miles de guerrilleros de desmovilizarse, en tanto que otro tanto cayeron ante las balas oficiales, entre ellos cabecillas del Secretariado como alias ‘Raúl Reyes’, alias ‘Alfonso Cano’ y alias el ‘Mono Jojoy’, así como miles de guerrilleros rasos.

 

Según inteligencia militar en el año 2002 las Farc tenían 20.766 combatientes; en el año 2003, 18.690 integrantes; en el año 2004, 14.840 guerrilleros; en el año 2005, 13.970 combatientes; en el año 2006,11.783 combatientes; en el año 2007, 10.179 subversivos; en el año 2008, 8.777 integrantes; en el año 2009, 8.520 guerrilleros; en el año 2010, 8.978 integrantes; en el año 2011, 9.075 integrantes; en el año 2012, 7.873 subversivos; en el año 2013, 6.938; en el año 2014, 6.700 hombres.

 

Nadie sabe la cifra

Ariel Ávila, coordinador de la Fundación Paz y Reconciliación, le dijo a EL  NUEVO SIGLO que “la reincorporación de las Farc en estos momentos tiene las siguientes cifras: las Fuerzas Militares hablan de 8 mil guerrilleros, el presidente Santos hace un mes dijo que podrían ser 17 mil los desmovilizados, y en total muy seguramente van a ser 20 mil, 25 mil. Esto obedece a tres circunstancias: una, los hombres fusil, pues es una parte pero no es la única. Dos, el tema de milicianos. Tres, una guerrilla en 50 años ha generado muchas personas que han quedado lisiadas o que ya superan los 65, 70 años, y que las guerrillas mismas los presionan. Toda esa gente va a estar ahí. Cuarto, todo el tema de presos. Eso es lo que lleva a decir la cifra”.

 

En cualquier caso, Ávila dijo que la cifra exacta nadie la sabe y hay que esperar a que de manera efectiva se produzca la desmovilización de las Farc con sus integrantes con camuflado y los que actúan encubiertos.

Hay investigadores que tomando como referencia otras desmovilizaciones de grupos al margen de la ley, como el M-19 y los paramilitares, señalan que por cada hombre fusil podrían desmovilizarse tres milicianos. Es decir para el caso de las Farc podrían desmovilizarse aproximadamente 21 mil hombres.

 

No obstante, Ávila considera que “eso varía mucho. En el Cauca son muchos milicianos, en otras zonas es mucho menos”.

 

En ese sentido reiteró que “el Presidente habla de 17 mil, es decir, 8 mil más otros 9 mil entre viejos guerrilleros que ya están retirados y milicianos, es decir, que los milicianos podrían ser 5 mil. Y nosotros hablamos de 20 mil, que  puede haber unos 8 mil, 9 mil milicianos. Pero repito, la cifra nadie la sabe. Se cree que por cada guerrillero en armas puede haber una red de 4 personas que apoyan, pero eso no se sabe”. 

 

Añadió que es posible que al final se cuelen algunos en esta desmovilización, “pero no creo que vaya a pasar como el tema de los paramilitares, pues esta era una organización descentralizada, federada. Castaño por eso lo mataron porque no pudo dominar, era un tema mucho más urbano, tenían muchas relaciones con organizaciones criminales urbanas. Era muy diferente, por eso es que ‘Don Berna’ nunca desmovilizó su gente. Las Farc es una guerrilla mucho más rural, mucho más compacta, y ellos están detrás de un movimiento político territorial. Entonces va a ser muy difícil que beneficien a narcos porque le puede terminar dañando su participación política”.

 

De igual forma, el analista explicó que esas personas que hoy están en la clandestinidad les interesaría desmovilizarse para recibir los beneficios jurídicos. “El que haya tenido que ver con esto se va a meter o si no la ‘liebre’ le queda viva, como se dice popularmente. Todo el que haya tenido que ver con las Farc y que tenga un proceso judicial va a estar interesado en meterse en esto porque va a recibir el tratamiento de la justicia transicional”, dijo el analista.

 

Por su parte Jorge Restrepo, director del Cerac (Centro de Recursos para el Análisis del Conflicto), no se aventuró en dar una cifra sobre el eventual número de integrantes de las Farc que se desmovilizarían, “no tengo idea, eso no lo sabe nadie en realidad. La única cifra que hay de eso es la de inteligencia militar”.

 

Mitad no se desmoviliza: Procuraduría

Ayer el procurador Alejandro Ordóñez dijo que el Acuerdo sobre dejación de armas y de “zonas veredales transitorias de normalización” para la reincorporación a la vida civil de los miembros de las Farc es incompleto, “absolutamente insuficiente y no es garantía de que las Farc se desmovilizarán integralmente y de forma definitiva”.

 

Añadió que el texto del Acuerdo permite que más de la mitad de esta guerrilla no se desmovilice. “No obliga a las Farc a disolver la totalidad de sus aparatos violentos”.

 

“El Acuerdo establece que a las zonas de ubicación de miembros de las Farc solo se desplazarán quienes hacen parte de misiones, comisiones y unidades tácticas de los Frentes de la organización, lo que deja por fuera a gran parte del grupo armado organizado, como son los integrantes de las milicias”, indica el Jefe del Ministerio Público.

 

Añade que en términos estrictamente funcionales, el ala militar de las Farc no son únicamente los guerrilleros que hacen parte de estructuras permanentes que constituyen misiones, comisiones y unidades tácticas de los frentes.

 

Teniendo en cuenta los propios estatutos de las Farc y su forma de actuar en los territorios, las personas que han asumido una función continua para ese grupo armado organizado y que comprende su participación directa en las hostilidades, son muchas más que los integrantes de las estructuras de guerrilla permanentes, expresa Ordóñez.

 

Dice también que los organismos de inteligencia han informado en detalle al Gobierno nacional sobre el hecho de que las Farc están integradas también por las milicias bolivarianas. Estas son estructuras de carácter militar que actúan en zonas donde el grupo tiene influencia. Soportan las estructuras encuadrilladas, se camuflan en la población civil, ejecutan actividades de inteligencia de combate e incluso participan directamente de las hostilidades con atentados terroristas, francotiradores, instalación de minas antipersonales o uso de artefactos explosivos improvisados.

 

“Las milicias están conformadas por personas reclutadas, formadas y equipadas por el grupo armado organizado de las Farc para participar de forma continua y directa en las hostilidades. Sus miembros están sujetos a una organización jerárquica y vertical, al igual que a un régimen disciplinario”.

 

Dice también Ordóñez que “las milicias han sido en el último tiempo más relevantes en las hostilidades contra la fuerza pública que las unidades de guerrilla, son además instrumento de coerción sobre la población civil y de control del territorio a través de la amenaza y el uso de la fuerza”.

 

Según la Procuraduría, los informes de conteo del enemigo del Ministerio de Defensa de los últimos años registran un número mayor de miembros de milicias que de integrantes encuadrillados en estructuras de guerrilla permanentes.

 

“Existen también personas vinculadas a las Farc que han recibido entrenamiento militar y están en capacidad de planear y ejecutar actos violentos, así hayan participado directamente en las hostilidades de forma temporal, en acciones concretas.  Entre estas personas están militantes del Partido Comunista Clandestino Colombiano PC3, que en algunas zonas han estado involucrados también en actos de terrorismo y masacre de soldados e infantes de marina”.

 

Agrega el Jefe del Ministerio Público que el Acuerdo presentado no se refiere a ninguna de estas personas, solamente a quienes hacen parte del componente uniformado y armado permanente. “Es claro, el documento convenido por el presidente Santos y ‘Timochenko’ no obliga a la desmovilización total de las Farc”, indica el Procurador.

 

En ese sentido indica que “el hecho de que más de la mitad de sus integrantes no se vayan a concentrar en las zonas de ubicación se ratifica en el Acuerdo, al indicarse que las armas de las milicias serán transportadas junto a las armas de acompañamiento, las granadas y municiones, hacia las veredas donde se ubicarán los miembros de misiones, comisiones y unidades tácticas de combate. Mientras que los guerrilleros sí arribarán a dichas zonas con el armamento individual, los milicianos no”.