Gaula: 18 años de historia y lucha al secuestro

“Nunca antes, tantos debieron tanto a tan pocos”. De esta forma, el coronel retirado del Ejército y fundador de los Grupos de Acción Unificada por la Libertad Personal (Gaula), Jesús Antonio Bohórquez Mora, definió los 18 años de lucha frontal contra uno de los delitos heredados del terrorismo y el narcotráfico: el secuestro.

Esta actividad delictiva, que inició con fuerza durante la década de los sesenta al tiempo que se consolidaban grupos como las Farc, el Eln y el Epl, alcanzó su punto máximo en 1981, cuando el extinto narcotraficante Pablo Escobar integró el  grupo Muerte a secuestradores (MAS) como respuesta a las extorsiones y plagios de que eran objeto los ‘capos’ del cartel de Medellín por parte de los grupos terroristas.

Esta época la recuerda Bohórquez como una de las más difíciles en la historia reciente del país. De hecho, argumenta que el secuestro fue luego utilizado por los narcotraficantes como arma política, para tratar de evitar la extradición hacia los Estados Unidos.

Y como las operaciones de las autoridades se intensificaron a inicios de los noventa contra los carteles de la droga, los ingresos de los grupos armados ilegales también se vieron afectados y los casos de secuestro extorsivo aumentaron de manera considerable, al punto que el Gobierno de entonces optó por crear la Dirección Nacional Antisecuestro (Dinase) compuesta por personal del Ejército, la Policía, el DAS y la Fiscalía.

De allí nacieron las 16 Unidades Antisecuestro y Extorsión (Unase) divididas en nueve rurales –Ejército– y siete urbanas –Policía–. No obstante, la manera como operaban no era lo suficientemente efectiva y en 1996 el coronel Bohórquez, entonces delegado militar en El Salvador, fue llamado para diseñar una nueva estrategia contra el secuestro.

La razón fue sencilla: su experiencia como oficial de inteligencia en operaciones de infiltración en la guerrilla lo ubicó como el hombre ‘clave’ para este propósito.   

 

El nacimiento

Es así como el seis de junio de ese año el Gobierno promulgó la Ley 282, que dictó medidas específicas para erradicar delitos contra la libertad personal, especialmente el secuestro y la extorsión, y creó el Consejo Nacional de Lucha contra el Secuestro (Conase), de donde germinó el primer Gaula militar y que reemplazó a los Unase.

“Ahí hubo un trabajo grande, pues por primera vez en la historia se unificaron las Fuerzas Militares, la Policía, la Fiscalía y el DAS, para la planeación y ejecución de operativos. Por esa razón nos hicimos llamar Grupos de acción unificada”, explica Bohórquez, hoy en el retiro y dedicado a asesorar al Ejército en temas de secuestro y extorsión.

“Siempre que hay un director del Gaula lo visito y le digo: utilíceme, porque yo quiero a los Gaula como si fueran hijos míos, de hecho yo fui quien los creó”, dice el oficial en retiro, quien todavía dicta conferencias a los nuevos comandantes de las unidades antisecuestro sobre la forma de ejecutar una operación ‘Aguijón’.

“Esta estrategia la adapté a la geografía nacional luego de los cursos que recibimos, en los 90, de la policía francesa, Scotland Yard y el FBI. Se puso en acción en Antioquia inicialmente y consiste en infiltrar una fracción de tropa pequeña que llamamos el aguijón, la cual ataca en el momento oportuno. Siete minutos después, deben llegar las fuerzas de apoyo que son el cuerpo de la abeja”, narra Bohórquez.

 

Evolución operacional

La nueva Política Nacional de Libertad Personal del Ministerio de Defensa y el Conase analizó las lecciones aprendidas en las dos últimas décadas, decidió ampliar y mejorar el marco de acción y cooperación de los Gaula militares y de policía. 

Mediante la Resolución Número 001, el Ministerio de Defensa fortaleció sus capacidades operacionales que ahora tendrán funciones orientadas a combatir la trata de personas, las diferentes modalidades de secuestro y la desaparición forzada, entendida como la privación de la libertad seguida del ocultamiento y la negativa  a reconocer dicha privación o de dar información sobre el paradero de la víctima.

En este mismo documento, el Ministerio dictó medidas para mejorar los sistemas de inteligencia, coordinación e integración con la Policía, respeto por los Derechos Humanos, la prevención, disuasión, desarticulación y judicialización de las bandas o personas que se dediquen a atentar contra la libertad personal.

Para el coronel José Ángel Pirela, actual director nacional de los Gaula militares, “este es el resultado de 18 años de trabajo, que han llevado a que en Colombia disminuya el índice de secuestro y seamos considerados como uno de los grupos más capacitados del mundo en la lucha contra este delito”.

Desde 2010 y por instrucción del Ministerio de Defensa, Colombia ha capacitado a más de 18 mil miembros de las Fuerzas Armadas y de Seguridad de 63 países; se han entrenado cerca de seis mil personas de norteamérica, nueve mil de Centroamérica, cerca de 500 del Caribe, 2.800 de Suramérica y más de 300 de Asia, Europa, África, Medio Oriente y Oceanía. Solo en 2013 se capacitaron ocho mil uniformados de 48 países.

Para Pirela, el futuro de los Gaula continuará su marcha hacia la búsqueda de estrategias para erradicar todos los delitos que atentan contra la libertad personal, “solo hasta entonces cesará nuestra labor, mientras tanto esperamos crecer otros 18 años más por el bien de la patria, que es el ideal del coronel Bohórquez”, concluyó./Con información del Mindefensa

 

Algunas cifras

Según las cifras de la Dirección Nacional de Gaula Militares, en los primeros cinco años se ejecutaron 1.940 operaciones antisecuestro y 1.231 antiextorsión, 1.302 rescates, 3.130 capturas y 335 bajas. Actualmente, la cifra de secuestros reportada en 2014 es 25 veces menor que la entregada en 2001, pasando de 2.917 a 115 casos registrados.

En lo corrido del año, los Gaula Militares lograron la captura de 782 personas, liberando a 31 secuestrados y evitando el pago de 2.643 millones de pesos en 136 extorsiones frustradas.