Bogoshorts, una simbiosis de cine y sueños

Foto cortesía
A propósito de este espacio que abre sus puertas al público del 3 al 10, EL NUEVO SIGLO habló con Jaime Manrique, director del festival

____________

Bajo el lema ‘La dimensión de sus sueños’ se gestó la nueva edición de Bogoshorts, el Festival de Cortos de Bogotá que a lo largo de 16 versiones se ha convertido en una plataforma para los realizadores audiovisuales, construyendo y afianzando escenarios que potencian el encuentro de los artistas y el público entorno a múltiples contenidos culturales.

“Este festival nació como un espacio alternativo en la 59 con 7 llamado In Vitro. Allí se abrió una oportunidad para que la gente del sector cinematográfico, la publicidad y la televisión empezara a ver cortos. Esto se dio en el 2003, en un momento en que no había donde tener esa posibilidad de exhibir los trabajos de los jóvenes realizadores”, comentó el director del festival, Jaime Manrique, a EL NUEVO SIGLO.

Como destacó el director, con el paso de las ediciones, el evento ganó protagonismo y se convirtió en In Vitro Visual, luego en el Festival Internacional In Vitro Visual y 10 años más tarde evolucionó a Bogoshorts, un proyecto más amplio y expansivo que pasó a ser una monumental ventana del cortometraje. 

“Esto se dio esencialmente porque consideramos que el cortometraje es fundamental para abrir la mirada a nuevos públicos, pero también para fortalecer el desarrollo del cine colombiano”, añadió.

El lema que presenta esta edición se basa en la conmemoración de los 50 años de la llegada del hombre a la luna, un momento icónico para la humanidad que redefinió los conceptos del ser humano.

“Cuando el ser humano hace esta hazaña, de alguna forma la humanidad empieza a pensar que puede salir del planeta y vivir en otros mundos, casi que se redimensiona su posición sobre la tierra misma y cambia la forma de soñar.”

Es así como se ligan diferentes conceptos en este espacio que sirvieron para añadir novedades a esta edición, como la presencia de dos países muy importantes: Estados Unidos y Rusia (en ese momento la Unión Soviética), los cuales protagonizaron la carrera espacial y el impulso de la misma, la Guerra Fría.

Otro importante momento será la cuarta versión de la Noche Frankenstein, uno de los eventos más esperados por los asistentes que combina, en esta ocasión, el terror y el espacio para brindar una velada escalofriante el domingo 8 de diciembre en el Teatro al Aire Libre La Media Torta. Allí se proyectará Galaxy of Horrors, la película que dejará a los bogotanos atrapados en una cápsula criogénica averiada, obligados a ver una serie de horribles cuentos de ciencia ficción, mientras se agota el sistema de soporte vital. Ocho historias sobre lo desconocido, intensas, de otro mundo, en una dimensión en la que todo es posible.

Cortometrajes producidos a partir de imágenes realizadas por la Nasa, seres lunares y curadurías sobre este importante momento espacial, también hacen parte las múltiples muestras artísticas que se verán y disfrutarán en el multitudinario evento.

Una de las grandes novedades es que por primera vez las producciones del festival estarán en la nueva Cinemateca de Bogotá, ya que es la primera versión que sucede en este espacio renovado. Además, se combina perfectamente porque nuestra sede principal, donde están todos nuestros invitados y acreditados, son las tres torres de City U, la ciudadela universitaria que está justo al lado de este lugar. Esto va a hacer que sea un punto de concentración vital para el evento.”

Entre los otros espacios donde se desarrollará Bogoshorts está el Cine Tonalá, La Cinemateca, La Biblioteca Nacional, La Alianza Francesa, El planetario, y muchos lugares más que concentran una gran cantidad de público.

Manrique resaltó que, gracias a su expansión, el festival “tiene alrededor de 1.500 acreditados fuera de la audiencia. El año pasado tuvimos un público de 40.000 personas en las diferentes actividades que se desarrollaron a lo largo de la semana que tuvo lugar Bogoshorts. A eso se le suman eventos masivos como la inauguración en el Jorge Eliecer Gaitán para 1.700 personas o la Noche Frankenstein que es para más de 2.000 asistentes. También se combinan otras actividades alternativas como la exposición de fotografía Bogotá sabe a cine, que es la ciudad vista desde los géneros cinematográficos, es decir, que reflejan una Bogotá de terror, ciencia ficción y documental.”

De igual forma, se hará la muestra de Bogoshort Ilustrado en asocio con Bacanika, que invita a 15 ilustradores a que expresen mediante este arte el concepto de la dimensión de sus sueños en el Callejón de las Exposiciones del Teatro Jorge Eliecer Gaitán.

El diseño gráfico también se resaltará en una exhibición con los afiches de los cortometrajes en competencia. Y se tendrá una versión más del Bogoshort Film Market, el mercado que tiene el objetivo de que los creadores que están haciendo sus primeros proyectos en el cine, logren tener una conexión más profesional con este campo.

Para el director, esta edición del festival es bastante compleja puesto que se da en el marco de la protesta que se ha vivido a nivel nacional.

Este es un levantamiento social que apoyamos completamente y en el que creemos porque consideramos que hay muchas cosas en el país que tienen que cambiar, pero eso al mismo tiempo plantea unos retos logísticos en términos de producción porque todo el festival sucede en el centro de la ciudad. Sin embargo, tenemos claridad en que vamos hasta el final porque lo que hemos construido hace 17 años es una ventana para hablar de la diversidad y el respeto, que cree en la no violencia y en que el miedo no es un arma en ninguna medida.

La gran expectativa de este año con el festival es que a pesar de la situación que tenemos, la mayoría de actividades se puedan hacer y que la gente descubra al mismo tiempo que en su derecho a la movilización pacífica y ciudadana, también tiene una oportunidad para encontrarse con contenidos culturales”, concluyó Jaime Manrique.