Real Madrid y Rayo Vallecano medirán fuerzas en el Bernabéu

AFP

Enfrentado a su último partido de 2018 en el estadio Santiago Bernabéu con la hinchada en alerta tras el último tropiezo europeo, el Real Madrid buscará mañana un ejercicio de recomposición con una victoria ante el Rayo Vallecano en la Liga española de fútbol.

En la decimosexta fecha, los blancos quieren el perdón de sus fans después de su mala actuación ante el CSKA Moscú en la Liga de Campeones europea y antes de volar hacia Abu Dabi para disputar el Mundial de Clubes.

Será su última oportunidad este año para demostrar que su pulso se mantiene vivo también en la competición doméstica. El conocido como "Mundialito" impedirá que los dirigidos por Santiago Solari disputen el 22 de diciembre la última jornada de la Liga en 2018. 

"¡Cómo no vamos a creer en el Real Madrid después tantos trofeos y tantas Ligas y tantas leyendas! Creo que estar instalados en la hipérbole constante es un poco cursi", señaló hoy un conciliador Solari.

"El Madrid es el campeón de cuatro de las últimas cinco ediciones de la Champions y estamos vivos en todas las competiciones de este año", recordó el técnico argentino del Real Madrid.

La severa derrota por 3-0 ante el CSKA del pasado miércoles sembró de nuevo las dudas respecto a un equipo que esta temporada no consiguió ser regular ni en su juego ni en sus resultados.

Siempre parco en explicaciones técnicas o tácticas, Solari apeló únicamente a la historia y a la unidad para mantener la confianza en un Real Madrid que, pese a todo, marcha a cinco puntos de distancia del líder Barcelona.

La trayectoria del Rayo Vallecano, penúltimo con dos únicas victorias en lo que va de campeonato, también invita al optimismo de los blancos, que persiguen su tercer triunfo consecutivo en la Liga.

"Queremos cerrar con una victoria y estamos enfocados en el Rayo Vallecano que va a requerir de toda nuestra concentración, de toda nuestra energía y del apoyo de toda nuestra afición", afirmó hoy Solari.

Con las dudas del galés Gareth Bale, con molestias en un tobillo, y del tocado Casemiro, es probable que el técnico argentino regrese a su once más habitual en la competición doméstica, con los españoles Lucas Vázquez y Marcos Llorente entre los 11 elegidos de salida. 

El cuestionado Isco podría regresar al banco después de su discreta actuación el miércoles ante los rusos y de su rifirrafe con la hinchada, que interpretó como un reproche un dudoso gesto suyo.

El Rayo, por su parte, intentará dar la sorpresa frente a su rico vecino y aliviar la delicada situación de su técnico, Miguel Ángel Sánchez "Míchel", cuyo puesto pende de un hilo.

"El Real Madrid ha tenido momento buenos y menos buenos, pero aun así siempre está el nivel de su plantilla, que te saca de la nada una jugada de gol. Nosotros tenemos la esperanza de hacer un buen partido, de disfrutarlo y de sacar algo del Bernabéu", afirmó hoy Míchel.

"He pedido que seamos un Rayo Vallecano que da un paso adelante en cualquier campo y en cualquier situación. No puede haber nada que vistiendo la camiseta del Rayo, nos haga dudar de nuestro trabajo y mañana se tiene que ver", añadió el técnico español, que tendrá que suplir a Jordi Amat, Raúl de Tomás y Elustondo.

Antes de que Real Madrid y Rayo choquen en La Castellana, su vecino Atlético de Madrid buscará en Valladolid un triunfo que lo mantenga en la lucha por la cima de la Liga.

Con tan sólo tres puntos menos que el Barcelona y tras empatar sin goles en su último duelo de la Champions frente al Brujas, los dirigidos por Diego Simeone quieren enlazar su segunda victoria en el campeonato doméstico frente a los castellanos, que ganaron, perdieron y empataron el mismo número de partidos: cinco.

"Hemos puesto al Atlético segundo y que eso no sea tan bueno es algo que nos exige más. Es bárbaro lo que nos pasa, que ser segundos no sea suficiente y se nos exija más", sostuvo hoy Simeone.

"La gente del Atlético reconoce lo que hacemos, sobre todo el trabajo de los futbolistas, pero la exigencia subió y eso nos obliga a ser autocríticos, intentar mejorarnos y llegar a lo que nos exigen sobre todo los de fuera", continuó el técnico argentino, que recuperó a Juanfran y probablemente también podrá contar con el francés Lemar.

La jornada de sábado de la Liga se abrirá con el duelo entre el Getafe y la Real Sociedad y se cerrará con el choque entre el Eibar y el necesitado Valencia.