OPEP, sin acuerdo para recorte en producción

Foto archivo AFP

Los países de la OPEP terminaron en Viena una primera ronda de negociaciones sin ponerse de acuerdo sobre las modalidades de una reducción de la producción de crudo, muy esperada por los mercados para frenar la caída de los precios pero criticada por Donald Trump.

Tras varias horas de negociaciones entre los miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), el ministro de Energía saudita, Jaled al Faleh, sorprendió al expresar sus dudas sobre la posibilidad de un acuerdo final.

"No, no confío", dijo el ministro, interrogado sobre si creía en la conclusión de un acuerdo, precisando que las negociaciones se encallaban a la hora de establecer las cuotas de reducción de producción entre los 14 países de la organización.

En un hecho inusual en esta reunión semestral en la sede la OPEP, la rueda de prensa programada tras el encuentro fue cancelada.

El viernes, está prevista otra reunión entre la OPEP y sus socios, con Rusia a la cabeza. Estos dos grupos, que representan más de la mitad de la oferta mundial, van de la mano desde finales de 2016 por un acuerdo de limitación de la producción.

"Esperamos que llegaremos a un acuerdo mañana", declaró el ministro del Petróleo iraquí, Thamer al Ghadbane.

El cartel, que produce cerca de un tercio del crudo mundial, quiere encontrar la fórmula mágica que seduzca a un mercado volátil en el que los precios cayeron un 30% en dos meses.

"Buscamos una reducción suficiente para equilibrar el mercado", dijo el ministro de Energía saudita, Jaled al Faleh, un peso pesado de la organización, antes del inicio de esta importante reunión. 

Al Faleh defendió una reducción de producción de "un millón de barriles por día". Pero este nivel, inferior a las expectativas de los mercados, provocó una nueva caída de los precios en los intercambios europeos. El barril de crudo Brent cayó incluso por debajo de los 60 dólares.

"Arabia Saudita sugirió una reducción de la producción más baja de lo que el consenso estimaba", explicó David Madden, analista para CMC Markets.

Pero aunque Riad tiene que encontrar un equilibrio frente a su aliado estadounidense, el ministro saudita aseguró que el cartel no iba a dejar dictarse su conducta