Junior y Paranaense empatan 1-1 en la Copa Sudamericana

Imagen tomada de Twitter.

A pesar de dominar la mayor parte de las acciones, el Atlético Junior debió conformarse con un empate 1-1 frente a Paranaense, anoche en el juego de ida por la final de la Copa Suramericana.

Los visitantes se fueron en ventaja a los 50 minutos a través del atacante Pablo. Los Barranquilleros igualaron el compromiso dos minutos después gracias a Yony González.

Los locales desaprovecharon un penal a los 70’. El central Rafael Pérez, quien pidió el cobro, estrelló la pelota en el arco defendido por Santos.

Tras el empate queda abierta la definición del próximo campeón de la Suramericana y se definirá el 12 de diciembre en Curitiba.

El partido resultó vibrante de principio a fin, con un elenco ‘Tiburón’ que lo hizo todo para ganar, pero falló en la puntada final.

Desde el pitazo inicial el local dejó entrever que tenía ambición y se fue en busca del arco contrario, apoyado en el buen manejo de balón de sus volantes de marca y la salida de los laterales, especialmente el derecho, Marlon Piedrahita, pero cada vez que llegó al frente del área rival no supo concretar.

En el afán de romper la resistencia del rival, el técnico Julio Comesaña ordenó cambios de posiciones en la cancha, con González tirado por el sector izquierdo y Luis Díaz con mayor libertad de movimientos en el ataque, pero tampoco logró la efectividad que requería el partido para que se hiciera efectivo el control del balón que tuvo.

Paranaense, cosa rara en los equipos brasileños, vino a Barranquilla a hacerse fuerte en defensa y a controlar a Jarlan Barrera y con ello logró enredarle el partido a Junior.

Además, intentó aprovechar los espacios que dejaba el cuadro ‘Tiburón’ para contragolpearlo y aunque generalmente fue bien controlado, supo aprovechar una de las pocas opciones para irse arriba en el tanteador, solo que la dicha dolo le duró un minuto.

Queda entre los aficionados, el técnico y los jugadores el lamento por el penal errado y ahora le corresponderá ir a Curitiba a buscar desequilibrar la cuenta para celebrar su primer título internacional, dentro de una semana.