En año de pandemia recaudo tributario está aumentando

Foto: archivo ENS.


Pese a que la peor crisis económica que el país ha tenido en los últimos 100 años, los colombianos han logrado de alguna manera cumplir con el pago de sus impuestos.

De la meta inicial a comienzos de año, $121 billones, el acoso de la pandemia hizo que las cuentas fiscales se modificaran y el Gobierno estableciera en julio pasado la meta de $144,23 billones.

De acuerdo con los resultados que la DIAN ha mostrado entre enero y noviembre, los pagos de impuestos han llegado a $136,43 billones con lo que, a pesar de la pandemia, Colombia alcanzó un nivel de cumplimiento del 106,3% de la meta propuesta para 2020 por el organismo.

Estas cifras son importantes, sobre todo ahora que el Gobierno despegó el camino para poder adelantar una reforma tributaria en el 2021, y cuando se requieren recursos importantes para poder atender las necesidades de empresas y empleados para poder hacer frente a la crisis.

Precisa la entidad estatal que, hasta noviembre de 2020, el 73,3 % del recaudo se concretó por el lado del impuesto de renta, IVA y tributos aduaneros. Por renta la DIAN ha recaudado un poco más de $46,3 billones con un aporte de 34%; luego sigue IVA que reportó $32,2 billones con una participación de 23,6% y por los tributos al comercio exterior pagaron $21,3 billones que representa el 15,6%. La suma de estos tres impuestos supera los $99,9 billones.



Otros rubros

En adición, el país vio $14,3 billones adicionales por Tidis (Títulos de Devolución de Impuestos), que para 2020 vieron un comportamiento al alza, del 62,5% frente al mismo periodo del año pasado. Desde Dinero recuerdan que, este último corresponde a cómo los contribuyentes emplean saldos a favor por el pago de impuestos de años anteriores, lo que a su vez reduce el recaudo neto del departamento.

La entidad agregó que, entre enero y noviembre de 2020 también se ejecutaron 157.837 acciones de contribuyentes, quienes tenían una cartera de mora por $15,81 billones.

Así como crecen las expectativas de los colombianos y el cupo de endeudamiento de la Nación, también lo hace el recaudo tributario de la DIAN, que en noviembre vio una tendencia al alza, por primera vez desde que inició la pandemia, según anunció la propia Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales.

Según el informe, el recaudo bruto durante noviembre ascendió hasta $14,91 billones, lo que representa un crecimiento de 1,5% frente al año anterior, cuando los colombianos aportaron un total de $14,6 billones. De este monto, agregó la entidad, 80,1% corresponde a la sumatoria entre el IVA ($5,3 billones), la retención en la fuente a título de renta ($4,2 billones) y los tributos aduaneros ($2,22 billones).

Ganancias

La DIAN también especificó que el 84,6% de los casi $15 billones recibidos durante el mes, corresponden a la actividad económica interna. Eso quiere decir que, $12,62 billones fueron tributados por ganancias generadas a nivel de país: $620.820 millones ingresaron por pago de normalización tributaria, $1,18 billones por declaraciones sugeridas y $51.012 millones gracias al pago de renta de nuevos declarantes. Por otra parte, $2,29 billones restantes fueron producto del comercio exterior.



Sobre la labor realizada durante el penúltimo mes del año, la DIAN apuntó que se adelantaron 12.356 acciones de cobro dirigidas a contribuyentes con deudas a cargo por valor de $1,12 billones; y por gestión de fiscalización, se recaudaron $7,99 billones con un cumplimiento de la meta anual de 137%.

Es con este balance, el organismo se prepara para una transformación profunda pues, como confirmó el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, a partir del primer trimestre del próximo año se comenzará a discutir una reforma tributaria para contrarrestar los efectos del Covid-19 en la economía del país.

Dicha reforma tendría entre sus objetos, impulsar la digitalización de la DIAN –entre otras medidas no especificadas–, para fortalecer el recaudo de impuestos que, según el jefe de la cartera, sí se vio disminuido durante los meses de aislamiento, con una caída de por lo menos $2 billones a octubre pasado, cuando el cumplimiento de los objetivos trazados para 2020 ya estaba en un 100,6%.

Para el ente fiscal, lo que ha mantenido el recaudo a flote durante los últimos meses han sido “las medidas incluidas dentro de la Ley de Crecimiento Económico, orientadas a mejorar la capacidad de fiscalización, al combatir la evasión y el abuso en materia tributaria. En conjunto, las acciones lideradas por la DIAN contribuyen significativamente a la estrategia fiscal de mediano plazo”.

Impacto

De otro lado, el centro de estudios económicos de Anif estima que este año las medidas de mitigación ejecutadas pasarán los $19 billones (10,6 billones se irán en el Paef y en Ingreso Solidario), y la deuda bruta del Gobierno central, como proporción del PIB, saltará de 50,3% en 2019 a 66% en 2020, según el Marco Fiscal de Mediano Plazo del Ministerio de Hacienda.

Como ya se indicó en este mismo medio, el Fondo Monetario Internacional (FMI) confirmó que el país ya recibió los US$5.400 millones bajo la línea de crédito flexible por US$17.600 millones, para satisfacer las necesidades de la balanza de pagos y dar apoyo a la respuesta a la pandemia.

Además, según Anif, antes del covid-19 Colombia tenía un déficit fiscal estructural de al menos dos puntos porcentuales del producto interno bruto (PIB), y el impacto de esta situación llevará para el 2030 el faltante a un rango entre el 8 y el 10 por ciento del PIB, lo cual hará necesario no solo los ajustes en el gasto, sino por el lado del ingreso (impuestos), donde el país está rezagado frente a otros países.



Con datos del Ministerio de Hacienda y de la OCDE, Anif muestra que mientras en América Latina el recaudo tributario como porcentaje del PIB está en el 24 por ciento (tomando los datos de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, México, Paraguay, Perú y Uruguay), mismo nivel que en Estados Unidos, el de Colombia llega al 19 por ciento del PIB y en los países de la OCDE es del 34%.

De acuerdo con el exdirector de la DIAN, Horacio Ayala, una de las reformas que el país debe implementar, es que el IVA deben apuntar a estimular la producción y consumo de materias primas nacionales. “Creo que las devoluciones del IVA en el fondo son subsidios, que merecen una mayor ponderación. Se justifica mantener desgravados los alimentos básicos sin procesos y las medicinas. De ahí en adelante es difícil el control”, indicó.

Para el experto, el comercio de bienes y materias primas procesadas, además de los servicios no esenciales, son los sectores en los que la exención del IVA se refleja menos en creación de empleo y crecimiento.

Asimismo, otros analistas como el presidente de Anif, Mauricio Santamaría, cree que la reforma incluir deberá incluir cuatro cosas fundamentales: más personas contribuyendo con el impuesto de renta, cada uno según su capacidad de pago; eliminar la gran mayoría de exenciones tanto en renta como en IVA; reducir parafiscales y fortalecer los impuestos verdes.

A su vez, el centro de estudios económicos Fedesarrollo, dijo que iniciando el año 2021 le presentará al Gobierno una propuesta de reforma estructural al Gobierno, y señala que también seguramente se deberán revisar las exenciones a empresas, especialmente las sectoriales, para tener un estatuto tributario más simple y que se aplique de forma general a todas las empresas, y no como hoy en día, que cada sector pareciera tener un estatuto tributario particular.