Por un hombre que logró empleo, dos mujeres lo hicieron

Archivo

Debido a que la economía colombiana se ha reactivado casi totalmente, el desempleo siguió cayendo y en octubre alcanzó 9,7 %, de acuerdo con las cifras del DANE. De los 1,5 millones de nuevos empleos que se crearon en un año, 1 millón fueron para mujeres.

De acuerdo con un análisis del centro de pensamiento de la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (ANIF), aproximadamente por cada hombre que ingresó la población ocupada, dos mujeres lo hicieron. En total, hay 13,4 millones de hombres ocupados y 9,2 millones de mujeres.

Según las cifras oficiales, para octubre la tasa de desocupación (TD) de los hombres fue de 7,6 % y la de las mujeres del 12,6 % (brecha de 5 puntos porcentuales). En octubre de 2021 la TD masculina fue de 9,8 % y la femenina de 15,2 % para una brecha de 5,4 puntos. A pesar de que se presenta una ligera disminución de la brecha de género, el panorama en el mercado de trabajo continúa siendo mucho más complejo para las mujeres.

Sostiene el informe que, en primer lugar, desde una visión optimista, el gran número de mujeres que salió durante la pandemia del mercado de trabajo para dedicarse principalmente a los cuidados del hogar no remunerados y que ahora está volviendo a hacer parte de la fuerza laboral, explica el incremento significativo de mujeres ocupadas.

En específico, la población femenina por fuera de la fuerza laboral se redujo en 515 mil personas, mientras la población masculina cayó en tan solo 20 mil personas. En contraste, el número de hombres que sale del desempleo (293 mil) es mucho mayor al número de mujeres (147 mil).


Le puede interesar: US$18.155,8 millones en exportaciones no mineras en octubre


Generación

Se debe tener en cuenta además que hay 1,1 millones de hombres desocupados y 1,3 millones de mujeres en el desempleo. Por tanto, medidas de discriminación positiva en favor de una mayor generación de empleo femenino pueden ser útiles.

Sostiene ANIF que, por otro lado, de los 14,1 millones de personas que hay por fuera de la fuerza de trabajo, 9,8 millones son mujeres y 4,3 millones son hombres y hay más mujeres dedicadas a las labores de oficios del hogar no remunerado (6,8 millones) que el total de hombres por fuera de la fuerza de trabajo.

“Lo anterior resalta la necesidad de políticas enfocadas hacia una mayor paridad en los oficios del hogar y en el cuidado de los hijos que permita liberar un mayor tiempo de las mujeres para que puedan ingresar a la fuerza laboral y también puedan capacitarse. Como hemos mencionado en varios de nuestros análisis, para las mujeres es más complejo ingresar a la fuerza laboral y, una vez logran ingresar, es más probable que se enfrenten al desempleo”, sostiene el informe.

Participación

Asimismo, en octubre de 2022 la Tasa General de Participación (TGP) de los hombres fue de 76,9 % mientras que la de las mujeres fue de 52 %. Esto significa una brecha de 24,9 puntos porcentuales, que es 2,9 puntos menor a la brecha presentada en octubre de 2021 (27,8 puntos), cuando la TGP de los hombres era de 76,5 % y la de las mujeres 48,7 %.

De otra parte, según el DANE, el desempleo en el mes de octubre de 2022 se redujo nuevamente a cifras de un solo dígito. Algo que no sucedía desde diciembre de 2019. Esa disminución en el décimo mes del año está impulsada principalmente por lo ocurrido en las 13 principales ciudades del país.

Ahora bien, aunque es una buena noticia que el desempleo haya alcanzado esos registros, hay que matizar ese logro entendiendo que una gran parte de esa reducción se debe a factores estacionales y calendario que son característicos del último trimestre del año.

Prueba de eso es que la tasa de desempleo desestacionalizada aún se encuentra por encima del 10 %. “En ese sentido, y como lo veníamos anunciando en ANIF desde hace algunos meses, el desempleo continuará su recuperación en lo que resta del año, aunque en menor medida en comparación a meses anteriores. Las moderaciones de crecimiento económico y la falta de medidas para atacar los problemas estructurales del mercado laboral, así como también el fin del efecto rebote del empleo que se dio después de la pandemia, son factores que frenarán la reducción del desempleo”, sostiene el análisis.