Marruecos avanza por primera vez a cuartos de un Mundial

FIFA

Una nueva sorpresa dejó el Mundial de Catar 2022, esta vez con Marruecos que dio otro histórico paso al eliminar a España en octavos de final en penales por 3-0, tras el 0-0 en el partido.

Casi todo el encuentro fue de pocas emociones, donde la primera aproximación llegó a los 33 minutos, por parte de Noussair Mazraqui, desde fuera de área que el arquero Unai Simón controló en dos tiempos.

Desde ahí, el encuentro se basó en la posesión de pelota de los españoles, en los pies de Busquets, y las salidas por los costados de Ferrán Torres y Dani Olmo.

Sin embargo, las acciones fueron muy pocas para hacerle daño a la defensa marroquí, que tuvo como líder a Hakimi, una de sus estrellas que siempre ganó en los balones elevados.


Le puede interesar: Paulo Bento sale de Corea del Sur: cuarto técnico que renuncia tras el Mundial


En el inicio de la segunda parte, los dos equipos le apostaron a la táctica de ser prudentes en sus acciones ofensivas y defenderse muy bien, sobre todo cubriendo cada lugar para no dejar jugar al rival.

Debieron pasar 55 minutos del partido en Doha para que España finalmente tuviera un disparo al arco, que salió en los pies de Dani Olmo en un tiro libre que el arquero Yassine Bounou rechazó con sus puños.

Llegando a la hora del compromiso, con solo dos disparos al arco entre ambos equipos, el problema para que no avanzaran las acciones de ataque era porque las jugadas de contragolpe acababan antes que llegaran al área.

Con el pasar del tiempo, eran más fuertes los chiflidos entre los 44.667 espectadores en el Estadio de la Educación, ante la incapacidad de los españoles para atacar.

Solo hasta el 82' que Morata levantó a los hinchas del aburrimiento, con una aparición en el área donde mandó el pase al centro del área, el esférico pasó al frente del arco y nadie la empujó.


Le puede interesar: Permiso señores, llegó el fútbol: Brasil está pisando fuerte


En el primer tiempo del alargue, nuevamente el esférico estaba en pies de España pero cometiendo los mismos errores: yendo de lado a lado y lanzando el centro, algo que la defensa marroquí tenía controlado.

Sin embargo, al llegar a los 100 minutos quien se veía con mejores condiciones para hacer daño era Ansu Fati, el cual ingresó al juego para desbordar por un costado.

Al minuto 103 fue la respuesta de Marruecos ante la presión, en un contragolpe donde Selim Amallah asistió a Walid Cheddira, corrió solo al arco, disparó y Unai Simón la atajó.

En los segundos 15 minutos del tiempo extra, las cosas tomaron otro rumbo y la intención de ataque fue de Marruecos, aunque solo por algunos momentos y no aprovecharon las oportunidades.

Faltando un minuto para el final del juego, Marruecos se salvó de la derrota debido a que Pablo Sarabia estrelló el balón en el palo derecho, en un disparo que le salió muy abierto.

Ya en la serie de penales, las emociones aparecieron finalmente en las atajadas de Yassine Bounou, conocido como 'Bono', quien tapó dos disparos de Sarabia y Sergio Busquets.

El último cobro fue de Hakimi, la cobró picada al centro del arco y puso a celebrar a los africanos, que por primera vez avanzaron a cuartos de final de un Mundial.

Por su parte, España, que tenía grandes aspiraciones para este torneo en Catar, se fueron en medio de lágrimas e impotencia, la misma que no les permitió marcar un gol.