Piden consenso para aumentar salario mínimo del 2021

Foto archivo ENS

Cuando apenas la mesa de Concertación Salarial y Laboral entre trabajadores y empresarios lleva una semana de diálogos, analistas económicos consideran que Colombia requiere llegar a un consenso para que sea bajo el aumento del salario mínimo en 2021.

El argumento de esta iniciativa es para que las empresas puedan contratar más, se favorezca el empleo y no se pierdan más puestos de trabajo; de lo contrario, si el salario crece mucho, expulsaría más gente a la informalidad. 

La economista jefe de BBVA Research en Colombia, Juana Téllez, durante un diálogo con empresarios de la Cámara de Comercio Colombo Americana, AmCham Colombia, enfatizó que dadas las cifras negativas de productividad laboral y que se prevé una inflación de 2,8% para el año entrante, el crecimiento del salario mínimo no debe ser elevado ni mayor a la inflación.  

Según Téllez, para que el país pueda recuperarse hay que proteger el tejido empresarial y hacer que el mercado laboral se reactive, ya que aunque venía de atrás con problemas estructurales, estos se han hecho más visibles con la pandemia.  

“A octubre de este año se habían perdido 1,8 millones de empleos comparado con los 6 millones que se perdieron al inicio de la pandemia. Por su parte, los desempleos aumentaron 1,2 millones de personas y las personas que salieron de la fuerza laboral a la inactividad fueron 1,4 millones”, explicó Téllez.  

Otro elemento que se debe tener en cuenta es que se ha ampliado la brecha laboral entre hombres y mujeres. Muestra de ello es que, en agosto de 2020, la brecha de tasa de desempleo entre hombres y mujeres se ubicó en 9,4 puntos porcentuales, frente a 5,5 de 2019. 

“Las mujeres siempre han tenido una tasa de desempleo más alta en Colombia, pero con la pandemia ha aumentado la brecha de género y hay una diferencia casi de diez puntos en la tasa de desempleo; puesto que, en este momento, las mujeres tienen una tasa de desempleo del 20%”, indicó la economista.  

Otro aspecto que se ha evidenciado en esta coyuntura es que los logros de los últimos años en la reducción de la informalidad parecen haberse revertido parcialmente con la pandemia. Se está dando un proceso de recuperación del empleo, pero de forma más proporcional en trabajos informales que formales, lo cual no es bueno porque los trabajos informales tienen baja productividad y no tienen los mismos efectos sobre el crecimiento del PIB”, señaló. 

 “En cuanto a la perspectiva de crecimiento, se espera una caída para este año de -7,5%, comparado con el 3,3% que tuvimos de crecimiento el año pasado y con el 2,5% en el 2018. Para el año entrante creemos que la economía puede crecer el 5,5%, pero va a ser un proceso demorado, por lo que será una recuperación en forma de V”, explicó Téllez.