Aprueban protección a tiburones para combatir tráfico de aletas

AFP

La cumbre en Panamá sobre comercio internacional de especies amenazadas aprobó este viernes una resolución para proteger tiburones, que asestará un duro golpe al lucrativo tráfico de aletas para preparar sopa en Asia oriental.

El plenario de la COP19 de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) decidió casi por unanimidad, con reservas de Japón, regular el tráfico de 54 especies de las familias de tiburones réquiem (Carcharhinidae) y tiburones martillo (Sphynidae), los más traficados como ingrediente de sopa de aleta, en la jornada final de la cumbre.

"Queda aprobada la propuesta 37" sobre protección al tiburón réquiem, anunció la presidenta del plenario de la cumbre, la panameña Shirley Binder, luego de que Japón expresara sus reservas y pidiera excluir al tiburón azul de la medida, sin que ningún otro país apoyara su reclamo.

Acto seguido la propuesta 38, de protección al tiburón martillo, fue aprobada por unanimidad, sin debate. Las decisiones aprobadas son obligatorias para los Estados parte.

La propia Binder había declarado días antes de la AFP que la aprobación de la protección de ambas familias de tiburones sería "una decisión histórica".

En cambio, el delegado japonés dijo este viernes, al expresar sus reservas, que la propuesta era "poco razonable y poco científica".

Copatrocinada por la Unión Europea y 15 países, entre ellos el anfitrión del cónclave, la decisión coloca a las 54 especies de las familias de los tiburones réquiem (Carcharhinidae) y tiburones martillo (Sphynidae) en el Anexo II de CITES, de especies con comercio regulado.

Las especies con comercio prohibido están incluidas en el Anexo I de esta Convención, que entró en vigor en 1975 y que ha fijado reglas de comercio internacional a más de 36.000 especies silvestres.

Apetito sexual

"Por primera vez CITES estaría manejando un número muy grande de especies de tiburones, que sería aproximadamente el 90% del mercado", había expresado Binder a la AFP antes de la votación.

Los tiburones réquiem y los martillo representan más de la mitad del tráfico mundial de aletas, que tiene su centro en Hong Kong y que mueve unos 500 millones de dólares al año.

Un kilo de aletas puede costar hasta 1.000 dólares en los mercados de Asia oriental.

Según la creencia popular, la sopa de aleta sirve para retardar el envejecimiento, mejorar el apetito, ayudar a la memoria y estimular el deseo sexual.

El plenario también aprobó por unanimidad colocar en el Anexo II a la familia de las rayas guitarra (Rhinobatidae) y a varias especies de rayas de agua dulce (Potamotrygon).

También ha ratificado en esta sesión plenaria otras propuestas aceptadas por el Comité I sobre cocodrilos, ranas, tortugas y otras especies de todo el mundo.


Le puede interesar: Desierto de Atacama, convertido en basural chileno


"Política turquesa"

El plenario comenzó a debatir las 52 propuestas de la agenda el jueves, pero desacuerdos entre la UE y naciones africanas sobre hipopótamos prolongaron la discusión, lo que llevó a posponer la crucial decisión sobre tiburones para el día siguiente.

"Esta propuesta está en línea con la 'política exterior turquesa' del presidente Gabriel Boric", que promueve la protección de los océanos y el uso sostenible de la biodiversidad, dijo a la AFP el delegado chileno en temas pesqueros, Ricardo Sáez.

El delegado aclaró que "los pescadores artesanales chilenos no verán afectadas sus actividades".

Las oenegés Wildlife Conservation Society (WCS), el Fondo Internacional para el Bienestar Animal (IFAW), MarViva, y otras organizaciones que son observadores en la cumbre iniciada el 14 de noviembre, se movilizaron para conseguir apoyo para proteger a los tiburones.

El mundo está "en medio de una gran crisis de extinción de tiburones", pues son el "segundo grupo de vertebrados más amenazados del planeta", declaró a la AFP Luke Warwick, director de Protección de Tiburones de WCS.

"El liderazgo de Panamá marcó la ambiciosa pauta en esta conferencia, al liderar una innovadora propuesta que garantiza que la mayoría de las especies de tiburones reciban la protección de la CITES”, expresó Matthew Collis, vicepresidente de Conservación de IFAW.

La estrella y la mascota

Además de presidir el plenario en la jornada final de la cumbre, Shirley Binder fue la encargada de exponer ante el Comité I los argumentos para la protección de los tiburones en un áspero debate que duró casi tres horas, un récord para una cumbre de CITES.

Su elocuencia la catapultó a convertirse en estrella de este cónclave, al que asisten delegados de 183 países y de la UE.

Durante el áspero debate del 17 de noviembre, las mesas de numerosos países y de oenegés exhibían peluches de tiburones, que se convirtieron en una suerte de mascota de la cumbre.

En esa acalorada discusión, Japón propuso restringir la protección a 19 especies de tiburones réquiem y Perú eliminar de la lista al tiburón azul. No obstante, ambas sugerencias fueron rechazadas en sendas votaciones por el Comite I, pavimentando la vía para su ratificación este viernes por el plenario.