'Playas Libres, Basura Cero' para ecosistemas marinocosteros

Fundación Natura

Finalizó su segunda fase de implementación tras nueve meses de acciones centradas en Coveñas (Sucre), Bahía Solano (Chocó) y San Andrés Isla (Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina), de la iniciativa Playas Libres, Basura Cero, de las fundaciones Coca Cola y Natura para mitigar y disminuir la contaminación de los ecosistemas marinocosteros y fortalecer la cultura de cuidado de playas y manglares.

Durante la primera etapa del proyecto, en 2021, se realizaron 26 jornadas de limpieza de playas que permitieron recolectar 10.5 toneladas de residuos sólidos. Asimismo, se implementó un proceso formativo en gestión ambiental de ocho sesiones con once conferencistas y 297 participantes; se desarrollaron siete talleres de periodismo ambiental; y se apoyaron nueve iniciativas locales, cuatro mesas ambientales y nueve proyectos ambientales escolares (Praes).

Para fortalecer y amplificar los resultados alcanzados, en 2022 inició una segunda etapa del proyecto que permitió impulsar alianzas con instituciones y jóvenes de los territorios beneficiados, así como liderar acciones centradas en la construcción de mejores hábitos de manejo de residuos sólidos como el plástico, un material de uso frecuente que, al no disponerse adecuadamente, puede terminar contaminando los ecosistemas marino-costeros y afectando las especies los habitan.

Por esto, resulta oportuna y urgente la ejecución de iniciativas como Playas Libres, Basura Cero, ya que además de promover la correcta gestión de residuos a través de jornadas de limpieza, evitan que diversos materiales reutilizables terminen en el océano. Por ejemplo, durante las 22 jornadas de limpieza realizadas en 2022, junto con los residuos de la ruta de recolección de Coveñas, fue posible recuperar más de 15 toneladas de material y gestionarlas correctamente por medio del proceso de reciclaje.

“Playas Libres, Basura Cero es una oportunidad para involucrar directamente a las comunidades en el ciclo de la economía circular, facilitar su empoderamiento y propiciar la apropiación de los territorios. Seguiremos trabajando para impulsar a este y otros programas e iniciativas que, de la mano de las comunidades, las organizaciones, y demás actores de la sociedad, nos permitan seguir dando pasos firmes hacia la construcción de un Mundo sin Residuos”, aseguró Daniela Puerta, gerente de Asuntos Públicos, Comunicaciones y Sostenibilidad de Coca-Cola Colombia.


Le puede interesar: Fondo para pérdidas en riesgo de ser un “fondo para el fin del mundo”


Así, partiendo de la educación ambiental, se implementó una estrategia que, por un lado, contó con una alianza con la Universidad EAN para certificar a 105 personas en temas de separación de residuos sólidos y gestión ambiental en las playas del país. También, por medio de talleres en instituciones educativas, capacitaciones con expertos, sesiones con jóvenes vinculados a la Red de Científicos de la Basura y estudiantes que realizaron su servicio social con el proyecto, fue posible capacitar a más de 880 personas.

“La educación ambiental en el manejo de residuos sólidos juega un papel fundamental en el fomento de la cultura del cuidado de la playa, ya que, a través de talleres y actividades, se pueden promover buenos hábitos de consumo, separación en la fuente y un cambio en la percepción negativa que hay sobre la “basura”, ahora llamada: “residuos sólidos reciclables”, afirmó Catalina Ospina, jefe del proyecto.

Así, al vincular a la comunidad, fue posible integrar cuatro iniciativas locales en San Andrés Isla, dos en Coveñas y dos en Bahía Solano, acompañando reciclatones, visibilizando el trabajo que realizan y apoyando a través de elementos para fortalecer sus operaciones o emprendimientos. Además, Playas Libres, Basura Cero ha logrado una articulación con jóvenes, estudiantes, expertos, empresas, el sector de turismo y la comunidad en torno al objetivo de conservar los ecosistemas marinocosteros e implementar una adecuada gestión de residuos en cada zona.

Por otro lado, y sumado a los objetivos del proyecto, para su segunda fase de implementación, fue posible convocar actores clave de todas las zonas costeras del país para unirse a la Red Nacional Playas libres, basura cero. A la fecha, se han realizado tres encuentros para intercambiar experiencias y planear las actividades que se quieren implementar de forma conjunta y sostenida.

“Esto permite identificar, entre los participantes, ideas que se pueden implementar a nivel local o estrategias que incentiven la separación de residuos, como punto de partida para fortalecer la cultura ambiental”, agregó Ospina.

De esta manera, el proyecto Playas Libres, Basura Cero ha logrado avanzar en acciones que conectan los esfuerzos de diferentes personas, organizaciones y comunidades, y ha permitido incentivar la creación de espacios de educación ambiental, promover la conservación de los ecosistemas y adoptar hábitos de consumo responsable y sostenible.