Un muerto y 15 heridos por dos atentados con bombas en Jerusalén

AFP

Dos atentados con bomba en paradas de autobús de Jerusalén dejaron el miércoles un adolescente israelí-canadiense muerto y unos 15 heridos, un modus operandi que no se veía en la Ciudad Santa desde hacía años.

Una primera explosión en una parada de autobús en las afueras de Jerusalén dejó 12 heridos, cuatro de ellos graves.

Según un fotógrafo de la AFP presente en el lugar de los hechos, la explosión perforó una valla metálica situada detrás de la parada de autobús.

A continuación, una segunda explosión resonó a poca distancia, hiriendo al menos a tres personas.

"Se colocaron diferentes cargas explosivas en los dos lugares. Sospechamos que ha sido un atentado combinado", dijo la policía israelí, que ha reforzado la seguridad en Jerusalén.

Una fuente de seguridad dijo a la AFP que las bombas habían sido activadas a distancia.

El Shin Beth, los servicios de seguridad interna de Israel, dijo a la AFP que el último atentado en Jerusalén, la disputada ciudad en el corazón del conflicto israelí-palestino, fue en 2016.

Según la oficina del primer ministro, la persona muerta en el primer ataque fue Aryeh Schupak, de 15 años.

"Con gran tristeza me he enterado de la muerte de un joven canadiense en un atentado terrorista en Jerusalén, y envío mis sinceras condolencias a su familia y amigos. Mis pensamientos también están con los heridos. Canadá condena esta violencia en los términos más enérgicos", declaró el primer ministro canadiense, Justin Trudeau.


Le puede interesar: Tiroteo en Walmart en EE.UU deja 7 muertos: el atacante se suicidó


Reunión de emergencia

El doble atentado también fue condenado por Estados Unidos y la Unión Europea, y la Casa Blanca ofreció su ayuda para esclarecer "estos actos de terrorismo".

Por la tarde, cientos de personas, en su mayoría ultraortodoxos, se reunieron en Jerusalén en torno a los restos del joven cubiertos con un talit, el manto ritual que utilizan los judíos para rezar. "Amaba la Torá" y estaba "dedicado a grandes cosas", dijo su antiguo maestro, el rabino Naftali Schreiber, al rendirle homenaje.

"Era un alumno que siempre buscaba superarse (...) el corazón de la yeshiva", dijo su profesor Akiva Orlanski.

El padre del fallecido recitó la oración por los muertos antes de que el cuerpo fuera llevado a su lugar de descanso final en el cementerio Har Hamenouhot de Jerusalén.

El primer ministro saliente, Yair Lapid, celebró una reunión de emergencia con los jefes de seguridad en el cuartel general del ejército en Tel Aviv e informó a su sucesor Benjamin Netanyahu, ganador de las elecciones parlamentarias del 1 de noviembre, sobre la situación, incluida la violencia en la Cisjordania ocupada del día anterior.

El jefe del ejército israelí, Aviv Kohavi, interrumpió el miércoles su visita a Estados Unidos para regresar a Israel, informó el ejército.

El movimiento islamista palestino Hamás, en el poder en la Franja de Gaza, no reivindicó la autoría de los atentados de Jerusalén, pero los "celebró", calificándolos en un comunicado como "el precio de los crímenes y la agresión" de Israel "contra nuestro pueblo".

Tras los mortíferos atentados antiisraelíes de principios de este año, el ejército llevó a cabo más de 2.000 redadas en Cisjordania, territorio ocupado por Israel desde 1967, especialmente en Yenín y Naplusa.

Estas incursiones israelíes, y los enfrentamientos que a veces se asocian a ellas, han provocado más de 125 muertes en el lado palestino, el mayor número de muertos en siete años.

En Naplusa, una gran multitud se reunió para el funeral de un joven palestino de 16 años, Ahmed Shehadeh, muerto por las fuerzas israelíes en enfrentamientos nocturnos con combatientes locales, según la Autoridad Palestina.