LAS CRÍTICAS QUE PROVIENEN DE LAS BANCADAS ALIADAS
Ministros de Petro bajo ‘fuego amigo’ de la coalición

Cortesía

Mientras la oposición continúa con su postura natural de ser muy incisiva frente a la presidencia de Gustavo Petro, y eso se ve como algo normal, empiezan a aparecer voces dentro del mismo Gobierno muy críticas con la gestión, sobre todo de los miembros del gabinete ministerial.

También se han escuchado opiniones al interior del Gobierno que aseguran la falta de comunicación entre el presidente Petro y su gabinete ministerial.

  1. Los dardos de Roy Barreras

El mismo presidente del Congreso, Roy Barreras, ha criticado a los ministros en diversas ocasiones. Incluso, la primera vez fue antes de que culminara agosto, a tres semanas de haberse posesionado el equipo de gobierno de Gustavo Petro.

Los primeros dardos que lanzó Barreras en contra de los jefes de cartera fue porque los ministros no habían dado celeridad a la presentación de los proyectos de ley y reformas para que pudieran ser votados por el Legislativo.

Del mismo modo, el presidente del Congreso había cuestionado algunas de las intervenciones públicas de la ministra de Minas, Irene Vélez, que para él han generado incertidumbre en materia económica debido a sus declaraciones.

Barreras se pronunció en contra de la suspensión de la exploración petrolera, de la cual ha hablado en reiteradas ocasiones la ministra. “Probablemente se necesite garantizar la autonomía del petróleo incluso con nuevas exploraciones porque la transición energética requiere una empresa o una industria petrolera fuerte, que financie la transición energética en 12 o 15 años. No es la improvisación la receta sino, como el mismo presidente Gustavo Petro ha dicho, la transición”, expresó.

Le insistió a Vélez que no es momento de improvisaciones “ni en lo económico, ni en lo energético, ni en salud pública”.

En el mismo sentido, Barreras le ha pedido al equipo de comunicaciones de Presidencia que haga un esfuerzo de articulación de mensajes de los distintos miembros del Gobierno para que sean coherentes. “Las voces disonantes de algunos ministros han generado incertidumbre para los cambios que propone el Gobierno”.

Más recientemente, el fin de semana pasado, en declaraciones a El Tiempo, el presidente del Congreso también mandó pullas y sugirió que algunos deben pasar de ser activistas a ministros, para ayudarle al presidente a volver realidad sus transiciones.

Los ministros están empezando a comprender que no pueden tener contradicciones entre ellos. En la última reunión en la hacienda Hatogrande, se alinearon las prioridades del Gobierno y las vocerías únicas, para que haya ministros que dejen de meter la pata opinando, sin entender que sus opiniones afectan los mercados y la estabilidad económica del país”, agregó Barreras en entrevista a ese mismo medio.

  1. Benedetti pide cónsules a Cancillería

Del mismo modo, el embajador de Colombia en Venezuela, Armando Benedetti, también expresó esta semana que el presidente Gustavo Petro está haciendo un buen trabajo, pero su equipo de gobierno no.

“Me parece que Petro lo está haciendo inmejorable. Ahora, lo que veo mal es al Gobierno de Petro. Uno podría llegar a pensar que de pronto no hay Gobierno. Si sigo hablando de eso cuidado y me botan”, recalcó el embajador en el programa Los Informantes.

Sin embargo, no es la primera vez que Benedetti había criticado a los ministros de Petro: “Veo a ministras y ministros nuevones haciendo unos videos muertos de la risa. ¿De qué se ríen, si el país está mal?”, había expresado a menos de un mes de Gobierno.

Ayer el mismo embajador también envió sus reproches a la Cancillería. Durante un evento que reunió a empresarios venezolanos y colombianos en Caracas, señaló que falta agilizar los procesos de los consulados en Venezuela.

“Ojalá me ayuden a subir la voz para que nombren rápido los cónsules y que la Cancillería mía se ponga las pilas”, sostuvo, y adujo que solo se han nombrado dos personas en la embajada y cero cónsules.

También recordó que de los 15 consulados, 14 fueron desmantelados y todos los muebles “los metieron” en el de Caracas. "Entonces no hay ningún consulado", recalcó Benedetti.

“Yo quisiera que designaran rápido un cónsul, porque no son funciones mías, pero como soy el único que está aquí me toca atender detenidos, presos, mafias, etc., que son propias del cuerpo consular", afirmó.



  1. Reproches de los congresistas 

Varios de los congresistas que hacen parte de los partidos de coalición se han quejado por la falta de comunicación con los ministros del Gobierno. Sus reclamos son constantes porque consideran que no han sido escuchados.

Los parlamentarios de Alianza Verde se quejaron porque durante la reforma tributaria solo dos proposiciones de esta bancada fueron tenidas en cuenta. Y recordaron que a pesar de que pidieron varias solicitudes para ser escuchados, nunca hubo atención por parte del Gobierno o del gabinete ministerial.

El representante del Valle del Cauca Duvalier Sánchez, le dijo a Semana que llevaba más de un mes tratando de agendar citas con algunos ministerios pero ha sido imposible. “No es que no contesten los ministros, tampoco contesta el enlace legislativo”.

Del mismo modo, la representante Catherine Juvinao ha dicho que la Administración nacional les ha cerrado las puertas a varias de sus propuestas;  y que ha encontrado obstáculos para que sus propuestas fueran avaladas por los ministros.

“Ya es una incomodidad en varios integrantes del Partido Verde. No se nos está dando el espacio para que nuestras propuestas se incorporen a los proyectos del Gobierno. Eso no tiene ningún sentido si nosotros somos coalición de Gobierno”, aseguró Juvinao.

Por su parte, el senador Inti Asprilla también demostró sus dudas ante el actual gabinete y escribió en su cuenta de Twitter: “Ha sido aprobada la conciliación de la reforma tributaria, estoy muy contento de haber apoyado y felicito al gobierno por ello. ¡Me preocupa ahora el proyecto de fracking que sin un apoyo decidido del gobierno y sus ministros terminará un saludo a la bandera!”.

  1. Más atención a partidos tradicionales

Otro asterisco que pusieron los integrantes de las bancadas de coalición es la estrecha relación del Gobierno con los partidos tradicionales. Se considera que la Presidencia es muy complaciente con ellos, solo con el fin de mantenerlos para que apoyen las distintas reformas en el Congreso.

Por ejemplo, Catherine Juvinao ha dicho que “el Partido Conservador levanta la mano, dice que no están de acuerdo con algo y que no lo van a apoyar, piden un espacio con el presidente y lo resuelven en dos horas. En dos horas aparecen, sonrientes y felices, diciendo que cambiaron de opinión, que hablaron con el presidente y todo perfecto”. Para otros, algo similar pasa con el Partido Liberal.  

Por eso desde la Alianza Verde o el Polo Democrático reclaman el mismo trato que se les da a estos partidos. Los Verdes han señalado que precisamente estas dificultades han surgido por la intermediación de los ministros.

Ellos no comprenden por qué han recibido este trato displicente, teniendo en cuenta que desde un principio siempre se han unido sin reparos al gobierno de Petro.

  1. El Ministerio de la Igualdad

La mayoría de los integrantes de los partidos llamados de coalición han apoyado la idea de la creación de esta nueva cartera, debido a que la consideran como la puerta para que las desigualdades sociales predominantes en la actualidad sean superadas, y algunos sectores considerados como excluidos tengan una oportunidad de ser escuchados.

Pero se oyen voces dentro de los miembros de la bancada de Gobierno que cuestionan el funcionamiento de la misma. Por ejemplo, el representante a la Cámara Eduard Sarmiento, del Pacto Histórico, dijo: “Queremos saber cómo el nuevo ministerio tratará el sistema nacional del cuidado, y cuáles serían las entidades adscritas al Ministerio de la Igualdad”.

Otras voces coinciden con las de la oposición con respecto a los inconvenientes de esta nueva cartera, entre ellos ampliar la burocracia, y que hay temas que cobijaría el ministerio que en la actualidad ya son tenidos en cuenta por otras entidades estatales, como el Ministerio del Interior o incluso la misma Vicepresidencia.