Entre 2 y 4 millones de colombianos saldrían de la clase media

Foto archivo ENS

La considerada clase media del país, que tuvo su ciclo de oro en 2013 cuando alcanzó un ingreso per cápita de US$8.208, podría perder este año entre 2 y 4 millones de los 15,3 millones de las personas en este estrato social.



Este hecho se presenta principalmente por el impacto económico que la pandemia del Covid-19 está dejando en la población con un alto desempleo y un desplome de los ingresos. Solo en el transcurso de marzo a julio los hogares perdieron ingresos por $21 billones y se calcula que por lo menos esta cifra llegará a $30 billones este año.

El presidente de Anif, Mauricio Santamaría, dijo que esto equivale a la casi totalidad de los ingresos que los trabajadores reciben en un mes normal, pues la nómina del sector privado nacional equivale a $23 billones en promedio.

“Eso es una cifra gravísima y nunca la habíamos visto en la historia del país. Se perdieron casi totalmente los ingresos de un mes entero de todos los colombianos: los míos, los del señor que vende en la calle, el que atiende en restaurantes y demás trabajadores durante un mes; todo eso lo perdimos y es un golpe muy duro”, comentó.

gráfica

Este retroceso en el ingreso de los colombianos coincide con el desplome de la economía durante este año. Hasta diciembre del 2019, la clase media colombiana resultaba fortalecida empujando la economía con un mayor consumo y demanda, aprovechado los mejores ingresos que percibieron durante ese año, e incluso en los dos primeros meses de 2020.

El cambio

Pero llegó marzo y las cosas se transformaron. De acuerdo con el Departamento Nacional de Planeación (DNP), en el reparto de las clases poblaciones por ingresos en el país, hay 12,8 millones de personas en la pobreza, el 27% de la población, con ingresos de máximo $250.000 por persona. El 40% de la población, 19 millones de personas, son vulnerables, es decir, aquellos que superaron la pobreza pero corren riesgo de volver a esa condición. Los ingresos de este segmento son de entre $250.000 y $590.000 por persona. En un hogar de tres integrantes, significan no más de $1,27 millones mensuales.



Y hay 15,3 millones de habitantes en la clase media -el 33% de la población- con ingresos de entre $590.000 y $2,95 millones por cada miembro del hogar, es decir, $8,85 millones si el hogar es de 3 personas. De este nivel de ingreso en adelante, los hogares y las personas son de clase alta.

Como reseñábamos, los avances del país antes de la pandemia en materia de desigualdad son "indiscutibles". DNP justificó el hecho con el crecimiento que ha presentado la clase media en los últimos años, al consolidarse un mejor nivel de ingresos y calidad de vida para miles de familias en Colombia.

Sin embargo, ahora la situación ha cambiado. La pandemia sacará de la clase media a una población que representa entre 4 y 8 puntos porcentuales.

Según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), mientras que en 2002 el 50% de la población era pobre y el 16% pertenecía a la clase media, en 2017 el porcentaje de los pobres descendió casi a la mitad (27%), y la clase media subió casi al doble (31%).

Estructuras

Sin embargo, Fedesarrollo señala que a pesar de que Colombia ha experimentado un importante crecimiento de su clase media, dichos hogares no han superado los problemas estructurales de informalidad laboral y bajo nivel educativo, lo que al final se traduce en una clase media que se ha expandido a expensas de grupos vulnerables.

Para el caso del país, este proceso de movilidad social descendente se ha denominado pobreza oculta, el cual se viene identificando desde hace 15 años, aproximadamente, tomando a Bogotá como ejemplo de este fenómeno que hace referencia al empobrecimiento paulatino que han sufrido sectores medios de la población en la capital, residentes en estratos 3, 4 y 5.



Es importante anotar que de acuerdo con la estratificación socioeconómica de la ciudad, el 31% de las manzanas son estrato 3; el 6%, de estrato 4, y el 3 %, de estrato 5. Este segmento en total (estratos 3 al 5) representa el 40% del total de manzanas.

Estos hogares en pobreza oculta, al estar ubicados en zonas con mejores condiciones socioeconómicas, a diferencia de los pobres estructurales, no han sido fáciles de identificar ni de caracterizar. Es una pobreza de tipo coyuntural o reciente que si no se interviene oportunamente, se convierte en pobreza crónica.

Ingresos

En el caso específico de Colombia, durante el periodo de las cuarentenas estrictas, al considerar la interrupción de los ingresos laborales y compensando con los apoyos del Gobierno (familias en acción, jóvenes en acción e ingreso solidario), los segmentos de las clases medias (vulnerable y consolidado) se podrían reducir en más de 1 millón 800 mil personas, al pasar del 67,6% de la población al 63,8%. En esta línea, la pobreza aumentaría en casi 30%, a cerca del 34% de la población.

Dentro de las características de un ciudadano la clase media, están las de vivir en  zonas urbanas, viajar con frecuencia en avión, planear sus vacaciones, ser empleado formal, educar a sus hijos en colegios privados costosos, tienen tarjeta de crédito o pueden acceder al mercado financiero formal.

Además, se debe tener en cuenta que el DANE modernizó la canasta familiar en 2019 con 443 artículos, y que la nueva forma de medir la inflación incluirá a los pobres, a los vulnerables, a la clase media y alta, con todo lo cual “va a ser una foto menos borrosa de la realidad socioeconómica”, según el director de esa entidad, José Daniel Oviedo.



De otra parte, el Banco Mundial y el BID consideran que en Colombia son de clase media los ciudadanos que perciban ingresos diarios entre los US$10 y los US$50; los “vulnerables” están entre US$4 y US$10 diarios y, los pobres por debajo de esos US$4.

También hay mediciones relativas, o que definen “clase media” como el conjunto de personas o familias que ocupan cierta posición intermedia en la distribución del ingreso (por ejemplo, entre los deciles 4 y 6). Estas medidas tienen ciertas ventajas, pero tienen también sus limitaciones.

Apoyos

Para Liliana Castilleja-Vargas, del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), “durante el periodo de confinamiento, incluso incorporando los apoyos de los gobiernos para amortiguar este shock, se observaría un deterioro en los estratos socioeconómicos, caracterizado por una movilidad social en descenso donde el segmento de la clase media consolidada y vulnerable se reducirían abultando el segmento de la pobreza. Nuestras estimaciones son de una reducción de las clases medias en esta región de unos 3 millones”.

Considera que “si la clase media logra consolidarse, genera un círculo virtuoso de crecimiento con movilidad social sostenible, de lo contrario, se corre el riesgo de una reducción en los niveles de consumo e inversión no solo en bienes durables, sino también en capital humano, una de los motores de las economías”.

Señala que con ello Colombia sería el segundo país andino donde podría aumentar más la pobreza (4 puntos porcentuales) durante este periodo.



Según Simone Cecchini, funcionaria de desarrollo social de la Cepal, “se proyecta un aumento de la pobreza de 4,4 puntos porcentuales hasta 34,7% de la región. En concreto, se estima que lo hagan un 15% de los estratos bajos no pobres (23,8 millones de personas) y 2,5 millones de personas que pertenecían a los medios-bajos. En 2020 habrá 483 millones de personas con ingresos solamente hasta 3 veces la línea de pobreza. Estamos hablando de alrededor un 78% de la población de Latinoamérica, y Colombia también sufrirá esta situación”.