La primera serie web hecha con celulares es colombiana

Foto cortesía
El reconocido escritor de telenovelas, Mauricio Navas, habló con EL NUEVO SIGLO sobre “El Inquisidor”, su experiencia como guionista y showrunner
_____________________________

Con tan solo la cámara de un celular, ingenio, una buena historia y el rigor Mauricio Navas, uno de los escritores de telenovelas más cotizados de la industria del entretenimiento, se logró “El Inquisidor”, la primera serie hecha con smartphones en Colombia y en el mundo.

Navas, además de ser reconocido en este mundo de las series web como “Chateo, luego existo”, fue guionista de varias telenovelas exitosas de la pantalla colombiana; entre las más conocidas: Azúcar, La Alternativa del Escorpión, La Otra Mitad del Sol, La Mujer del Presidente, La Lectora, Pura Sangre, Punto de Giro, Alias El Mejicano, Azúcar 2016 y entre muchas más.

El colombiano, quien ha dedicado más de 30 años a la escritura, ganador de cuatro Premios Simón Bolívar, cinco Indias Catalina, dos premios TVyNovelas le reveló en entrevista a  EL NUEVO SIGLO algunos secretos y detalles de la serie, que ha revolucionado la industria cinematográfica internacional, estrenada en el único festiva en su estilo, SmartFilms2019. 

EL NUEVO SIGLO: ¿Cómo nació la idea de realizar una serie con celulares?

MAURICIO NAVAS: La idea nace realmente en cabeza de mi esposa Yesenia Valencia, quien junto a otras personas más es la gerente general de SmartFilms, el primer festival de cine en el mundo hecho con celulares y cuando ella conoció “La prensa con sangre”, que así se llamaba originalmente la historia de “         El Inquisidor”, escrita por Gustavo Salcedo, un día me dijo que ella se moría por hacerla con celulares. Logramos hacer la venta a RTVC y así se gestó. Fue la suma de varias ideas.

ENS: ¿De qué trata la historia?

MN: El Inquisidor es una historia maravillosa de un hombre que, en el siglo XXI, en este año, tiene un periódico de los tradicionales y se rehúsa a cerrarlo. Dice “yo no me quiero volver red social, no quiero perder la pelea con Facebook, con todos los periódicos que hay en internet. Quiero que la gente salga a comprar el periódico de papel” y está empecinado en eso, intentando lograr que las personas no lean el periódico en redes, sino en físico y para eso contrata a un muchachito inocente a quien lo pone a inventar una historia que no existe.

ENS: Con una trayectoria tan amplia como la suya, ¿cómo fue incursionar en este mundo del cine con celulares?

MN: No ha sido nada difícil. Estoy de la mano de SmartFilms desde el comienzo de la narrativa con smartphones. Me interesé por encontrar la famosa narrativa del celular y me dediqué a estudiarla. Entonces el manejo de series web es apasionante, una producción que sigue siendo un formato audiovisual de todas maneras, y lo que me llama la atención es que se tiene que tener un lenguaje muy concreto, hay muy poco tiempo para especular y hay que ser muy eficientes en la narración. Eso particularmente me gusta mucho.

ENS: ¿Cuál fue el rol que cumplió en la serie además de ser el guionista?

MN: En El Inquisidor cumplí dos papeles. Fui coautor con Gustavo Salcedo, quien fue que trajo la idea pero entre los dos la nutrimos, luego más tarde escribimos los guiones y finalmente, cuando ya estaba la producción hice un trabajo que se llama en la industria “showrunner”, que es el mismo escritor pero va detrás de todas las instancias de la preproducción, la posproducción, la musicalización, la edición, cuidando que el contenido que originó toda la idea se mantenga a lo largo de todos los pasos.

ENS: ¿Qué se necesita para realizar este tipo de producciones?

MN: La ventaja para poder hacer algo con smartphones es que te ahorraste de entrada uno de los costos más altos que había: la cámara, que antes no teníamos el acceso. Pero esto exige ingenio, trabajo, procedimientos, talento, tener una buena historia y esto no te lo resuelve el teléfono, esto lo hace el creador.

ENS: ¿Cuál fue el mayor reto que enfrentó cuando realizó El Inquisidor?

MN: El mayor fue encontrar para qué hacerla con celular, ese era el reto, saber qué gracia tenía hacerlo con celulares, qué va a encontrarse el televidente en una serie hecha de esta manera. Pero encontramos la respuesta.  El reto de hacer la serie con un presupuesto de tamaño pequeño siempre es grato porque te obliga a ser mejor escritor, te obliga a que el texto sea muy atractivo para que reemplace la persecución, el tiroteo y el gran paisaje. Creo que es un reto agradable para cualquier escritor.

ENS: Como libretista de varias telenovelas donde tuvo todos los elementos que se requieren para una producción, ¿cómo fue la experiencia de realizar una serie con dispositivos móviles?

MN: En los movimientos de cámara y toda la parte de la producción no hubo limitación porque las personas que estaban al otro lado, como Andrés Valencia, el director de la serie y Juan Carlos Mazo, el otro director, son hombres audiovisuales que sabían lo que iban hacer con el celular, hacer una producción tan bella y grande. Entonces no hubo limitación

ENS: ¿Qué tan difícil  técnicamente fue realizar una serie con cámaras de celular?

MN: La parte técnica es un poquito más difícil que con una cámara grande porque los celulares no tienen los registros y los niveles de sensibilidad de una cámara de gran formato y eso hace que la edición de fotografía sea muy crítica. Pero con excepción de eso, al otro lado ganas los puntos de vista que no tienes con una cámara grande, por ejemplo, hay un plano en que la cámara estaba dentro de un taxi sobre la protagonista y de repente la cámara ya está afuera y el taxi ya se fue y nunca te diste cuenta a qué hora salió la cámara. El celular nos dio todas esas posibilidades.