Este año se han robado 5.000 bicicletas: representante Herrera

Foto cortesía

EL NUEVO SIGLO: ¿Qué busca esta iniciativa?

IRMA LUZ HERRERA: Este proyecto busca principalmente brindar herramientas para proteger la vida de los ciclistas en el país y acabar con la cadena criminal que hay alrededor del hurto de bicicletas.

ENS: ¿Qué aspectos contempla?

ILH: Tiene varios aspectos. El primero es que exista un Registro Único Nacional de Bicicletas donde se pueda llevar un registro de todas las bicicletas que existen, quiénes son sus dueños, en qué ciudad están y que también que sea una herramienta para que la Policía pueda controlar, verificar si la bicicleta que se tiene en el momento es hurtada o no. También plantea la implantación de un chip, con una marcación invisible para facilitar su búsqueda. Adicionalmente, acompañamiento de la Policía a las rutas donde mayormente se desplazan los ciclistas, que son rutas ya conocidas, y puedan identificarse qué otros lugares están siendo atacados por bandas de hurtos. También que la ciudadanía se comprometa a la identificación y el apoyo en el tema de seguridad.

ENS: ¿Este chip tendría costo para los ciclistas?

ILH: En principio sí, pero se está buscando que sean costos bajos. El propósito es que siempre prime la seguridad y la vida de los ciclistas. Son medidas y herramientas que, en conjunto, buscan mayor seguridad. También se está planteando un tema de denuncia fácil y ágil mediante la aplicación de la Policía Nacional para que entre más rápido se pueda reportar el hurto se pueda recuperar la bicicleta, pero sobre todo salvar la vida de las personas. Nos preocupa mucho que en Bogotá cada hora estén hurtando una bicicleta. En lo que va corrido de este año son 5.000 bicicletas robadas. El año pasado fueron 26 personas a quienes se les quitó la vida en hurtos de este tipo. El hecho más reciente lo vimos en Soacha, a un joven le hurtaron la bicicleta, le quitaron la vida y adicionalmente los ladrones querían vender por una plataforma su bicicleta. Gracias a la experticia de la Policía se logró la captura. Eso no puede seguir siendo normalizado en el país, hay que atacar de frente esta situación.

ENS: ¿Qué opina el Gobierno de la iniciativa?

ILH: Hemos hecho varias mesas de trabajo con el Ministerio de Transporte y la Policía Nacional. Hay preocupación acerca de los costos que podría tener el sistema, pero en esto estamos trabajando con los ponentes para aclarar y buscar soluciones para que el proyecto se fortalezca. Lo importante es que este proyecto le sirva tanto al ciclista como a la Policía para que haga un efectivo control.

ENS: ¿Cómo va el trámite?

ILH: Fue aprobado en primer debate. Viene a plenaria en segundo. Esperábamos su discusión esta semana. Lamentablemente se conformó una comisión que no pudo concretarse, no pudo llegar a un acuerdo. Esperamos que en la próxima mesa de trabajo con el Gobierno nacional, la bancada ‘probici’, que es una bancada de congresistas que se creó en Senado y Cámara para apoyar todos los temas relacionados con la bicicleta, y también los ponentes, se pueda llegar a un acuerdo para sacar adelante esta iniciativa que tanto se necesita.

ENS: ¿Cuándo se realizaría esta mesa de trabajo?

ILH: Creemos que en dos semanas. Hay que hacerlo muy rápido porque si no el proyecto puede morir. No alcanza a debatirse, no alcanza a hacer el trámite que se necesita en Senado para que se convierta en ley de la República.

ENS: ¿Cómo ve el proyecto de reforma del Estatuto Orgánico de Bogotá?

ILH: El proyecto es importante. Le quita muchas facultades que el Alcalde local no puede ejercer porque no tiene la capacidad administrativa, jurídica, económica. También nos gusta la figura del control político que puedan realizar los ediles al Alcalde. Creemos que eso puede aportar mucho. Y tiene un punto importante, la posibilidad de que la nueva Alcaldesa pueda presentar un proyecto de acuerdo que permita empezar a debatir cuál debería ser la distribución de las localidades en Bogotá. Hay localidades que podrían ser una ciudad. Y con relación a otras que son pequeñas se les imponen las mismas cargas a los alcaldes, no hay la misma posibilidad de verificar las necesidades básicas insatisfechas de cada territorio. Es una necesidad importante para que Bogotá pueda gobernarse mejor.