Descubra cómo cuidar el bolsillo durante un viaje

Foto cortesía

A la hora de viajar, las personas siempre están pensando cuánto les va a costar, pues es lo más lógico: tener que comprar tiquetes de avión, pagar por habitaciones, llevar dinero suficiente para alimentación, contemplar uno que otro gasto para comprar recuerdos e, incluso, contar con un ahorro en caso de que pueda “pasar algo”.

Pero ¿por qué no ahorrar dinero durante el viaje? De esta manera, se puede disfrutar al máximo de conocer más y vivir nuevas experiencias en los destinos preferidos para esta época. Según ASSIST CARD, la empresa líder mundial en asistencia integral al viajero, esto se puede lograr por medio de los siguientes consejos.

Alimentación

A la hora de escoger dónde comer, o incluso qué comer, se recomienda pedir referencias a los lugareños, pues son los mejores guías para saber a dónde ir, qué pedir, cuánto pagar y cuál es el mejor plato para degustar.

Siguiendo el consejo anterior, y buscando ahorrar, es mejor que evite restaurantes turísticos o cadenas de restaurantes; cambie la pizza y la hamburguesa durante las vacaciones, pues no hay nada mejor que comprar local y conocer nueva gastronomía, que incluso a veces tiene platos más económicos.

Otro consejo para tener en cuenta es comprar planes completos donde las comidas vengan incluidas, como el tradicional paquete de habitación con desayuno, en el que se puede tener un mejor precio que comprando esta comida aparte.

Hospedaje

Dejando de lado los hoteles de lujo y siguiendo la onda del ahorro, puede despojarse del tradicional plan de hotel con habitación y baño privado, pensando en que solo necesita un lugar para descansar y pasar la noche.

Compartir habitación no es mala idea si su estadía es por poco tiempo, lo que además le permitirá conocer cómo viven personas de otras culturas, lo que resulta mucho más económico y enriquecedor que otras opciones. Si esto no es problema para usted, puede incluso compartir baño, reduciendo más los gastos.

Las aplicaciones para conseguir dónde dormir también son una buena opción como guía de hospedaje. Básicamente se trata de alquilar una vivienda, donde debe comprar comida y cocinar, organizar y limpiar su espacio, evitando así costos extras por servicios adicionales, de los cuales puede hacerse cargo.

Por otro lado, acampar sigue siendo una de las opciones más económicas, dependiendo de dónde lo haga, pues en comparación con rentar una casa o apartamento usted debe ser como un caracol y llevar su hogar a todo lado sin la necesidad de pagar un alquiler.

Información turística

Un aspecto importante es el prescindir de contratar un guía turístico o visita guiada y usar herramientas prácticas, que no impliquen costos adicionales como las aplicaciones, en este caso, se recomienda la aplicación LOOP Your World, una herramienta que permite, a través de la cámara del celular, ver en tiempo real descripciones de lugares de interés como hoteles, museos, restaurantes, aeropuertos, monumentos, parques, entre otros; lo único que debe hacer el viajero es apuntar con su celular en la dirección a la que desea ir y ver, por medio de realidad aumentada, todo lo que esta aplicación ofrece.

Imprevistos

Estar de viaje lo hace más propenso a sufrir accidentes, enfermarse o a que viva situaciones que en la cotidianidad no ocurrirían. Por eso se hace necesario contar con una asistencia de viaje que cubra cualquier tipo de imprevisto, desde malestares estomacales hasta pérdidas de vuelos o equipaje.

Transporte

Es importante considerar las aerolíneas de bajo costo, que están empezando a tener mayor relevancia en América Latina, expandiendo sus operaciones y siendo más internacionales. Incluso, dentro de estas líneas aéreas puede seguir ahorrando, al llevar equipaje que pese 10 kilos o menos, y comer antes de abordar el vuelo, evitando así comprar comida dentro del avión. De igual forma, es buena idea dejar que la aerolínea decida su asiento.

Los horarios también influyen a la hora de comprar pasajes. Es mejor madrugar un poco más y tomar vuelos antes de las cinco de la mañana, los cuales son los menos apetecidos, o las rutas que operan después de las 12 de la noche.