Clínicas y hospitales claman segunda fase de Punto Final

Foto cortesía
El director de la Asociación Colombiana de Hospitales y Clínicas, Juan Carlos Giraldo, indicó que este acuerdo que promovió el Gobierno es importante porque han girado más de $7 billones para pagar deudas

___________

EL NUEVO SIGLO: El Gobierno nacional anunció que giró $1,1 billones dentro del Acuerdo de Punto Final para sanear deudas con hospitales, IPS y EPS, ¿cuál es su impacto en la cartera que tiene el sector?

JUAN CARLOS GIRALDO VALENCIA: Pues hay que decir que el Punto Final tiene varios componentes, uno de ellos, el más conocido, es el tema del saneamiento de unas deudas y de un mejoramiento del flujo de recursos. En ese sentido es cierto lo que está afirmando el Gobierno, este año hubo desembolsos derivados del pago de la última cuota de la deuda de  Caprecom, que el Gobierno dice que son $514 mil millones más otros dos o tres conceptos, uno que se denomina glosa transversal por cerca de $200 mil millones, más otras cuentas que se hacen con los acuerdos que ellos han celebrado con las entidades territoriales, con departamentos específicamente, para pagar deudas viejas de los no POS del régimen subsidiado.

Las cuentas del Gobierno son: estamos hablando de que se han movilizado recursos por cerca de $1,1 billones en este semestre de 2019, pero digamos lo grueso del Punto Final se debe dar el año entrante cuando haya una serie de acuerdos transaccionales con las EPS y con las entidades territoriales para movilizar lo que el Gobierno en principio ha dicho que es el techo, que son en total cerca de $6,7 billones, que ese es el monto disponible para pagar esas esas deudas a las EPS y de ahí debería, teóricamente, fluir ese dinero hacia las diferentes instituciones hospitalarias para pagar la gigantesca cartera.

ENS: Aclárenos, ¿esas deudas que cobija Punto Final son acreencias del Estado con el sistema?

JCGV: Ese punto es clave porque el Gobierno escogió como el concepto central del Punto Final las deudas que tiene el sistema, pues ellos mismo dicen el Estado, con las EPS específicamente por el tema de lo que no está incluido en el plan de beneficios.

Entonces la teoría es que se paga la deuda que tiene el Gobierno con las EPS por concepto de lo que no está incluido en el plan y que ellos supuestamente pagaron durante estos años al sector. Y de ahí el paso siguiente es que esas platas que se reconocen a esas EPS, que son las acreedoras en ese caso del no POS, deberían fluir hacia los prestadores de servicios, que somos los que en realidad tenemos la enorme cartera.

Entonces es como una cadena de actuaciones para poder empezar a sanear la deuda, pero el concepto que se va a pagar es el no PBS, y de ahí se extiende. Entonces ellos tienen que ampliar el concepto de las EPS hacia las IPS para pagar la cartera por las deudas de la prestación de los servicios.

Deuda mayor

ENS: ¿Viendo la gran cartera que tiene el sistema con los prestadores de los servicios, podría pensarse que Punto Final es un pañito de agua tibia?

JCGV: No lo calificaría como un paño de agua tibia porque de todas maneras es una cifra muy grande, es una cifra macroeconómica los cerca de $7 billones, pero lo que sí le estamos diciendo al Gobierno es que nosotros reconocemos, el creador de esto fue el señor Presidente la República cuando estaba en campaña, lo del Punto Final, pero las deudas son mucho más grandes que esos $7 billones. Y entonces tengo que decirle que hay una cantidad de carteras, exactamente son $33 billones la cifra de cuentas por cobrar que tiene registrado el propio Gobierno, o sea la Superintendencia y el Ministerio. Allá ellos tienen el stock de lo que son las cuentas por cobrar del sector prestador de servicios, es decir, hospitales, clínicas, consultorios, dispensarios, laboratorios, todo ese sector reclama esas deudas.

¿Qué le estamos diciendo al Gobierno?: ‘Señores, mire, en realidad aquí se están generando primero unas carteras que ya están con grandes atrasos, por encima de 180, de 360 días’. ¿Cómo se va a responder por esas carteras?, aspiramos a que el Punto Final llegue a resolver eso, específicamente de unas EPS que hoy están vivas pero que tienen muchas dificultades porque no cumplen con los estándares de permanencia, con lo que se llama la habilitación financiera.

Entonces ese es un grupo, las que están vivas y tienen unas carteras que se han envejecido, que van llegando al 70%, 80%, de cartera vencida. Esas son las cifras grandes.

ENS: ¿Qué pasa con las entidades que se están liquidando?

JCGV: Y otro grupo que no se nos puede olvidar, es que aquí se están yendo a liquidación muchas EPS, y esas inclusive son megaliquidaciones, acuérdense de Saludcoop, Cafesalud, ahora Cruz Blanca, más las otras que está anunciando el Gobierno, que nos parece que son medidas que tenían que haberse tomado hace mucho tiempo y que hoy se está tomando la decisión de hacerla. Pero la duda es que las entidades que se van a liquidación usualmente no tienen los patrimonios o las reservas para responder por todas las deudas. Se van y esas deudas quedan vivas.

 Es que prestamos los servicios, nosotros sí atendimos a los pacientes, nosotros dimos los medicamentos, hicimos lo que tocaba. Y ahora nos dicen ‘no alcanza, entonces lo sentimos’. Ahí es cuando digo ‘qué pena, no es lo sentimos’. Creemos que debe haber una ley nueva, dígase una ley de insolvencia, un régimen de insolvencia, una ley de quiebras o una segunda fase de Punto Final para poder arropar estos otros conceptos que no alcanzaron a quedar incluidos en el Punto Final original.

Entonces la respuesta es sí, apreciamos que hay un esfuerzo por parte del Gobierno para avanzar en la resolución de este tema de flujo de recursos, pero sí queda faltando y nosotros creemos que se tiene que hacer un esfuerzo adicional si queremos que ese Punto Final de verdad se acerque a una resolución final del problema.

ENS: ¿Qué se debe hacer para que esto funcione mejor?

JCGV: Eso es el hoy y el ayer, pero lo que hay que pensar es en el hoy y el mañana, cómo vamos a hacer para que esto no repita. Todos los días estamos atendiendo pacientes, la gente está enferma, la gente está yendo a nuestras salas de urgencias, a los sitios de hospitalización, y se están generando nuevas presentaciones de cuentas y nuevas carteras. ¿Cómo vamos hacer para que esto funcione mejor?

Ahí es cuando el Gobierno dice que tiene otras medidas que está implementando, lo de los techos, lo de los valores de recobro, la política farmacéutica, pero le decimos al Gobierno aparte de eso tiene que haber la presentación de una reforma estructural al sistema de salud. Que cambie dos cosas, bueno son muchas, pero dos grandes: una la forma de administrar los recursos de la salud, es decir, que se mantenga el aseguramiento pero que la administración del aseguramiento sea diferente porque los recursos no están fluyendo adecuadamente, porque no se está pagando oportunamente, porque no se está consiguiendo más salud con esos recursos. Y lo segundo tiene que haber una revolución en la atención primaria, es decir, el sistema no puede seguir estando en hombros solamente de la asistencia sino que tenemos que hacer un gran esfuerzo por hacer más promoción, prevención y evitar que haya tanta enfermedad.