A tercer debate la segunda vuelta para elegir Alcalde de Bogotá

Foto Anadolu.

A la espera de que se le dé el tercero de ocho debates está en la Comisión Primera del Senado el proyecto que establece la segunda vuelta para la elección del Alcalde de Bogotá.

Se trata del proyecto de acto legislativo número 25 de 2018 Senado – 44 de 2018 Cámara, acumulado con el proyecto de acto legislativo 67 de 2018 Cámara, “por el cual se modifica el Artículo 323 de la Constitución Política de Colombia y se establece la segunda vuelta para la elección de Alcalde Mayor de Bogotá, Distrito Capital”.

En la ponencia radicada por el senador Miguel Ángel Pinto, del Partido Liberal, se cita al politólogo Giovanni Sartori, quien pondera la segunda vuelta porque “permite a los electores votar dos veces con un intervalo de una o dos semanas entre la primera votación y la votación final, y esto significa que los sufragantes pueden reorientar conscientemente sus preferencias considerando los resultados de la primera elección”.

La ponencia considera que dentro del ánimo de fortalecer la democracia multipartidista es aconsejable mantener el sistema de representación proporcional para la elección de concejales en Bogotá, así como modificar el actual sistema de elección del Alcalde estableciendo la mayoría absoluta o doble vuelta, propiciando así el multipartidismo, la participación política de diversos sectores y un ambiente coalicionista en el Gobierno distrital.

Según la exposición de motivos, se trata de un proceso de evaluación que en la primera ronda descarta a los candidatos más débiles o aquellos que producen resultados fragmentados y minoritarios; fomenta la unión de intereses diversos alrededor de los candidatos ganadores en la primera vuelta, propiciando que se realicen negociaciones entre partidos y otras fuerzas políticas y se realineen estrategias; y mide la preferencia real del partido y del candidato frente a los electores, de tal forma que se fortalece el sistema de partidos.

Con respecto a los electores, la ponencia considera que tienen la doble opción de orientar sus preferencias partidistas. La segunda vuelta permitiría el voto estratégico: en la primera vuelta el elector vota por el partido con el cual se identifica más o por el cual –desde su perspectiva– le ofrece mayores beneficios; en la segunda, el elector reorienta su preferencia, vota por el partido que tiene mayores posibilidades de ganar y/o vota en contra del candidato que no desea que lo gobierne; permite que el electorado reaccione ante cambios que ocurran en el escenario entre la primera y la segunda vuelta.

De otra parte, la ponencia señala que es deber del Congreso en ejercicio de su función constituyente advertir las situaciones y prevenir los riesgos que se pueden derivar en materia de legitimidad en una ciudad como Bogotá para tomar a tiempo los correctivos institucionales.

“La reforma constitucional aquí planteada”, precisa el senador Pinto, “busca generar un mayor espacio de legitimidad sobre la base de la construcción de acuerdos y consensos multipartidistas, que en vez de fracturar la base social ayude a aglutinarla en torno a visiones compartidas de futuro, de propósitos, de objetivos, programas y proyectos de ciudad y sociedad”.