Macron y May rindieron homenaje a caídos en Primera Guerra Mundial

Foto Agence France Press

EL PRESIDENTE francés, Emmanuel Macron, y la primera ministra británica, Theresa May, rindieron un homenaje a los caídos en la batalla del Somme en el marco de las conmemoraciones por el centenario del fin de la Primera Guerra Mundial, y entre tensiones a pocos meses del Brexit.   

Este encuentro forma parte del "itinerario de la memoria", el periplo que Macron lleva a cabo desde el domingo pasado por los campos de batalla de la Gran Guerra (1914-1918), antes de la conmemoración internacional del centenario del armisticio, que reunirá en París este fin de semana a 70 mandatarios de todo el mundo, incluyendo al estadounidense Donald Trump y al ruso Vladimir Putin.

Macron recibió a May en Albert, una localidad cercana a la frontera belga, para un almuerzo de trabajo en el que el Brexit, la salida del Reino Unido de la UE prevista para marzo de 2019, ocupó sin duda el primer lugar de la agenda.

Francia adoptó una línea dura en las negociaciones del Brexit con Macron, que insiste en que no se debe permitir que el Reino Unido negocie ventajas a medida que se acerca su retirada del bloque.

Las partes negocian a contrarreloj para tratar de acordar los términos del divorcio. Londres intenta llegar a un acuerdo en las próximas semanas para dar tiempo a que lo apruebe el parlamento británico antes del Brexit, previsto para el 29 de marzo.

Tras este almuerzo, ambos líderes se dirigieron juntos al memorial de Thiepval, un monumento francobritánico en memoria de los desaparecidos de la batalla del Somme, la más sangrienta de la guerra con 1,2 millones de muertos, heridos o desaparecidos. 

En este monumento de 45 metros de alto erigido en 1932 figuran los nombres de los 72.000 soldados del Reino Unido y de Sudáfrica que cayeron en la batalla. 

Allí, ambos dirigentes iban a depositar una corona de flores confeccionada especialmente para la ocasión con amapolas, la flor roja que simboliza el recuerdo de los caídos en la guerra en Reino Unido, y acianos, la flor azul de arándano, cuyo tono recuerda al uniforme de los soldados.

Antes, May visitó el cementerio militar de Saint Symphorien en Mons, en Bélgica, donde ella y el primer ministro belga Charles Michel depositaron una corona de flores en las tumbas del primer y último soldado muerto en el frente occidental. 

"Hace un siglo, las fuerzas británicas lucharon codo con codo con nuestros aliados en Europa en el frente occidental. Hoy en Francia y Bélgica reflexionamos sobre nuestra historia compartida, pero también miramos hacia adelante, hacia nuestro futuro compartido, construido sobre la base de la paz, la prosperidad y la amistad", apuntó la oficina de May.

La visita de May es el punto culminante de la presencia británica en las conmemoraciones internacionales de los 100 años del fin de la Gran Guerra. Mientras decenas de líderes mundiales se darán cita este fin de semana en la capital francesa, la "Premier" británica participará en las que se llevan a cabo en su país.

Este encuentro simbolizará el fin del proceso de reconciliación entre ambos países, señaló la presidencia francesa.

Los homenajes concluirán el domingo por la tarde con el Foro de París por la Paz, un evento organizado por Macron para debatir sobre democracia y multilateralismo, que contará con la presencia del presidente colombiano Iván Duque y su homólogo costarricense Carlos Alvarado, pero al que Trump dijo que no asistirá.