Cuba retira sus médicos de Brasil por declaraciones de Bolsonaro

Archivo

El presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, afirmó este miércoles que la cancelación del programa de envío de médicos cubanos a Brasil es una decisión "unilateral" e "irresponsable" de la "dictadura" de Cuba, que no aceptó los cambios exigidos por el presidente electo para continuar con la cooperación. 

Bolsonaro pretende que los profesionales cubanos pasen por un "test de capacidad", que reciban el salario integral que Brasil paga por sus servicios y que puedan traer a sus familias, al mismo tiempo que puso en duda la idoneidad de los profesionales oriundos de la isla.

"En torno del 70% del salario de esos médicos es confiscado para la dictadura cubana. Y otra cosa, que es una falta de respeto con quienes reciben tratamiento por parte de esos cubanos, es que no tenemos ninguna comprobación de que sean efectivamente médicos y estén aptos para desempeñar su función", afirmó a periodistas en Brasilia el presidente electo. 

A diferencia de otros profesionales extranjeros que participan del programa, los médicos cubanos reciben apenas el 30% de lo que Brasil paga por ellos al gobierno cubano, además de un subsidio para vivienda. No precisan revalidar su formación, ya que llegan al gigante sudamericano en situación de "intercambio" por un período de tres años. 

"Además de explotar a sus ciudadanos (...) la dictadura cubana demuestra una gran irresponsabilidad al desconsiderar los impactos negativos en la vida y en la salud de los brasileños y en la integridad de los cubanos", tuiteó Bolsonaro también este miércoles. 

El Ministerio de Salud de Brasil afirmó que hará un nuevo llamado para sustituir las vacantes que dejen los cubanos, manteniendo el criterio de dar prioridad a los médicos brasileños. 

"El Ministerio de Salud reafirma y tranquiliza a la población, [asegurando que] adoptará todas las medidas para que profesionales brasileños brinden atención en el programa de forma inmediata", aseguró el organismo en un comunicado. 

La principal preocupación son los puestos de atención de salud en áreas remotas y/o muy pobres, o regiones con población indígena, que resultan poco atractivos para los profesionales brasileños y donde es más frecuente la presencia de médicos cubanos. 

Creado en 2013 con la cooperación técnica de la Organización Panamericana de Salud (OPAS) con el objetivo de llevar atención básica a las áreas más carentes de Brasil, el Programa Más Médicos en Brasil tiene actualmente 18.240 puestos. 

De ellos, 8.332 son ocupados por cubanos, según cifras oficiales.

Al anunciar la suspensión de su participación en el programa, el Ministerio de Salud Pública cubano recordó en su comunicado que, en cinco años, "cerca de 20.000 médicos cubanos atendieron a 113,5 millones de brasileños" en 3.600 municipios.

Considerado un modelo de "buenas prácticas" de cooperación sur-sur por la ONU, el programa ha recibido críticas de asociaciones médicas brasileñas, que afirman que el país tiene médicos suficientes para suplir la demanda, pero precisa una política para distribuir mejor esos recursos humanos.