LOGROS Y LUNARES EN EL PAÍS
Piden a empresarios "pedalear fuerte"

Foto CCB
Economía se encuentra deteriorada asegura el organismo privado dirigido por Rosario Córdoba

__________

La presidenta del Consejo Privado de Competitividad, CPC, Rosario Córdoba Garcés, afirmó que los próximos gobiernos y los empresarios, deben pedalear más rápido, durante el lanzamiento del Informe Nacional de Competitividad 2017-2018.

La undécima edición del Informe Nacional de Competitividad es la última del periodo de gobierno del presidente Juan Manuel Santos, por lo que se enfoca en evaluar los avances logrados en la agenda de competitividad desde 2010 y las asignaturas pendientes que deberían ser abordadas en lo que le resta de Gobierno.

Al tiempo, presenta las prioridades que deben ser planteadas en los planes de gobierno de las próximas administraciones.

El Informe también coincide con un momento trascendental de la vida nacional colombiana. La agenda del posconflicto toma cada vez más fuerza, haciendo necesario el trabajo mancomunado entre los sectores público y privado, para fortalecer las bases de un mayor crecimiento económico. Este, en consecuencia, debe ser el motor de las grandes transformaciones sociales y de bienestar que el país desea.

 

Mal ambiente económico

El Informe menciona que el deterioro del ambiente económico provocado por la desaceleración de los principales socios comerciales y el fin del boom de commodities, acentúa los cuellos de botella que impiden al país acercarse a la visión que definió en 2006: ser una de las tres economías más competitivas de América Latina en 2032.

Las mediciones internacionales de competitividad marcan que, aunque Colombia ha avanzado en algunas áreas específicas –particularmente en el ranquin del Doing Business del Banco Mundial, en el que subió 23 posiciones en los últimos diez años–, en indicadores más amplios, el progreso ha sido lento o incluso se ha retrocedido.

En el Índice Global de Competitividad del Foro Económico Mundial (FEM), por ejemplo, Colombia pasó del puesto 68 en 2010 al puesto 66 en 2017. Y en el Anuario de Competitividad Mundial del Institute for Management Development –que compara a Colombia con las 61 economías de mayor nivel de desarrollo–, el país descendió del puesto 45 en 2010 al 53 en 2017.

“Entre los aspectos en los que el país presenta mayores rezagos, se destacan las instituciones, aquejada por los recientes escándalos de corrupción y la falta de capacidades estatales; la eficiencia del mercado laboral, en el cual la inflexibilidad de los salarios, la falta de cooperación en las relaciones entre trabajadores y empleados, y los efectos de los impuestos y subsidios sobre los incentivos a trabajar, dificultan la formalidad laboral y empresarial; y la eficiencia del mercado de bienes, en donde las barreras a la libre competencia y las altas tasas de tributación deterioran los incentivos a invertir por parte de las empresas”, aseguró Córdoba Garcés.

 

Qué hacer

El Informe Nacional de Competitividad 2017-2018 propone una serie de acciones de corto plazo para el cierre del mandato del presidente Juan Manuel Santos, establece un conjunto de recomendaciones para que el próximo gobierno aborde las tres principales debilidades de la competitividad en el país –condiciones básicas, eficiencia de los mercados, e innovación empresarial– y plantea una estrategia integral para la formalidad en Colombia.

Competitividad entre 2010 y 2017: un balance general

Es particularmente preocupante el nivel de calidad de las instituciones, la salud y educación básica, y la infraestructura. El país, dado su nivel de desarrollo económico, debería tener un mejor rendimiento en estos campos.

El Gobierno nacional logró avances clave en infraestructura de transporte tras décadas de retrasos, con un aumento sustancial de la inversión pública en infraestructura –que alcanzó el 3% del PIB en 2016–, el diseño del programa de concesiones de 4G y la constitución de instituciones robustas como la Agencia Nacional de Infraestructura y la Financiera de Desarrollo Nacional. No obstante, estas acciones suponen impactos de mediano y largo plazo que todavía no se reflejan en los indicadores de competitividad, por lo que es fundamental continuar esta agenda para conseguir los resultados esperados.

Por otra parte, Colombia es débil en términos de eficiencia del mercado de bienes y eficiencia del mercado laboral. A pesar del crecimiento histórico del empleo formal, que se debe principalmente a la reducción de los parafiscales y los costos no salariales hecha en 2012, las inflexibilidades del mercado laboral continúan obstaculizando el aumento de la productividad. Así mismo, en el mercado de bienes, el país ocupa la posición 125 (entre 137 economías del mundo) en la penetración de las importaciones, una muestra de la poca apertura al comercio internacional.

Síganos en nuestras redes sociales:

 

elnuevosiglo en Instagram

@Elnuevosiglo en Twitter

Diario El Nuevo Siglo en Facebook