Por evasión a IVA, renta y consumo de dejan de recibir $30 billones

Foto archivo El Nuevo Siglo

EL No pago del IVA, la renta y el consumo, está dejando un hueco de $30 billones en las finanzas del Estado. Es por esto que el Ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, destacó que el proyecto de Ley de reforma tributaria se ha construido de tal manera que Colombia pueda luchar frontalmente contra la evasión, por lo que se propone la penalización con cárcel de este delito y un cambio en el régimen de las Sociedades sin Ánimo de Lucro

“La evasión es otra forma de corrupción, evasión y corrupción son las dos caras de la misma moneda, el que evade es tan corrupto como quien se roba el dinero del Estado Colombiano y por eso acá estamos cerrándole todos los caminos, poniendo un cerco a todos los evasores con la penalización de la evasión que la tienen todos los países con los que nosotros nos comparamos”, enfatizó el Jefe de la cartera de Hacienda.

“Tenemos que hacer un cambio de fondo al manejo de las entidades sin ánimo de lucro, no solo en la parte tributaria sino también como se relacionan con el Gobierno en la contratación pública. Además tenemos todas las normas para cerrarle el paso a la fuga de capitales, a través de paraísos fiscales”, añadió al explicar que el énfasis del proyecto de Ley de Reforma Tributaria, es luchar contra la evasión de impuestos.

 

Lo que vale

Un estudio realizado por el senador del partido Verde, Antonio Navarro Wolff calcula que la evasión del IVA alcanza el 23 por ciento, mientras que para el Fondo Monetario Internacional, FMI, este fenómeno llega al 40 por ciento.

Al mirar la cifras de 2015 el recaudo del IVA ascendió a los 45 billones de pesos, y el del impuesto al consumo, llegó a los 1,8 billones de pesos, al promediar el nivel de evasión se establece que se dejaron de percibir, durante esa vigencia, unos 14 billones de pesos.

En el caso del impuesto a la renta los estudios señalan que el recaudo en 2015 fue de 41,3 billones de pesos; luego el escape de recursos de este tributo sería de 16,1 billones de pesos.

 

Es decir que la evasión de estos tres tributos supera los 30 billones de pesos, que es un estimado de lo que se dejó de recibir por la baja en el precio internacional del petróleo.

En el caso del impuesto al consumo, aclara el estudio de Navarro, se tiene que las ventas en restaurantes fueron de 30,7 billones de pesos y si el impuesto al consumo es de 8 por ciento, el recaudo debió ser 2,46 billones de pesos, y solo llegó a 0,46 billones de pesos; luego la evasión de los restaurantes sería del orden del 80 por ciento.

Según la administración tributaria, la evasión fiscal entre personas jurídicas y naturales está alrededor de 1,2 millones de contribuyentes.

Ante este panorama en el proyecto de reforma tributaria que cursa su trámite en el Congreso de la República se contemplaron varias medidas para aumentar los niveles de tributación en el país.

Uno de ellos es la Penalización: con el fin de disminuir el fraude tributario y permitir una mayor eficacia de la administración tributaria teniendo en cuenta que Colombia es el único país de la Alianza Pacífico que no penaliza la evasión de impuestos.

La propuesta busca crear un nuevo tipo penal con pena privativa de la libertad, para quienes omitan activos o presenten pasivos inexistentes, a partir de determinado valor. El tipo no se configura a menos que los activos omitidos o los pasivos inexistentes que causaron el perjuicio tributario, tengan un valor igual o superior a 7.250 salarios mínimos legales mensuales vigentes (5 mil millones de pesos), señala el articulado de la reforma.

La representante a la Cámara por Bogotá, Olga Lucía Velásquez, se mostró de acuerdo en penalizar la evasión tributaria y dijo que hay que garantizar, como primera medida el debido proceso, para no entrar en una cacería de brujas.

Dijo que hay que establecer los mecanismos para que la evasión se convierta en delito, pues solo en IVA es de casi el 40 por ciento y es por la falta de controles que se tienen en la administración tributaria. Esta evasión es tanto de quien compra y pide no pagar el tributo y de quien vende y decide no cobrarlo para asegurar el negocio.

Para el senador Antonio Guerra de la Espriella el tema de penalizar la evasión fiscal ha sido propuesto en varias ocasiones dentro de las reformas tributarias anteriores y dijo que no está de acuerdo con este mecanismo porque no ayuda a mejorar los recaudos.

Según Guerra de la Espriella hay otras formas de control fiscal como la modernización de la Dian y la capacitación constante de sus funcionarios para que la entidad y quienes trabaja ella sean más eficientes en el control del recaudo de impuestos en Colombia.

Dijo que el ambiente para el trámite de la reforma tributaria en el Congreso de la República es bueno aunque hay gremios y empresarios que le prenden una vela a Dios y otra al diablo, pues ante sus afiliados y colegas se muestran inconformes pero ante el Gobierno y sus funcionarios aceptan sin reparos la iniciativa.