¿Qué tan viable es que el dólar vuelva a estar por debajo de los $5.000?

Foto archivo Anadolu

Ante la trepada del dólar hasta los $5.060, lo que ha generado incertidumbre a los colombianos, dadas sus implicaciones en el costo de vida, ahora la pregunta que ronda entre los consumidores es: ¿la divisa va a bajar pronto?

Esta situación parece que no se daría inmediatamente, debido a que las razones por las que el dólar se ha incrementado, que son el impacto de las tasas de interés, la alta inflación y los temores sobre el alcance de la reforma tributaria en el país, persisten.

Los analistas consideran que el incremento por primera vez en la historia por encima de los $5.000 se debe a la coincidencia de hechos tanto externos como internos que presionaron al mercado cambiario.

Durante la jornada, la divisa presentó una apertura de $5.050, un precio mínimo de $5.012, un máximo de $5.118 y terminó en un promedio de $5.060 en el mercado cambiario.

Edgar Jiménez, especialista en finanzas de la Universidad de los Andes, dice que la divisa podría bajar “si se presentan algunas señales de la desaceleración que pueda tener la economía en Estados Unidos y las cifras de empleo. Si estas son positivas, lo que espera el mercado es que la Reserva Federal ya no tenga que subir tasas de manera tan agresiva; así las cosas, se le restaría atractivo al dólar estadounidense, lo que haría que en Colombia viéramos nuevamente una baja”.

Por la parte local, la manera en que se daría un alivio es creando un ambiente claro y conciso de los planes del Gobierno para bajar la inflación, pues hay un ajuste de oferta continuo en el canal de tasa de cambio y salen vendedores ofreciendo precios llamativos.

Impacto global

El dólar está teniendo mucha fuerza a nivel global y en la economía local otra presión llega por el lado del petróleo del Brent, que con su caída trae consecuencias para el país y la divisa local, pues genera ganadores y perdedores por el lado de los importadores.

El peso colombiano ya ha perdido más de 20% en su valor, por ejemplo, en 2003 el dólar pasó de $2.000 a $2.400 para luego llegar a $3.000. Y teniendo en cuenta estos periodos los expertos explican que ahora lo que viene es esperar señales de la política monetaria por parte de los Estados Unidos; la cual puede ser favorable en la medida en que la inflación se comporte bien.

Además, el precio ha cambiado drásticamente de acuerdo con las encuestas realizadas el mes pasado. Por ejemplo, según la Encuesta Mensual de Expectativas del Banco de la República, se esperaba que a finales de año la divisa estadounidense estuviera, en promedio, en $4.290, pero esa cifra ya se superó con amplitud.



Decisiones

De acuerdo con Ricardo Ortega, experto en mercado cambiario de la Universidad de los Andes, no se espera que “inmediatamente la moneda norteamericana baje, ya todo dependerá de las decisiones que tome el gobierno frente a la inflación, así como la situación económica de Estados Unidos. Pero como ya está sucediendo en el mundo entero, el dólar prácticamente se ha fortalecido frente a todas las monedas e incluso respecto al euro, que ya está por debajo de su cotización”.

Se debe tener en cuenta que la Tasa Representativa del Mercado que rigió el 1 de enero de 2022 fue de $3.981,16, y desde ese instante se evidencia un aumento de $1.078 con el cierre ayer de $5.060 en el mercado interbancario. Pero si se tiene la TRM más baja del año, que fue de $3.706,95 con los $5.060 de hoy, el incremento es de $1.353.

Otra referencia es que cuando Gustavo Petro fue elegido presidente de Colombia, el dólar estaba a $3.900 y desde esa fecha hasta el día de hoy se ha devaluado casi 25%.

Asimismo, el punto de referencia que ha incidido con fuerza tiene que ver con la expectativa de alza de tasas por parte de la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos del 4%, frente a la decisión del Banco de la República la semana pasada, que ya las tiene en 11%.

Política monetaria

Mientras que los analistas esperan que la Fed empiece a moderar su política monetaria, en Colombia se estima que la subida de tasa por parte del Banco de la República el viernes pasado, cuando la llevó a 11%, no fue suficiente, teniendo en cuenta que en noviembre el Emisor no tomará decisión de política monetaria y que aún hay presiones inflacionarias para lo que queda del año.

Julio Romero, economista jefe de Corficolombiana, dijo que “parte de la depreciación del peso puede estar reflejando que la subida de tasas del Banco de la República fue modesta frente al contexto de nerviosismo en los mercados”.

Sin duda cada vez que la Reserva Federal sube las tasas se vuelve más atractivo invertir en Estados Unidos, lo que genera expectativas. Precisamente sobre esta situación, Diego Palencia, vicepresidente de investigaciones de Solidus Capital, explicó que el aumento de tasas de la Fed causa un efecto directo en el canal de tasa de cambio, pues “con la subida, el mercado de Estados Unidos se hace mucho más atractivo por rentabilidad”.

Romero también resaltó que el mercado sigue incorporando riesgos idiosincrásicos del país. Sobre todo, porque, a pesar de los anuncios sobre el sector de hidrocarburos, aún no se han tomado decisiones concretas ni se han presentado los estudios sobre la exploración.

Para Felipe Campos, gerente de inversiones e investigaciones de Alianza Valores y Fiduciaria, “hay un elemento interno y es la expectativa de cuándo el Gobierno va a sacar los números y los cálculos acerca de la necesidad de la nueva exploración, pero sobre todo cuándo va a empezar a bajar la inflación”.

La visión de afuera

La Agencia France Press (AFP) hizo ayer el siguiente análisis sobre el comportamiento del dólar:

La moneda colombiana tocó sus mínimos históricos frente al dólar esta semana, ante al aumento de tasas de interés en Estados Unidos, la guerra en Ucrania y la incertidumbre de los inversores frente a la política energética del gobierno de izquierda, según expertos.

Por primera vez, el dólar superó la barrera de los $5.000. "El dólar se ha fortalecido respecto a la mayoría de las monedas del mundo", apunta Omar Fernando Arias, profesor de macroeconomía de la Universidad de La Sabana.

De acuerdo con el índice DXY, que mide el comportamiento del dólar frente a otras monedas, la divisa estadounidense se ha fortalecido un 15,9% a nivel global en los primeros diez meses de 2022, contra 4,6% en el mismo período de 2021.

Ante la ola inflacionaria que recorre el mundo después de la pandemia, la Reserva Federal (Fed, banco central) ha aumentado sus tasas de referencia para contener la subida de precios, llevando los tipos de interés a un rango de 3,75%-4% después de la última subida resuelta el miércoles.

"Eso ha ayudado a que los inversionistas internacionales intenten dolarizar sus inversiones para obtener beneficios extraordinarios. En este momento el dólar es el activo más estable y el menos riesgoso. (...) Esto aumenta la demanda y encarece la divisa", apuntó Arias.

No obstante, el gobierno ha enviado mensajes discordantes. Mientras el Ministerio de Minas anunció que no firmará nuevos contratos de exploración y explotación, la cartera de Hacienda señaló que esa decisión no ha sido tomada.

"Aún se está a la expectativa de que el Ministerio de Minas y el presidente confirmen la posibilidad de continuar explorando hidrocarburos en el país", comentó a la AFP Juan David Ballén, director de Análisis y Estrategia de la comisionista Casa de Bolsa SCB.

"Es probable (que el mercado) esté anticipando una caída en producción y exportación de hidrocarburos, lo cual genera expectativas de devaluación. Cuando eso pasa, lo que hace la gente es comprar dólares para tratar de ganar en la devaluación hacia el futuro, pero con eso se adelanta la devaluación", apuntó Hernando Zuleta, profesor de Economía de la Universidad de Los Andes.

Petro también ha deslizado la opción de gravar aún más los capitales que lleguen al país por un corto plazo, lo que podría reducir el ingreso de dólares, presionando al alza su cotización interna.