SERÍA UNO DE LOS PAÍSES CON MAYOR CRECIMIENTO DEL MUNDO
¿Podrá la economía llegar a dos dígitos este año?

La modificación al alza de las previsiones de crecimiento de la economía colombiana por parte del Banco de la República, situándola en 9,8%, se convirtió en la cereza que le faltaba al pastel de previsiones que desde todos los sectores están haciendo para el Producto Interno Bruto (PIB) de Colombia.

Por ejemplo, el Emisor dijo que para este cambio tuvo en cuenta que “la actividad económica continuó recuperándose a un mayor ritmo de lo esperado. El crecimiento económico refleja el fortalecimiento de la demanda interna, cuya dinámica ha sido favorecida en gran medida por la política monetaria, fiscal y regulatoria implementada desde inicios de la pandemia. Sobre esta base se revisaron al alza las proyecciones de crecimiento del PIB a 9,8% para 2021 y a 4,7% para 2022”.

Cada mes, las cifras siguen escalando con lo que ya muchos se preguntan si la economía podrá llegar a tener cifras de dos dígitos como algunos presagian con sus datos. Por ejemplo, en los análisis del Bancolombia en su índice NowCast indica que en el tercer trimestre de este año la actividad productiva en Colombia presentó una variación anual de 14,1%.

Desde luego, argumentan, la baja base de comparación que impuso el endurecimiento de las medidas sanitarias en el mismo periodo del 2020, ha contribuido con los crecimientos anuales. “No obstante, la cifra observada supera notablemente la expectativa que teníamos (12,5%), confirmando que la economía local está mostrando un desempeño sobresaliente”.

Las revisiones al alza en la expectativa de crecimiento para Colombia en 2021 abundan hoy en día. Sin ir más lejos, hace pocos días el Fondo Monetario Internacional (FMI) ajustó su pronóstico desde 5,1% a 7,6%.

 

Variaciones

Por su parte, el promedio de los analistas consultados por Focus Economics ahora apunta a una variación de 7,5%, 60 puntos básicos más que lo que proyectaban en septiembre.

Sostienen los investigadores del Bancolombia que “si bien coincidimos en la dirección de estos cambios, la magnitud del rebote que prevemos para este año supera ampliamente las cifras que acabamos de mencionar”.

Tanto es así, señalan, que “consideramos que Colombia está experimentando una recuperación récord, que apunta a ser una de las más altas entre las economías más representativas a nivel mundial. Tal expectativa está basada en las señales que extraemos del conjunto de información transaccional de Bancolombia con corte al mes pasado. En muchos de los rubros clave de la economía identificamos en el tercer trimestre un dinamismo marcado y amplio, lo que refleja que la recuperación está siendo notoria tanto en su tamaño como en su alcance”.

Sostienen los expertos que “luego del crecimiento de 14,5% en la serie ajustada estacionalmente del Índice de Seguimiento a la Economía (ISE) que el DANE reportó en agosto, nuestro índice NowCast Bancolombia estima expansiones anuales de 15,5% en agosto y de 12,6% en septiembre. Sin embargo, el cambio de magnitud en estas cifras no debe interpretarse como un indicio de desaceleración, sino como el resultado de la baja base de comparación que se registró en el octavo mes de 2020. Es así como al comparar el nivel de actividad productiva frente a 2019, encontramos que este pasó de 5% en agosto a 5,3% en septiembre”.

 

La meta

Con ello, en los nueve primeros meses el avance de la economía habría llegado a 11%, un nivel que hace altamente probable una cifra de dos dígitos para el total del año, inclusive asumiendo un comportamiento conservador en el cuarto trimestre.

De esta situación tomó nota Fedesarrollo, que también modificó sus previsiones para la economía este año pasando del 7,2% a 9,5% el crecimiento.

De acuerdo con Luis Fernando Mejía, director de Fedesarrollo, “el aumento en el pronóstico de crecimiento obedece a elementos internos, como el incremento en la movilidad a partir de la flexibilización en las medidas de contención desde el mes de mayo, la evolución del proceso de vacunación y el aumento en el gasto de los hogares".

Mejía indicó también que algunos factores externos también incidieron en la decisión, como el aumento de los precios de las materias primas y una recuperación del crecimiento mundial "más rápida de lo esperado”.

El centro de pensamiento y análisis, destacó los datos más recientes del Indicador de Seguimiento a la Economía (ISE), que para agosto registró una variación anual de 13,2%, los cuales "reflejan el buen desempeño de la actividad productiva, en la que las cifras de julio y agosto de 2021 ya superan los niveles de actividad real prepandemia".

La entidad indicó además que otros indicadores también han mostrado una continua tendencia al alza hasta lo corrido del mes de octubre, como son las cifras de movilidad o los incrementos en el consumo de energía.

Con estos datos, el centro de estudios económicos proyecta que "la economía colombiana continuaría con una senda creciente en lo que resta del año, aunque las tasas de crecimiento anuales serían cada vez más moderadas ante el menor efecto estadístico de los últimos meses de 2020".

 

Fedesarrollo

A pesar de ello, Fedesarrollo considera que no se observaría una recuperación del empleo en la misma magnitud. "Mientras que el Producto Interno Bruto sería un 2% superior al registrado en 2019, nuestro pronóstico de la tasa de desempleo promedio para 2021 de 13,5% estaría todavía tres puntos porcentuales por encima del desempleo promedio del año anterior a la pandemia, cuando se ubicó en 10,5%”, dijo también Mejía.

Por su parte, la ministra de Comercio, María Ximena Lombana, al comentar y analizar el buen momento de la economía colombiana y de la reactivación, señaló que el Gobierno “tiene una perspectiva económica de crecimiento oficial de 6%. Por supuesto, el presidente Duque pidió al ministro de Hacienda hacer una revisión de esta perspectiva y ver qué anuncio se va a dar en las siguientes semanas”.

La funcionaria recordó que el Fondo Monetario Internacional estima el 7,6%, e instituciones como Fedesarrollo, con 9,5%, están por encima de la proyección oficial.

También destacó cómo la política de reactivación y los avances del Plan Nacional de Vacunación han arrojado sus frutos.

Igualmente, resaltó la percepción de los empresarios sobre el clima de los negocios y la situación del país, teniendo en cuenta las diferentes mediciones que han presentado el DANE, la ANDI y Fedesarrollo en las últimas semanas.

De otro lado, el equipo de investigaciones económicas de Corficolombiana revisó al alza el pronóstico sobre el PIB de Colombia de cara al cierre de 2021. La nueva proyección tiene en cuenta un rebote del PIB del 9,3%. Este dato mejora desde el 8,4% que había estimado Corficolombiana en su anterior informe de coyuntura macroeconómica.

 

Las revisiones del BBVA Research

El equipo de BBVA Research presentó su actualización de perspectivas económicas para el cierre de este año y hacia 2022 y 2023.

De acuerdo con el equipo de investigaciones del banco, para este año se mantiene el optimismo y las señales de recuperación, por lo que revisó al alza el pronóstico de crecimiento para Colombia a 9,2%, un aumento de 1,7 puntos por encima del dato de 7,5% que se tenía previamente. Para el mediano plazo se espera que se mantenga ese impulso de recuperación.

“Para el año entrante esperamos que la economía crezca un 4%, teniendo en cuenta que este año vamos a crecer por encima del 9%, y en 2023 vamos a crecer 3,1%. Es un crecimiento importante de la economía en los próximos dos años”, dijo Juana Téllez, economista jefe para BBVA Research.

Dentro del panorama de recuperación para lo que resta del año y 2022, el consumo, y en particular el de los hogares, tiene un rol clave en la recuperación del PIB.

Según el equipo de analistas, el consumo privado hoy está ubicado en el 105% de lo que teníamos antes de pandemia, “y ha sido el componente del PIB que más ha tenido un comportamiento al alza, lo que ha hecho que sea el principal motor de crecimiento”, indicó Mauricio Hernández, economista para Colombia del equipo de investigaciones.

De acuerdo con Hernández, parte del impulso en el consumo se ha dado porque la pandemia generó más ahorro en 2020, y esos ahorros se están gastando en 2021, especialmente por los hogares en diferentes categorías de bienes.