El Congreso inicia la discusión para reactivar el sector turismo

Foto archivo ENS

Entre los sectores más afectados por la pandemia en el país está el turismo, que prácticamente por seis meses quedó paralizado debido a las sucesivas cuarentenas que se tuvieron que adoptar para prevenir la transmisión del covid-19.



Su reactivación es prioritaria para el Gobierno nacional, por ello presentó un proyecto que reforma la Ley General de Turismo, iniciativa que inicia hoy su discusión en primer debate en sesión conjunta de las comisiones sextas pues tiene mensaje de urgencia.

El proyecto de norma busca el fortalecimiento de la también llamada industria sin chimeneas, su formalización y la competitividad así como promover la recuperación a través de la creación de incentivos.

El pasado 16 de octubre el presidente Duque dijo en su intervención en la clausura del Congreso Nacional de la Hotelería y Expocotelco 2020 que “así como cerramos el año 2019 como el mejor año”, este 2020 “vamos a cerrarlo con un horizonte claro de reactivación y 2021 será el año en que el turismo de Colombia, con su inteligencia, con su capacidad, con su tenacidad, va a demostrar que podemos ser un lugar para los colombianos con esas normas de bioseguridad”.

Ante ese auditorio el mandatario confirmó el compromiso del Gobierno con este importante sector, en ese sentido destacó sobre el proyecto que reforma la Ley General del Turismo que “podemos decir que el compromiso es más grande aún. No solamente tomamos la decisión de eliminar la sobretasa de energía para el sector en el año 2020, sino que con el proyecto de ley que cursa en el Congreso de la República hemos pedido que esa figura se mantenga con esa exención durante el año 2021”.

Otro beneficio que anunció es que “en el proyecto de ley también quedará clara la reducción del IVA del 19% al 5% en todo lo que tiene que ver con los viajes, que son la materia prima del turismo y del consumo hotelero”.

Agregó Duque en esa oportunidad que “algo muy importante: estamos manteniendo y extendiendo en el tiempo la exención de renta no solamente para la construcción de nuevos hoteles sino para la renovación y el mantenimiento. Y hemos dicho, también, con profunda claridad, que se crean los Servicios Turísticos Especiales para desarrollar mega inversiones”.

En tanto que al instalar las sesiones ordinarias del Congreso, el pasado 20 de julio, le planteó al país un nuevo Compromiso por Colombia para la reactivación económica y social con inversiones por más de $100 billones. Anunció un especial énfasis del Gobierno a la recuperación de sectores afectados por la pandemia del covid-19, entre ellos el turismo, la hotelería y el sector servicios.

El pasado 14 de octubre en el Senado se desarrolló una audiencia pública sobre la reforma a la Ley General del Turismo para escuchar las impresiones de distintos sectores sobre esta iniciativa, entre los cuales Paula Cortés, Presidente de Anato (Asociación Colombiana de Agencias de Viajes y Turismo), pidió reemplazar en el texto el término exclusión por exención de los paquetes turísticos porque eso ayudaría a la reactivación.



“La tarifa administrativa debe quedar con también con el IVA del 5% y la inclusión solidaria debe ser con las aerolíneas, el hotel y el consumidor”, dijo la dirigente gremial.

Otros aspectos

Uno de los puntos centrales de esta iniciativa busca que la actividad del turismo en el país incorpore de forma decidida la sostenibilidad, a tono con los compromisos internacionales en materia ambiental que ha adquirido el país.

El proyecto señala que aunque el crecimiento del turismo venía siendo constante en los últimos años, “el desarrollo de políticas alrededor de sus impactos ambientales no corresponde a ese mismo ritmo de crecimiento. Por consiguiente, es necesario diseñar estrategias que armonicen los objetivos de desarrollo económico del turismo, con la necesidad de proteger la integridad del medio ambiente, los recursos naturales, la biodiversidad, los ecosistemas y el patrimonio material e inmaterial del país”.



De igual forma la iniciativa busca avanzar en la formalización del sector pues su acelerado crecimiento ha dado también espacio a la informalidad. La OIT (Organización Internacional del Trabajo) afirma que, a menudo, el sector se caracteriza por tener déficits en relación con el trabajo decente, toda vez que presenta altos niveles de informalidad, salarios bajos, elevadas tasas de rotación y falta de protección social.