Jefe de la ONU condena golpe de Estado en Sudán

Foto AFP

Naciones Unidas ha expresado este lunes su "profunda preocupación" por el nuevo golpe de Estado en Sudán y ha reclamado la liberación "inmediata" del primer ministro, Abdalá Hamdok, y del resto de políticos detenidos.

"Estoy profundamente preocupado por las informaciones sobre un golpe en marcha y los intentos de socavar la transición política en Sudán", ha dicho el representante especial de la Secretaría General de la ONU para Sudán, Volker Perthes.

Así, ha resaltado que "las detenciones del primer ministro, funcionarios gubernamentales y políticos son inaceptables" y ha pedido a las fuerzas de seguridad que "liberen inmediatamente a los que han sido detenidos ilegalmente o puestos bajo arresto domiciliario".

"Es responsabilidad de estas fuerzas garantizar la seguridad y el bienestar de las personas bajo su custodia", ha dicho en su comunicado, en el que ha pedido a las partes "ejercer la máxima contención".

"Todas las partes deben regresar inmediatamente al diálogo y actuar de buena fe para restaurar el orden constitucional", ha remachado Perthes en su mensaje, publicado a través de su cuenta en la red social Twitter.

Horas después, el secretario general de la ONU, António Guterres, ha condenado "el golpe de Estado militar en marcha en Sudán". "El primer ministro Hamdok y el resto de funcionarios deben ser liberados inmediatamente", ha agregado a través de Twitter.

"Debe haber un respeto total a la Carta Constitucional para proteger la transición políticamente, duramente ganada. La ONU seguirá estando del lado del pueblo de Sudán", ha manifestado Guterres, después de que el presidente del Consejo Soberano de Transición, Abdelfatá al Burhan, haya anunciado la disolución del Gobierno y haya decretado el estado de emergencia.

Por su parte, la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, ha condenado "firmemente" la asonada, la declaración del estado de emergencia y la suspensión de varias cláusulas del Documento Constitucional.

"Estas acciones amenazan el Acuerdo de Paz de Yuba y ponen en peligro los importantes progresos logrados hacia la democracia y el respeto de los Derechos Humanos", ha manifestado en un comunicado, en el que ha pedido al Ejército que "se ciña al orden constitucional y al Derecho Internacional, se retire de las calles y resuelva toda diferencia que tenga con los componentes civiles del Consejo Soberano a través del diálogo y la negociación".

Bachelet ha criticado igualmente el arresto de Hamdok y otros líderes civiles y ha pedido su liberación "inmediata", al tiempo que ha incidido en que el bloqueo a Internet "contraviene el Derecho Internacional". "Internet y los servicios móviles deben ser restaurados, ya que son esenciales para la gente que busca y recibe información, especialmente en estas circunstancias preocupantes", ha valorado.

"Recordamos al Ejército y a las fuerzas de seguridad que deben evitar el uso innecesario y desproporcionado de la fuerza, respetar la libertad de expresión de la población, así como su derecho a la asamblea pacífica", ha subrayado.

Por último, Bachelet ha manifestado que "sería desastroso si Sudán da marcha atrás tras poner fin a décadas de dictadura represiva". "El país necesita avanzar para consolidar la democracia, un deseo expresado en innumerables ocasiones por el pueblo sudanés, incluida su expresión alta y clara en las calles durante la semana pasada y hoy mismo", ha zanjado.


Le puede interesar: China: nuevos confinamientos debido a rebrotes de covid-19


CONDENAS DE LA UA Y LA LIGA ÁRABE

A las reacciones se ha sumado el secretario general de la Liga Árabe, Ahmed Abul Gheit, quien ha mostrado también su "profunda preocupación" sobre la situación en Sudán y ha solicitado a las partes que "se ciñan totalmente al Documento Constitucional" firmado en agosto de 2019.

Así, ha manifestado que "no hay problema que no pueda ser resuelto a través del diálogo" y ha abogado por "respetar todas las decisiones y acuerdos firmados sobre el periodo de transición, que llevará a la celebración de elecciones en las fechas elegidas", según un comunicado del organismo a través de su web.

Por su parte, el presidente de la Comisión de la Unión Africana (UA), Moussa Faki Mahamat, ha mostrado su "profunda consternación" por los "graves acontecimientos" en Sudán y ha pedido "retomar de forma inmediata las concertaciones entre civiles y militares en el marco de la declaración política y el decreto constitucional".

Mahamat ha hecho hincapié en que "la vía del diálogo y el consenso es la única vía pertinente para salvar el país y su transición democrática" y ha pedido al liberación de "todos los responsables políticos arrestados" y "el respeto estricto de los Derechos Humanos", según un comunicado publicado por el organismo continental.

Los comunicados han sido publicados después de la detención de Hamdok, quien ha sido trasladado a "paradero desconocido" por militares después de negarse a firmar un comunicado apoyando la asonada, según ha indicado el Ministerio de Información a través de su cuenta en la red social Facebook.

El Ministerio ha resaltado que Hamdok ha hecho un llamamiento a la población a que "ocupe las calles" para "defender la revolución" poco antes de su arresto en su vivienda, que había sido previamente rodeada por militares.

AYUDA HUMANITARIA

Por su parte, el representante del Consejo Noruego para los Refugiados (NRC) en Sudán, Will Carter, ha pedido a las fuerzas de seguridad que protejan a los civiles y permitan la entrega de ayuda humanitaria en el país.

"Los cambios en el liderazgo político en Sudán no deben cambiar los compromisos políticos de proteger a los civiles y garantizar que las organizaciones de ayuda humanitaria pueden ayudar a la población en estado de vulnerabilidad por décadas de conflicto", ha valorado.

"Demasiado está en juego para más de trece millones de personas en Sudán que necesitan ayuda humanitaria", ha dicho, antes de incidir en que "los líderes de Sudán tienen una oportunidad y una responsabilidad colectiva para romper con un pasado difícil y retirar urgentemente todas las barreras para entregar la ayuda humanitaria".

"Pedimos a la comunidad internacional que no abandone al pueblo de Sudán en este momento de necesidad. Cerca de un tercio de la población de Sudán requiere ayuda humanitaria para sobrevivir. Aún así, el Plan de Respuesta Humanitaria de la ONU sólo está financiado en una cuarta parte", ha lamentado Carter.

Sudán fue escenario a mediados de septiembre de un intento de golpe de Estado, según apuntaron las autoridades de transición, a cargo de un grupo de oficiales de las Fuerzas Armadas supuestamente vinculados con el expresidente Omar Hasán al Bashir, derrocado en una asonada en abril de 2019.

Las autoridades de transición fueron instauradas tras un acuerdo entre la junta militar anterior, surgida tras el golpe de Estado de 2019 y diversas organizaciones civiles y formaciones políticas opositoras. Este Gobierno ha iniciado una batería de reformas sociales y económicas y ha alcanzado un acuerdo de paz con importantes grupos rebeldes de Darfur y otras zonas del país.

Sin embargo, la intentona de septiembre derivó en un intercambio de críticas y acusaciones entre los elementos civiles y militares que ha ahondado la crisis política, incluidas peticiones por parte de Al Burhan para disolver el Gobierno, que han derivado en los últimos días en manifestaciones enfrentadas a favor de las autoridades de transición y el Ejército.