Israel anunció la construcción de 1.355 viviendas en Cisjordania

AFP y EUROPA PRESS

El ministro de Construcción de Israel, Zeev Elkin, anunció ayer el comienzo del procedimiento para adelantar la construcción de más de 1.355 viviendas en asentamientos de Cisjordania para los colonos judíos que viven en esa zona ocupada.

Este proyecto edificador incluirá 729 unidades en Ariel (norte de Cisjordania), 346 unidades en Beit El (cerca de Ramallah), 102 en Elkana (noroeste de Cisjordania), 96 unidades en Geva Binyamin, 57 unidades en Emanuel, 22 unidades en Karnei Shomron y una unidad en Beitar Illit, informó el Jerusalem Post.

"Como prometimos, cumplimos", declaró Elkin. "Fortalecer y expandir el asentamiento judío en Judea y Samaria es algo necesario y muy importante en la visión de la empresa sionista", añadió el ministro, empleando la denominación que el Gobierno israelí usa para describir lo que Naciones Unidas y la UE describen como territorios ocupados en Cisjordania.

Estas nuevas casas se suman a las ya anunciadas en agosto por las autoridades, más de dos mil, que deberán recibir esta semana la luz verde definitiva del Ministerio de Defensa.

El primer ministro palestino, Mohamed Shtayyeh, durante la reunión semanal de su gabinete instó a todas las naciones del mundo y a Estados Unidos en particular, a que "enfrenten" a Israel por la "agresión" que representa la construcción de estos asentamientos para el pueblo palestino. 

La Autoridad Palestina está atenta a la respuesta de la administración del presidente estadounidense Joe Biden, quien ha dicho que se opone a la construcción de colonias israelíes, lo que considera como un obstáculo para una solución al conflicto y la coexistencia de dos Estados.

De hecho, Estados Unidos ya había expresado su malestar ante ese plan. "Creemos que es fundamental que Israel y la Autoridad Palestina se abstengan de adoptar medidas unilaterales, y esto incluye la actividad de asentamientos, así como la legalización retroactiva de los asentamientos avanzados", había explicado el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price.

En cambio, el ministro Elkin, miembro del partido derechista Nueva Esperanza, afirmó que "fortalecer la presencia judía (en Cisjordania) es esencial en la visión sionista". 

Por su parte, la ONG israelí "Paz Ahora", opuesta a la colonización, denunció este anuncio, afirmando que "este (nuevo) gobierno" no es "un gobierno de cambio". 

"Es triste ver que en tanto la extrema derecha se complace porque el Estado de Israel ha anexado casi toda Palestina, los partidarios miembros del Gobierno favorables a la solución de dos Estados se mantienen en silencio", manifestó en un comunicado la organización.



¿Solución de dos Estados?

El primer ministro palestino Shtayyeh destacó que la comunidad internacional "debe actuar para que Israel pague el precio de sus agresiones contra nuestro pueblo, sobre todo tras esta ola de construcción de asentamientos". Y también Jordania denunció "una violación al derecho internacional", de acuerdo a un comunicado de su Ministerio de Relaciones Exteriores.

"La política de Israel en la Cisjordania ocupada es absolutamente ilegal y pone en peligro la solución de dos Estados y la posibilidad de alcanzar una paz justa", añade el texto.

Es preciso mencionar que en estos momentos unos 475 mil colonos israelíes residen en Cisjordania, en donde conviven entre tensiones frecuentes con 2,8 millones de palestinos. 

La colonización por parte de Israel de Cisjordania, así como la anexión de Jerusalén Este, ilegal de acuerdo al derecho internacional, ha continuado bajo todos sus gobiernos desde 1967. En los últimos años bajo el mandato del exprimer ministro Benjamin Netanyahu, se aceleró aún más. 

Este anuncio tiene lugar al mismo tiempo que el Gobierno israelí ha tomado medidas para mejorar la calidad de vida de los palestinos, no obstante, sin abordar para nada la cuestión del proceso de paz.