A MENOS DE UN MES EN LA PRIMERA VUELTA
Indecisión para la presidencial en Chile roza el 50%

Foto cortesía

Los disturbios de esta semana en el segundo aniversario de la mayor revuelta social de Chile perturbaron la campaña electoral a escasas semanas de la primera vuelta de las presidenciales.

Siete candidatos buscan sustituir al conservador Sebastián Piñera en un escenario abierto pero sobre todo muy incierto, porque según las más recientes encuestas los indecisos oscilan entre el 16% y el 50%. De esta forma ningún candidato tiene el capital electoral para lograr una clara victoria el próximo 21 de noviembre.

El sondeo de Pulso Ciudadano ubica al frente de la liza a Gabriel Boric, de 35 años, diputado de la coalición Frente Amplio, con un 21% de las intenciones, seguido del abogado ultraderechista José Antonio Kast (55), del Partido Republicano, con 16,3%.

Aparece luego con 13,1% la única mujer en carrera, la democristiana Yasna Provoste (51), mientras se desvanecen las posibilidades del oficialista Sebastián Sichel (44), con apenas 7,5% de las adhesiones, quien hasta hace dos semanas era la pieza fuerte de la coalición del gobierno.

Si ningún candidato alcanza mayoría absoluta (50%+1) de los votos, cualquiera de estos cuatro nombres puede pasar a la segunda vuelta del 19 de diciembre.

Y pese a que las encuestas ostentan sonados desaciertos desde 2019, todas coinciden en pronosticar una definición final con Boric.

"La segunda vuelta es prácticamente un hecho. La incertidumbre está en quiénes pasarán a esa segunda vuelta", dijo Mauricio Morales, analista político de la Universidad de Talca.

"Me parece claro que Boric va a pasar a segunda vuelta, pero yo no descarto que entre Provoste y Kast haya alguna competitividad. Habrá que ver qué pasa en los próximos debates y con el 16% de indecisos", aseveró por su parte Javier Couso, académico de la Universidad Diego Portales (UDP).

El sorpresivo repunte en los últimos días de Kast, un exdiputado de 55 años que ha reivindicado la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), coincidió con la caída en las encuestas de Sichel, expresidente del Banco Estado.

El candidato del presidente Piñera es blanco de críticas luego de que admitiera haber sacado el 10% de su fondo de pensiones en el marco de la crisis por la pandemia de covid-19, pese a que siempre estuvo en contra de la autorización de esos retiros, algo que consideró "una pésima política pública".



Miedo vs Esperanza

Desde el 24 de septiembre, cuando el norte de Chile fue escenario de ataques xenófobos contra migrantes venezolanos, algunos sondeos empezaron a mostrar un aumento en el apoyo a Kast. 

Su opción política también se ha favorecido, según analistas, por los disturbios ocurridos el lunes de esta semana en todo el país en el marco de las manifestaciones mayormente pacíficas para conmemorar el segundo aniversario del estallido social, que dejaron dos muertos, 56 heridos y 450 detenidos.

ens

"La violencia siempre favorecerá a la candidatura que oferta orden y restitución del Estado de derecho. En este caso, la de José Antonio Kast", afirmó Mauricio Morales.

"A veces el miedo moviliza más que la esperanza. Por eso mismo, es muy importante tener en cuenta el contexto en que se desarrollan las elecciones, especialmente en cuanto a los hechos de violencia", agregó.

En nombre del gobierno, el subsecretario del Interior, Juan Francisco Galli, atribuyó los desmanes violentos del lunes a Boric y a Provoste, por apoyar y proponer indultos a manifestantes que se encuentran presos y quienes "saquearon, destruyeron todo y lanzaron bombas molotov" durante la revuelta de hace dos años.

Boric respondió que el gobierno "trata de sacar provecho político de hechos de violencia en vez de cumplir su rol" de mantener el orden en el país, mientras que Provoste acusó a Galli de inventar "una mala excusa para salvar a sus presidenciables".

"Las protestas pueden influir en los votantes. Lo más probable es que las encuestas de la próxima semana indicarán si esto se consolida como tendencia", sostuvo Raúl Elgueta, doctor en ciencias políticas y académico de la Universidad de Santiago.

En redes sociales, ya se han hecho llamados para volver a las calles este lunes, cuando se conmemoren dos años de la protesta de mayor convocatoria en los últimos 30 años de democracia que se registró durante el estallido social.



Cambiar las AFP

De otra parte se conoció que tres candidatos se comprometieron este viernes a reformar el sistema de pensiones manejado por compañías privadas y repudiado por la enorme mayoría de los ciudadanos por pagar jubilaciones muy bajas.

El sistema de las pensiones acaparó buena parte de un debate organizado por la Asociación de Radiodifusores de Chile (Archi), con participación de seis de los siete candidatos, quienes cruzaron acusaciones e hicieron propuestas en diversos temas sensibles, entre ellos la migración.

"Me comprometo a terminar las AFP" (Administradoras de Fondos de Pensiones), empresas privadas que desde hace cuatro décadas manejan los fondos individuales de jubilación de los trabajadores chilenos, dijo el izquierdista Boric, lo que fue secundado por su rival centro izquierdista, Provoste, quien consideró que las AFP son un “fracaso”. En la misma línea se pronunció el progresista Marco Enríquez-Ominami.

En contravía, la propuesta fue rechazada por el abanderado de la derecha oficialista, Sebastián Sichel.  "Yo no quiero que mi plata (fondo de pensión) lo administre un ente fiscal", dijo en sintonía con su rechazo a una mayor presencia del Estado en asuntos sociales, como educación y salud, en un modelo de economía ultraliberal.

Por su parte el ultraderechista Kast propuso hacer algunas reformas al sistema y sugirió mejorar las condiciones de jubilación de los militares, afirmando que ellos "trabajan más" que los civiles. La propuesta es polémica, pues las Fuerzas Armadas poseen un sistema de pensiones especial manejado por el Estado, que concede pensiones muy superiores a las del resto de los chilenos.

Sin embargo, ninguno de los que se pronunciaron a favor de reformar las AFP dijeron cómo lo harían. De allí que tanto analistas como votantes consideran que son solo promesas de campaña./