Todos los candidatos coinciden: hay que desmontar Doña Juana

Foto cortesía

Aun así, la extensión de la vida útil de este basurero, contemplada en el POT, ha generado distancia en las propuestas de los candidatos.

___________________________________

En 2018 la capital de Colombia dispuso de 2.328 toneladas de residuos sólidos en Doña Juana, un promedio de 6.265 toneladas de basura diarias. Aún más desorbitante que eso, a nivel nacional Bogotá aporta el 21% de los residuos anuales (cifras de 2018), y las proyecciones no estiman que ese número vaya a disminuir.

El Relleno Sanitario Doña Juana se ha convertido en un dolor de cabeza, no solo porque su licencia ambiental va hasta 2022 y aún no se han encontrado soluciones para la disposición final de la capital. No; es que varios expertos coinciden en que su operación no es óptima y que su presencia ha afectado a miles de familias que viven cerca del mismo.

En un análisis sobre el estado actual de la capital del país hecho por ProBogotá, la ANDI y Fedesarrollo este relleno fue definido con el calificativo de “artesanal” y no sobra preguntarse: ¿Cuál es el futuro de este relleno sanitario? ¿Qué solución le dará Bogotá a la disposición final? Y más específicamente, ¿qué planean los candidatos a este respecto?

Claudia López, el desmonte gradual del relleno

Dentro del programa de gobierno de la candidata por el partido Alianza Verde, Claudia López, es indispensable promover el reciclaje, la valorización y el aprovechamiento de los residuos orgánicos e inorgánicos en todo el ciclo productivo, contribuyendo en la disminución de la huella ambiental de la aglomeración urbana y humana más grande del país.

Pero más allá de la promoción del aprovechamiento a través de un sistema de incentivos que permita hacer separación en la fuente, aprender sobre el valor de los residuos orgánicos y su aprovechamiento a través de compostaje, el programa de gobierno de los verdes propone un desmonte gradual del relleno sanitario de Doña Juana.

Adoptaremos nuevas tecnologías para la disposición final, que conlleve al desmonte gradual del relleno sanitario Doña Juana. En ningún caso se optará por la ampliación del mismo. Se cumplirá con los compromisos y obligaciones normativas e institucionales de manejo ambiental de los impactos que produce el relleno”, puntualiza en la exposición de su cuarta meta, “¡Reverdecer a Bogotá para vivir y respirar!” del gobierno de Claudia López.

Adicionalmente, para la candidata este tema también está directamente relacionado con su ubicación. “El Relleno Doña Juana es un peligro público que han pagado con su salud y calidad de vida los habitantes de Usme y Ciudad Bolívar, y ‘la solución’ de Enrique Peñalosa es prorrogar 37 años más ese relleno. Lo que se debe hacer es ir reemplazándolo por otras alternativas”, puntualizó la candidata, quien añadió que si ese relleno estuviera ubicado entre Chapinero y Usaquén no lo habrían hecho. “Es un tema de clasismo puro y duro”, argumentó en un debate la aspirante a finales de agosto.

Carlos F. Galán: un problema de regulación nacional

Punto aparte, dentro del programa del candidato por el movimiento ciudadano “Bogotá para la gente”, Carlos Fernando Galán, está contemplado que se promoverá, a futuro, “que el relleno Doña Juana sea un parque ecológico y fuente de generación energética, a partir de la transformación de residuos y su optimización operativa”.

No obstante, en un debate hecho a comienzos de septiembre, el candidato se refirió a la necesidad de modificar la regulación nacional frente a la recolección de las basuras y el reciclaje.

“Un problema fundamental está en la regulación nacional, que hoy promueve que se manden toneladas al relleno sanitario. Ese es el esquema legal. No hay ningún incentivo para que un operador promueva y garantice mayor reciclaje en Bogotá. Hay que cambiar el esquema nacional y yo como Alcalde le voy a pedir al Gobierno nacional un cambio profundo en esa regulación”, puntualizó.

Así mismo, dijo que hay que proteger a los recicladores, quienes hoy por hoy, son quienes cargan las carretillas. “Ellos son héroes que cumplen una función y tenemos que apoyarlos”, finalizó diciendo en aquel encuentro.

Miguel Uribe: mejorar el manejo para comenzar a cerrarlo

Para el candidato por el movimiento ciudadano Avancemos, Miguel Uribe Turbay, la ciudad debe comenzar por impulsar una cultura del reciclaje para llegar a un 25% de reducción de residuos aprovechables (más de 2 mil toneladas día), sumado a la modernización y tecnificación de la actividad de disposición final en el Relleno Sanitario Doña Juana.

Para lograrlo, el candidato propone la implementación de tecnologías limpias, asumiendo que habrá un proceso de transición con medidas en el corto, mediano y largo plazo. Dichas tecnologías caracterizarán por ejemplo el tipo de basuras que llegan al relleno, para determinar sus opciones de aprovechamiento (que pueden ser para abonos, venta de materiales reutilizables y generación de energía, entre otros).

No obstante, es importante aclarar que, si bien es cierto que el candidato se refiere más al mejoramiento del uso de este relleno, su programa de gobierno también es enfático en contemplar su cierre.

“Mejoraremos el manejo del Relleno Sanitario Doña Juana para comenzar el proceso de cierre: Controlaremos de manera efectiva el manejo de olores, diques, coberturas y fumigación, además aumentaremos las compensaciones sociales a la comunidad aledaña. Aumentaremos la arborización en la zona con el fin de mitigar los impactos ambientales que genera el relleno”, puntualiza el documento de Uribe Turbay.

Por último, su hoja de ruta estima que se instalará infraestructuras para separar residuos y materiales de escombros y la Alcaldía acompañará el proceso de manejo de vertimientos para profesionalizar esta acción y evitar futuros cierres.

“Construiremos el dique para la optimización del relleno sanitario con zona para disposición en casos de contingencias y se ampliará la planta de generación de energía con base en gas metano, usando el mecanismo de APP”, añadió el candidato quien además en un debate dijo que “el Relleno, como hoy existe, no puede continuar. Bogotá no puede seguir enterrando basuras”.

Hollman Morris, cierre gradual y el POT

Para Hollman Morris Bogotá debe ser una ciudad de cero basuras y el relleno Doña Juana debe cerrarse y ser reemplazado por una serie de Parques Tecnológicos de Reciclaje y Aprovechamiento. Él, al igual que los otros candidatos, propone una reducción progresiva del uso del Relleno Doña Juana, hasta llevarlo a su cierre definitivo.

“Bogotá Progresista recicla y aprovecha los residuos. Por eso gestionaremos la planeación para construir Parques Tecnológicos de Aprovechamiento de Residuos y Plantas de Residuos Orgánicas, con miras a reducir el 50% de los residuos que produce la ciudad, mitigando el impacto ambiental, reduciendo progresivamente el Relleno Doña Juana hasta llevarlo a su cierre definitivo y creando cadenas de valor energético y productivo que beneficiarán a la ciudad en su conjunto y del que participará la población recicladora”, puntualiza el programa de gobierno del concejal Morris.

Adicionalmente, y haciendo énfasis en  la población recicladora de oficio, ellos serán debidamente identificados y formarán parte integral del servicio público domiciliario de aseo. “Se harán cumplir las acciones afirmativas ordenadas por la Corte Constitucional en particular la T724 de 2003”, aclara el documento.

Por último, dentro de su visión de Bogotá progresista, su Administración le dará inicio a la transformación tecnológica de la disposición de residuos sólidos para el cierre del relleno sanitario Doña Juana y se profundizarán los mecanismos de compensación de los impactos sufridos por los habitantes, durante los próximos al mismo.

No obstante, la mayor preocupación del candidato es que el POT que actualmente se está discutiendo deja abierta la posibilidad de la extensión de vida del relleno, algo con lo que coincide Claudia López y para quienes esto es inadmisible.