Ofensiva distrital contra chiquitecas clandestinas

Foto cortesía

En el marco de la celebración del Día de los Niños y las fiestas de fin de año la Alcaldía de Bogotá, a través de la Secretaría de Gobierno, Seguridad, Integración Social y Policía Metropolitana, lanzó oficialmente la campaña para prevenir la existencia y la proliferación de las denominadas chiquitecas clandestinas en la ciudad de Bogotá.

“El mensaje principal a los padres de familia es: ¿Sabe dónde se divierten sus hijos? Esta es una estrategia por medio de la cual vamos a instruir a los padres de familia y a los vecinos de la ciudad sobre la forma en la que se promueven estas chiquitecas”, puntualizó ayer el secretario de Gobierno, Iván Casas.

Puntualizando que esta fue una campaña que se quiso lanzar ahora, en el marco de la celebración del Día de los Niños, el Secretario de Gobierno dijo que estos son espacios en donde los menores de edad están expuestos a todo tipo de riesgos.

A este respecto, de acuerdo con las autoridades en estos espacios hay consumo de drogas (marihuana, cocaína, popper, dick, entre otras) bebidas embriagantes e incluso el uso de armas. Así mismo, en estas fiestas ilegales las autoridades han detectado cómo hay un riesgo latente a que niños, niñas y adolescentes sean víctimas de agresión sexual.

Campaña, ¿sabe dónde están sus hijos?

A través de esta campaña, la Alcaldía llegará a los hogares con mensajes dirigidos a padres de familia, comunidad educativa y ciudadanía en general, sobre los riesgos de permitirles a niños y adolescentes, participar de estas actividades.

Haciendo uso de imágenes reales, captadas durante operativos de control y que evidencian lo que sucede en estos espacios (muchas veces bajo la complicidad de adultos), el Distrito hará constantes llamados a través de vídeos, para que todos estén pendientes de los sitios que frecuentan los menores de sus respectivas familias. Así mismo harán presencia en todos los colegios del Distrito y colegios privados.

Por otro lado, en afiches y cuñas radiales, con la frase ‘No se convierta en cómplice’, a partir de ayer también se alertará sobre la responsabilidad que recae sobre quienes arriendan, alquilan o prestan los lugares para llevar a cabo estas fiestas clandestinas.

A este respecto el secretario de Seguridad, Jairo García, dijo que el Distrito revisará la aplicación de la extinción del dominio para los establecimientos vinculados con estas prácticas, “y se investigarán bajo la modalidad de concierto para delinquir. Es igual de grave quien está promoviendo la fiesta, como quien está llevando el licor; como quien está llevando las armas y las drogas y como quien está prestando los establecimientos”, puntualizó ayer García.

Para el caso del alquiler de salones comunales y salones de eventos, los administradores, representantes legales y miembros de Juntas de Acción Comunal (JAC) podrán ser sancionados. De acuerdo con el Código Nacional de Policía y Convivencia (Ley 1801 de 2016), permitir, auspiciar, tolerar o inducir el ingreso de menores de edad a lugares en los que haya consumo de cigarrillo, bebidas embriagantes u otras sustancias psicoactivas, es motivo de multa por 883.296 pesos.

Las autoridades también podrán imponer medida de suspensión temporal o definitiva de la actividad, y de acuerdo con el Código de Infancia y Adolescencia (Ley 1098 de 2006), a los menores de edad que sean sorprendidos en estos sitios se les deberán restablecer sus derechos.

Las redes sociales

Por su parte, la Alcaldía de Bogotá le recordó ayer a la comunidad de padres de familia, que ellos deben estar muy pendientes de las redes sociales de sus hijos, teniendo en cuenta que estas fiestas se planean a través de Facebook, Instagram, WhatsApp y el llamado voz a voz.

Así mismo, el Distrito señaló que, al primer indicio de uno de estos lugares, los adultos responsables deberán informar a través de la línea de emergencias 123 sobre cualquier actividad que pueda afectar la integridad de los menores de edad.

Entre 2016 y 2018, fueron intervenidas 28 chiquitecas ilegales en las diferentes localidades de Bogotá, donde se encontraban 1.273 niños, niñas y adolescentes. Estos encuentros se concentraron en la localidad de Antonio Nariño (12 chiquitecas ilegales), en Ciudad Bolívar (3) y en Usaquén (2).