¿Cómo tapar el hueco de $14 billones?

ENS
La esperanza es que los precios del crudo se mantengan altos para que lleguen más recursos y así cubrir faltantes del Presupuesto
___________________

Tras la aprobación del Presupuesto General de la Nación, que asciende a los 258.9 billones de pesos, al Gobierno le queda pendiente una tarea un poco más compleja, y es la de conseguir con la ley de financiamiento o reforma tributaria tapar el hueco de $14 billones que quedó para cubrir las necesidades de programas sociales.

En el presupuesto se reasignaron recursos a varios sectores como: Educación, Salud, Defensa, Agricultura, Inclusión Social entre otros, estas adiciones, necesarias para cubrir gastos fundamentales de los sectores, asciende a los 14 billones de pesos.

Con el fin de lograr recaudar este dinero, el Gobierno optó por llevar a cabo una ley de financiamiento, con la cual se plantearán los mecanismos tributarios que permitan obtener dicho dinero.

Esta propuesta tendrá que ser presentada por el Ministerio de Hacienda ante el Congreso de la República, quién se encargará de decidir si se aprueban las modificaciones, pero si esta ley es rechazada, los recursos adicionados a los diferentes sectores estarán en juego.

“En caso de que no se logre esa discusión satisfactoriamente, habría que hacer unos recortes del presupuesto, porque no podemos tener en Colombia, según nuestro estatuto orgánico, un presupuesto desbalanceado”, indicó Alberto Carrasquilla, ministro de Hacienda.

El alto funcionario aseguró también que en la ley de financiamiento se contemplarán varios aspectos, como la reducción del gasto público, sin que se afecte el funcionamiento del Estado.

Nuevos recursos

Igualmente, se tendrán en cuenta los nuevos recursos que obtendrá el país, debido al aumento del precio del petróleo en los mercados internacionales. También se fortalecerá la lucha contra la evasión y elusión de los impuestos en el país.

Las mayores expectativas se encuentran enfocadas en aquellas iniciativas que podrían tocar el bolsillo de los colombianos, pues el Gobierno ha dado algunas pistas respecto al tema, como el aumentar los productos gravados en la canasta familiar.

Teniendo en cuenta el faltante presupuestal, es claro que se requiere encontrar nuevas rentas, diferentes a endeudamiento (recursos del crédito), para retomar la senda de consistencia del proyecto de ley de presupuesto para la vigencia fiscal de 2019.

Es claro que hoy con los mejores precios del crudo, van a llegar más recursos, Algunos expertos consideran que para final de año podrían llegar a $16 billones de mantenerse altas las cotizaciones.

Pero la gran pregunta es, ¿qué hacer con esos excedentes que dejará el petróleo? en un país que tiene tantas necesidades, como el alto déficit fiscal que actualmente está en 3,6% (US$5.446 millones), falta de recursos para el posconflicto y poco dinero para seguir implementando programas sociales como ‘Ser Pilo Paga’ o ‘Familias en Acción’.

Perspectivas

Incluso el mismo exministro de Hacienda, Juan Camilo Restrepo, señaló que una alternativa para cubrir el faltante presupuestal que no se alcanza a cubrir con una reforma tributaria es con los recursos del crudo. “La providencial alza en los precios internacionales del crudo, que ya bordea los 80 dólares el barril, empieza a brindar una respuesta a esta última parte de la ecuación presupuestal para el año entrante”, dice Restrepo. Sostiene además en una posición editorial, que “para efectos fiscales el presupuesto de 2019 se había calculado sobre la base de un barril equivalente al crudo colombiano de 67 dólares. Si los nuevos precios que estamos presenciando se mantienen a lo largo del año, ello podría significar rentas petroleras nuevas para el fisco con las cuales no se contaba de entre 5 y 6 billones de pesos. Que es justamente el faltante que estaba por encontrarse para resolver satisfactoriamente la ecuación presupuestal del año entrante”, apuntó.

Otro elemento sobre el que se especula en los pasillos del Congreso de la República, es que ante las perspectivas de que le lleguen al país enormes recursos petroleros, el Gobierno ya no tiene prisa en presentar una reforma tributaria que puede significar apenas $6 billones. Esos recursos tardarían en entrar al fisco toda vez que de no incluirse la iniciativa este año, 2019 sería complicado para las finanzas.

El proyecto de ley de financiación garantizará el estricto cumplimiento de la Regla Fiscal y la sanidad de las cuentas fiscales del país, además, se complementará con los ajustes elaborados junto a las comisiones económicas y presupuestales conjuntas al PGN 2019.

Sostiene un análisis que “a diferencia de lo que pasó en el gobierno anterior donde se aprovecharon los ingresos adicionales del petróleo para crecer el aparato burocrático, aumentar los cupos indicativos y las vigencias futuras, lo que necesitamos del equipo de Hacienda del gobierno Duque es cabeza fría y mirar cómo se pueden volver a estabilizar las finanzas, bajar el derroche, disminuir el tamaño del Estado y hacer las reformas necesarias para tener la sostenibilidad fiscal”.

El gasto

El exministro de Hacienda, Roberto Junguito, expuso que uno de los retos que debe enfrentar el Gobierno para lograr mayores recursos es el manejo del gasto público, para el cual sugirió que se presente una reforma presupuestal unificándolo en una entidad y hacerlo por programas, revisando las rentas específicas; la creación de un Comité Consultivo Fiscal independiente y, como el mismo Carrasquilla ya lo ha señalado, revisar los subsidios y exenciones tributarias.

El decano de la facultad de Economía de la Universidad Central, Erick Behar Villegas, dice en algunas de sus exposiciones que “lo cierto es que estos niveles de precios han traído beneficios para el país en materia fiscal, ya que el marco de mediano plazo fue calculado con el barril a US$67, por lo que el excedente generaría recursos adicionales para el país, que permitirían aliviar el déficit presupuestal del país, así como aumentar las regalías”.

“Si el precio se mantiene más alto quiere decir que tendremos mayores ingresos, y más cuando se ha hablado de un déficit para financiar varios gastos del Estado. Esto evidentemente es un gran beneficio, pero el problema está en que estos recursos se utilicen bien y se gasten de forma inteligente y no en cosas innecesarias como ha venido haciendo Colombia últimamente”, explicó Behar.

El decano de Economía de la Universidad Externado, Julián Arévalo, señaló a algunos medios que esta situación tiene un efecto positivo en las finanzas del país, ya que podría suavizar el déficit fiscal, sin embargo, también generaría una presión inflacionaria a la que hay que ponerle atención.