Londres da por "terminadas" las negociaciones postbrexit

AFP

El Gobierno británico dio por "terminado" el diálogo con la Unión Europa para negociar un acuerdo comercial que entre en vigor el 1 de enero de 2021, el primer ministro, Boris Johnson, responsabilizó al bloque comunitario del fracaso, reclamándole un "cambio fundamental" en su actual postura negociadora.

Johnson aseguró que es momento de "prepararse" para la posibilidad de que Reino Unido y la Unión Europea no sellen ningún acuerdo comercial en la fecha prevista, algo que ve plausible si no hay un "cambio fundamental" en la postura del bloque comunitario.

Londres ya había mostrado su decepción tras el emplazamiento de los líderes europeos para que el Gobierno de Johnson tomase la iniciativa y desbloquease las negociaciones. El 'premier' británico se había fijado el 15 de octubre como fecha límite para evaluar si había suficientes avances sobre la futura relación comercial o se asumía el fracaso de las negociaciones.

Johnson volvió a poner sobre la mesa que la ruptura sin acuerdo sigue siendo una posibilidad real. Sin embargo, un portavoz de Downing Street fue más tajante asegurando que "las conversaciones comerciales han terminado, considerando que fue la UE quien las zanjó "cuando dijo que no quería cambiar su posición negociadora".

El jefe del Gobierno de Reino Unido lamentó que la cumbre de líderes de la UE "aparentemente descartó de forma explícita un acuerdo al estilo de Canadá". "Si no hay un cambio fundamental de enfoque, vamos a ir hacia una solución como la de Australia", que no cuenta con un marco comercial y basa fundamentalmente sus relaciones con la UE en los "principios básicos" de la OMC, salvo en acuerdos específicos, afirmó.

"Siempre supimos que habría cambios el 1 de enero, independientemente de cuál fuera la relación", añadió Johnson, confiado en la capacidad de Reino Unido de "prosperar" como una "nación independiente" en materia de libre comercio, al margen de lo que pueda acordar o no con la UE.

El nuevo mensaje del 'premier' británico coincide con la reunión de los jefes de Estado y de Gobierno de la UE, tras ser informados por el negociador europeo, Michel Barnier, de la falta de avances en las cuestiones clave, publicaron un texto de conclusiones en el que abogan por seguir negociando "las próximas semanas", pero critican la inmovilidad e instan a Londres a dar pasos para salir del punto muerto.

Según el diagnóstico europeo, no se produjo ningún acercamiento desde que arrancaron los contactos en ninguno de los tres asuntos irrenunciables para la UE: Las garantías de que las empresas británicas seguirán las mismas reglas de competencia que las europeas, una gobernanza robusta para el cumplimiento de los acuerdos y permitir el acceso de la flota comunitaria a las aguas británicas.