DESCONTAMINACIÓN DEL RÍO BOGOTÁ
En 2023 comenzaría construcción de planta PTAR Canoas

Cortesía CAR.

EL NUEVO SIGLO: La descontaminación del río Bogotá fue uno de los hitos de la última década para la capital y Cundinamarca. ¿Cómo avanza la misma?

LUIS FERNANDO SANABRIA: La Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR) y en particular el Fondo para las Inversiones Ambientales en la Cuenca del Río Bogotá (FIAB), de acuerdo con los compromisos suscritos en el Convenio 171 de 2007, lidera el desarrollo del Proyecto de Adecuación Hidráulica y Recuperación Ambiental del río Bogotá.

Este proyecto está integrado por dos subproyectos: El tratamiento de aguas residuales de las cuencas de los ríos Salitre, Torca y Jaboque en el sitio denominado PTAR Salitre y la adecuación hidráulica del río Bogotá y sus obras complementarias.

A la fecha se han realizado acciones de mantenimiento, dragado y reforzamiento de jarillones para el control de riesgos de inundaciones en puntos críticos del río Bogotá entre las compuertas de Alicachín (Soacha) hasta Puente Vargas, a la altura de la vía Cajicá-Hato Grande.

ENS: ¿Cómo fue la adecuación del río Bogotá para esa obra?

LFS: Del 2012 a 2017 se hizo la adecuación hidráulica del río Bogotá en su cuenca media y entre el 2017 y el 2020 se realizaron obras en la cuenca alta Fase I, con el fin de lograr un equilibrio que beneficie a las poblaciones aledañas al río, y a la fauna y flora que habita en los ecosistemas ribereños. Además, el FIAB construyó un parque lineal a lo largo de los 69 km de la cuenca media del río, convirtiéndose en la principal zona de vegetalización en el área del proyecto. Tiene un ancho promedio de 15 metros, consta de un sendero peatonal y de una plantación de 85.389 árboles de diferentes portes y especies, y cerca de 65 mil árboles en la cuenca alta y que son la base para la rehabilitación ecológica de los ecosistemas ribereños afectados por la contaminación del río.

ENS: A comienzos de marzo de este año la cifra global de basura y sedimento sacada del río era de ocho toneladas. ¿La cifra sigue siendo la misma o ha aumentado?

LFS: Con el desarrollo de la adecuación hidráulica de la cuenta alta, en este nuevo tramo de 42 kilómetros se realizó el retiro de cerca de cuatro millones de metros cúbicos correspondientes al material de las secciones de corte de la adecuación, la remoción de los sedimentos y basuras. En total, entre el 2012 y el 2020 (desde que empezó la adecuación hidráulica), se han removido cerca de 12 millones de metros en la cuenca media y alta del río Bogotá.

Navegabilidad

ENS: En noviembre del 2019 el entonces director de la CAR, Néstor Franco, le dijo a este medio que el río ya era navegable entre Soacha y la Universidad de la Sabana. ¿Este avance se ha sostenido o ha progresado?

LFS: La CAR ha adelantado acciones de Adecuación Hidráulica en la Cuenca Media en un tramo de 68 kilómetros y en la Cuenca Alta del río Bogotá, en el sector comprendido entre Puente La Virgen en Cota hasta el lugar denominado Puente Vargas a la altura de la vía Cajicá-Hato Grande, en un tramo de 42 kilómetros.

Estas acciones aumentaron la capacidad del cauce y mejoraron las condiciones hidráulicas, lo que ha permitido habilitar la navegación con fines de seguimiento a las obras y promover las acciones de recuperación ambiental.

Además, en el año 2020 se culminó la construcción de dos embarcaderos en los sectores de la calle 80 y Puente La Virgen, obras complementarias para un futuro plan de navegación del río Bogotá con diferentes fines.

ENS: ¿Cómo avanza el tratamiento de aguas?

LFS: Para el tratamiento de las aguas residuales de Bogotá se desarrollan dos proyectos, asegurando que las aguas de la Planta vertidas al río Bogotá (tras el proceso de tratamiento) contribuyan a su saneamiento. El primero de ellos es la PTAR Salitre, en la cual se tratan las aguas residuales del norte de la ciudad, generadas por más de dos millones de bogotanos, principalmente de hogares, oficinas, colegios y universidades, entre otros. Aunque la Planta, en su proceso final, ayuda al saneamiento del río, también permite la descontaminación de las aguas residuales que capta en la cuenca del río Salitre, humedal Torca y humedal La Conejera.

El segundo es la PTAR Canoas, que tratará el 70% de las aguas residuales generadas por la ciudad y las descargas del municipio de Soacha en el 100%.


Le puede interesar: Consumo de los colombianos superaría los $800 billones


ENS: A comienzos del año la PTAR Canoas ya tenía cierre financiero y recursos. ¿Cuándo comenzará su obra?  

LFS: El proyecto está en proceso de estructuración y acorde a la información aportada por la EAAB-ESP, se espera iniciar la construcción en el 2023. La PTAR Canoas está proyectada en dos fases de tratamiento: tratamiento primario, químicamente asistido, con remoción 50% de carga orgánica y 70% de material en suspensión; y tratamiento secundario con desinfección con una remoción entre 80-85% y tratamiento terciario con el único fin de remover nutrientes y la fracción remanente de carbono.

Ya se cuenta con el diseño de detalle de la Fase II y tratará un caudal medio de 16 m3/s que beneficiará a más de siete millones de personas y generará 2.600 empleos durante la etapa de construcción y 86 durante la etapa de operación.

ENS: ¿Cuánto descontaminará?

LFS: La PTAR Canoas tratará el 70% de las aguas residuales generadas por Bogotá y el 100% de las descargas del municipio de Soacha que drenan al sistema troncal, el cual está conformado por el interceptor Fucha (alto, medio y bajo) que recoge las aguas desde los cerros orientales hasta la desembocadura del río Fucha; también el interceptor Tunjuelo (alto, medio y bajo) que recoge el agua residual desde el punto donde inicia la ciudad en la zona alta de Tunjuelo y termina en la desembocadura del río del mismo nombre.

El agua que transporta el interceptor Fucha conecta en el punto donde finaliza el interceptor Tunjuelo a través del interceptor Fucha-Tunjuelo.

A partir de este punto las aguas son transportadas por el interceptor Tunjuelo-Canoas que va desde la desembocadura del río Tunjuelo hasta el predio donde se construirá la Estación Elevadora de Aguas Residuales de Canoas y la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales PTAR Canoas. Previo a la PTAR se construye la Estación Elevadora de Aguas Residuales de Canoas. Esta obra se desarrolla en la zona suroccidental de Soacha.

ENS: La PTAR Salitre tenía un avance de obra del 94% y estaba en periodo de prueba. ¿Ya comenzó a funcionar?

LFS: Las obras de la ampliación y optimización de la PTAR El Salitre Fase II tienen un avance del 95%. Así mismo, en la primera semana de septiembre de 2021 se iniciaron las pruebas y la puesta en marcha del pretratamiento, decantación primaria, tratamiento biológico y decantación secundaria para un caudal medio diario de 4,7 m3/s.

Adicionalmente, se continúa con las pruebas y puesta en marcha de la línea de lodos (espesado de lodos biológicos, tres digestores anaerobios, el calentamiento de lodos) y para la línea de biogás (el gasómetro, las teas, la motogeneración con gas natural). En la actualidad, los procesos se encuentran en estabilización con el fin de completar la etapa puesta en servicio de la fase II.

Plan de Ordenamiento Territorial

ENS: El POT plantea un Parque Lineal del Río Bogotá y parques del borde para conectar al río con la EEB. ¿Qué piensa de esos dos planteamientos?

LFS: El concepto de Parque Lineal se entiende como una red de espacios que contienen elementos lineales planeados, diseñados y manejados con múltiples objetivos (ecológicos, recreacionales, culturales, de conectividad y estéticos) que son compatibles con el uso sostenible del territorio y como una forma de paisaje urbano útil.

Además de proteger el hábitat natural y los ecosistemas amenazados en la ciudad, brinda protección contra riesgo de inundación, ayuda al control de erosión y mejora la calidad del agua, entre otros beneficios.

La CAR concertó las determinantes y los lineamientos ambientales a tener en cuenta para ser incluidos en el nuevo POT, considerando los proyectos adelantados por la Corporación en el río Bogotá, incluyendo las obras de adecuación hidráulica y el parque lineal, con el fin de que los mismos se integren y se armonicen con la planificación territorial de la ciudad de Bogotá.