SERÁ EL MIÉRCOLES Y PARTICIPARÁ SECRETARIO DE ESTADO BLINKEN
Cumbre de cancilleres por crisis migratoria haitiana

/AFP

CON EL propósito de alcanzar nuevos acuerdos que puedan disminuir la crisis humanitaria ocasionada por una ola de migrantes extranjeros, en su mayoría haitianos, que ingresan por la frontera sur de Colombia y buscan arribar al municipio de Necoclí (Antioquia), para de allí pasar a Panamá y luego recorrer Centroamérica y llegar a México, Canadá y Estados Unidos, cancilleres del continente americano se reunirán el próximo miércoles 20 de octubre.

La confirmación fue de la vicepresidenta y ministra de Relaciones Exteriores, Marta Lucía Ramírez, quien reiteró la necesidad de una mayor cooperación internacional entre los Estados del continente, por cuanto los esfuerzos han sido insuficientes por el desbordado número de migrantes que buscan como destino Norteamérica.

“El Gobierno ha dado toda la asistencia humanitaria posible a estos migrantes, y debe haber en este caso solidaridad humanitaria y corresponsabilidad entre los Estados. Por eso hemos invitado el próximo 20 de octubre a los cancilleres de los países afectados por el tránsito de migrantes”, expresó la funcionaria.

Asimismo, la canciller aseguró que durante esta cumbre se analizarán otros asuntos importantes como una investigación penal a las organizaciones criminales de la zona que se financian del tráfico ilegal de personas. “Consideramos que usar como 'mulas' a estas personas, como se ha denunciado, es una infamia porque son seres humanos altamente vulnerables”, añadió.

Uno de los invitados más importantes de la cumbre es el secretario de Estado de los Estados Unidos, Antony Blinken, quien confirmó su participación del encuentro durante una reunión que sostuvo con la vicepresidenta en la OCDE. También visitará al presidente Duque con el fin de establecer nuevos acuerdos de cooperación comercial y antinarcóticos entre ambos países.

Ramírez mencionó que en la cumbre de cancilleres también estarán sus pares de Chile, Brasil, Guatemala, El Salvador, Canadá, Costa Rica y Panamá.

De acuerdo con el último informe presentado por la ONU, más de 91 mil personas, entre ellos 19 mil niños y niñas, han cruzado este año el Tapón del Darién, la extensa selva que separa a Colombia de Panamá.

Añadió el ente multilateral que 50 personas no pudieron sobrevivir en su tránsito por esta peligrosa zona selvática, por lo que pidió acciones concretas entre países afectados y actores de la sociedad civil “para que se puedan adoptar acciones que permitan la búsqueda e identificación de personas desaparecidas en estas travesías”.

No es un tema nuevo pero se ha venido complicando en los últimos meses. Por ejemplo, Migración Colombia resaltó que durante este año 67 mil migrantes, con nacionalidades distintas a la venezolana, han pasado de manera irregular por el territorio nacional y de estas 90 fueron capturadas por actuar en redes de tráfico.

Asimismo, destacó que el 74,6% de los migrantes ilegales que transitan por el país provienen de Haití, posteriormente se encuentran los ciudadanos de Cuba, con el 7,01%, en tanto los africanos concentran el 1,5%, y cerca del 16,8% de personas asegura ser de otros países.


Le puede interesar: Consumo de los colombianos podría superar los $800 billones


Llamado presidencial

En medio de su reciente visita oficial a Estados Unidos, el presidente Iván Duque había enviado un mensaje de pedido de apoyo y compromiso a los gobernantes del continente, para permitir que los extranjeros ilegales puedan continuar con su trayecto. “Se deben tender canales. Primero de soluciones transitorias en temas de salud, alimentación y seguridad, mientras se determinan soluciones de fondo en su proyecto de migrar hacia otros territorios, muchas veces sin medir riesgos ni consecuencias para mujeres y niños, entre otros”, destacó.

“Este no es solo un tema de Colombia y de Panamá. La situación que se está viviendo con los migrantes haitianos es mucho más grande. La manera en cómo se debe atender la situación tiene que invitar a todos los países de la región, y casi que del hemisferio, debemos actuar de manera responsable”, indicó el mandatario en Nueva York.

Además, el jefe de Estado no descartó la posibilidad de acordar un corredor humanitario más amplio con el gobierno panameño de Laurentino Cortizo en el Tapón del Darién.

No hay que olvidar que en Necoclí permanecen bloqueados no menos de 14 mil migrantes ilegales, en su mayoría haitianos. Si bien hay un acuerdo entre ambos gobiernos para que a diario pasen 500 personas hacia Panamá, cada 24 horas llegan al desbordado municipio antioqueño entre mil y dos mil migrantes más.

Duque pidió, además, que se especifique la política de protección temporal para migrantes por parte de Estados Unidos.

“Es muy importante que haya claridad por parte de los Estados Unidos sobre las ofertas de Estatus de Protección Temporal para ciudadanos haitianos, de tal manera que no se entienda que es una especie de cheque en blanco para todos los migrantes que lleguen a territorio norteamericano, porque así no es”, puntualizó el jefe de Estado.

Washington se mueve

Justo antes de que venga el secretario de Estado para la cumbre de cancilleres y los encuentros con el presidente Iván Duque, la senadora Joni Ernst, junto a los representantes Randy Feenstra y Lisa McClain, todos bajo la representación Republicana, arribaron a Colombia para abordar la ola de migrantes haitianos que buscar llegar hacia su país para mejorar su condición de vida, una situación recurrente en Latinoamérica.

En un comunicado, los congresistas afirmaron que sostuvieron encuentros con la vicepresidenta Ramírez, integrantes del Congreso colombiano, con el director de Migración Colombia, Juan Francisco Espinosa, y el embajador de Estados Unidos en Colombia, Philip Goldberg.

“Durante los últimos días, encabecé una misión de delegación del Congreso a Panamá y Colombia para reunirme con líderes de alto nivel en los países y discutir la seguridad fronteriza de los Estados Unidos y los desafíos de seguridad nacional”, escribió la senadora Ernst en sus redes sociales.


Además lea: Aerolínea Alitalia apaga sus motores tras 74 años volando


Por otra parte, la subsecretaria de Seguridad Civil, Democracia y Derechos Humanos de Estados Unidos, Uzra Zeya, expresó la necesidad de fortalecer el equipo de seguridad para controlar el flujo de migrantes que tratan de llegar hasta Norteamérica.

“Reconocemos que la solución definitiva para reducir de forma sostenible la migración irregular es trabajar con la sociedad civil, el sector privado, los gobiernos y los socios internacionales para impulsar cambios estructurales que permitan combatir la corrupción, mejorar la seguridad y promover el crecimiento económico”, sostuvo la funcionaria, en medio de un encuentro con el mandatario de Panamá.

Cumbre de Defensores

Al mismo tiempo que la cumbre de cancilleres, la Defensoría del Pueblo colombiana también desarrollará una reunión internacional con los Defensores de Iberoamérica en Cartagena, con el objetivo de formar mecanismos de cooperación entre diferentes naciones del mundo “para hacer un frente común ante las políticas contra los migrantes y las diversas violencias que se presentan en contextos de frontera".

El encuentro se llevará a cabo los días 20 y 21 de octubre y contará con la asistencia de funcionarios de Argentina, Brasil, Costa Rica, Ecuador, Haití, Guatemala, México, Panamá, Perú, Bangladesh, Austria, Estados Unidos, entre otros.

Como se ve, esta semana será clave para que se adopten medidas concretas que permitan frenar esta crisis migratoria.