Adiciones al presupuesto 2021: ¿Cuándo, cuánto y de dónde?

Foto archivo Anadolu

Sin ser todavía aprobado por el Congreso de la República el Presupuesto General de la Nación para 2021 –que fue establecido por las comisiones económicas en $314 billones– ha salido a la luz pública la urgente necesidad de realizar adiciones por la desfinanciación en la carta de recursos.

En el Congreso se hicieron sumas y restas y finalmente se llegó a una cifra: el faltante es de $60 billones, es decir casi 5,5% del Producto Interno Bruto, una suma descomunal.

Referente a las adiciones, este es un mecanismo que todos los gobiernos han venido implementando en los últimos años, más que los propios recortes. Por ejemplo, para el presupuesto de este año, aforado en $271,7 billones, con el transcurrir de los meses se le hicieron adiciones de casi $30 billones para quedar finalmente en $303 billones.

Además, estas adiciones generalmente se están haciendo a comienzos de año, por lo que se prevé que sería en el primer trimestre del próximo año que los recursos de más entren a formar parte del PGN.

Se especula que las adiciones llegarían a $60 billones, cifra que ya está manejando el Ministerio de Hacienda.

Descuadre

El descuadre para el 2021 es en varios rubros. Por ejemplo, la directora del departamento de Prosperidad Social, Susana Correa, advirtió que para 2021, la necesidad de recursos para los programas de Ingreso Solidario, Jóvenes en Acción, Colombia Mayor, Familias en Acción y Devolución del IVA, entre otros, aumentará a $10,52 billones, pero el Ministerio de Hacienda planteó un presupuesto de $8,73 billones, es decir, “en el proyecto hay un déficit de $1,83 billones”.

 “Los recursos asignados para la vigencia de 2021 realmente no son suficientes, el presupuesto aumentó sustancialmente, pero también los programas”, comentó.

Específicamente, Correa detalló que “$1,79 billones corresponden a la inversión y $51.122 millones a funcionamiento, este último, representado en sentencias, conciliaciones y gastos generales”.

Se especula que las adiciones llegarían a $60 billones, cifra que ya está manejando el Ministerio de Hacienda.

El programa con mayor falta de dinero será el de transferencias monetarias en Familias en Acción y Jóvenes en Acción, el cual necesita $3 billones y en la distribución habría $2,40 billones, lo que se traduce en un déficit de $614.053 millones.

Asimismo, a pesar de que continúa la inversión en infraestructura social, con un presupuesto de $565.000 millones, ya hay un déficit de $543.687 millones para la terminación de proyectos de reactivación social y productiva, Vivienda de Interés Social (VIS) y rural, entre otros.

Otras cuentas

Sin embargo, el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, hace otras cuentas. Detalló que el Gobierno buscará una financiación con recursos de capital por $123,7 billones, de los cuales $64,1 billones corresponderán a créditos internos y externos, es decir, 51,8% del total de este mecanismo.

“Hay una programación que exige que se repita el mismo monto con el que terminaremos 2020, que son $39,7 billones (32% del total) en préstamos internos. En créditos externos son más de $24 billones (19%) y ese número es bastante menor al que estimamos para 2020 ($37 billones), año en el que se han hecho operaciones altas y no esperamos tener que rehacerlas en 2021”, dijo.

Carrasquilla agregó que también habrá $8,4 billones en excedentes financieros, representados en los dividendos que produzcan las empresas en las que la Nación tiene participación, como Ecopetrol. “Los dividendos disminuyen por la crisis de 2020 y pasarían de $11,4 billones este año a $8,4 billones en 2021, incluyendo las participaciones de diferentes entidades y las utilidades del Banco de la República”, añadió.

Los recursos de capital contienen $12 billones más en enajenación de activos, operaciones que el Gobierno aún no tiene claras. Los rendimientos financieros disminuirán de $2 billones este año a $423.000 millones para 2021, y, finalmente, de $314 billones, el Gobierno propuso $53 billones para inversión.

Sin embargo, los que el ministro de Hacienda créditos internos y externos tienen tanto de largo como de ancho. En materia de deuda externa, el país tiene obligaciones tanto públicas como privadas que llegan al 51,4% del Producto Interno Bruto, es decir que sí hay un margen de acción para estirar este margen hasta el 60%, que es lo que recomiendan los expertos, aunque hay países, como España que ya llevó su deuda a 110,5% del PIB, o Estados Unidos con el 101,8% del PIB, China con el 310%, Reino Unido con el 110,3% del PIB, y la Zona Euro con 100,3% del PIB.

¿De dónde?

¿De dónde saldrán finalmente los recursos? Esta la pregunta del millón, ya que por lo que expresa el ministro Carrasquilla, el país recurriría primordialmente a créditos externos, teniendo en cuenta que puede echar mano de los recursos que aprovisionó el Fondo Monetario Internacional que serían US$11.000 millones, algo así como $40 billones y si a esto se suman otros US$5.000 millones del Banco Iberoamericano de Desarrollo, alrededor de $18,5 billones. Con ello se podrían cuadrar las cifras de los $60 billones en más endeudamiento.

Comportamiento estimado ingresos PGN 2021

Otra alternativa que se baraja es echar  mano de las enajenaciones de activos, teniendo en cuenta que todavía está pendiente el 8,5% de las acciones autorizadas de Ecopetrol por el Congreso de un total del 20%. Pero si el Gobierno sea decide por este mecanismo, los analistas consideran que es un mal momento para vender títulos de la petrolera por la coyuntura de bajos precios.

De acuerdo con los analistas, de los $313 billones de ingresos que espera tener el Gobierno en el 2021, todavía no se sabe cómo se van a conseguir $26,1 billones, aunque todavía hay 18 meses para definirlo, según detallan en los anexos del Presupuesto. Asimismo ocurre con los $12 billones que se esperan obtener por la “disposición de activos”, que contempla también la venta de activos de la Nación.

El viceministro de Hacienda, Juan Alberto Londoño, dijo la semana pasada que para el caso de las enajenaciones de activos y sobre si hay dificultades para venderlos, explicó que “siempre dejamos un rubro de enajenaciones, que no quiere que vayamos a vender ninguna, pero tampoco es decir que no lo vayamos a hacer. Depende de la dinámica que hay en el mercado y si están bien pagas. Uno no saldría a vender una empresa en un momento en el que te la van a pagar mal. Entonces, siempre lo hacemos como una provisión de salir de algún activo, pero no quiere decir que lo vayamos a hacer”.

Dada la discusión, Juan Oviedo, asesor de finanzas públicas del Observatorio Fiscal de la U. Javeriana, alerta que si estos recursos no se pueden conseguir el próximo año, el presupuesto podría quedar desfinanciado y habría que hacer recortes en programas sociales. “Todavía no está claro de dónde se van a conseguir esos recursos y lo más preocupante es que dicen que tienen 18 meses para definir de qué manera los van a conseguir”, agregó.

El llamado

El Banco de la República y la Contraloría, en un debate del PGN, también llamaron la atención sobre estos recursos, pues señalan que todavía no está claro de dónde provienen o si se puedan conseguir el otro año, teniendo en cuenta la coyuntura económica del país. En el caso del ente de control, señalaron que es clave que el Minhacienda aclare la información detallada de los $12 billones de disposición de activos, y los otros $26 billones.

El Banco de la República y la Contraloría, en un debate del PGN, también llamaron la atención sobre estos recursos, pues señalan que todavía no está claro de dónde provienen o si se puedan conseguir el otro año

En cuanto a los recursos de balanceque corresponden a los ingresos provenientes de la liquidación del ejercicio presupuestal inmediatamente anterior, tendrían un crecimiento de 284% al pasar de $3,2 billones en 2020 a 12,3% billones en 2021, dice el documento de la Contraloría que publicó en el debate.

De hecho, la Contraloría explicó que, si se comparan lo que ha pasado en otros años con respecto a la disposición de activos y el rubro de otros recursos de capital, se ve que la ejecución de esos ingresos sigue siendo muy baja, pues en 2018 y 2019 fue de 14% y 0%, respectivamente.