Off the record

Foto archivo El Nuevo Siglo

Tres de La U

En el partido de La U hay voces que consideran que debería insistirse en un acercamiento con el expresidente Juan Manuel Santos o, incluso, tratar de atraer a las toldas de la colectividad a su hijo Martín. También trascendió que algunos parlamentarios son de la tesis de pedir una reunión de toda la bancada con el presidente Duque y la ministra del Interior, Alicia Arango, con el fin de que se pueda definir cuáles proyectos de La U recibirán apoyo directo del Gobierno y el resto de la coalición oficialista. Un último dato: el partido considera que debería revisarse de manera muy detallada el eventual proyecto de reforma laboral que el Gobierno piensa presentar, ya que se teme que “el costo político” de una medida posiblemente impopular lo termine pagando La U, ya que el titular de la cartera de Trabajo, Ángel Custodio Cabrera, es de esa facción.

Ojo a los asesores

El episodio del domingo, cuando en un evento de reconciliación con las víctimas de los disturbios de la semana pasada en Bogotá, se dejó deliberadamente una silla con el nombre del presidente Iván Duque, pese a que el Gobierno nacional había anunciado a la alcaldía de Claudia López que no asistiría y enviaría dos altos delegados, sigue generando reacciones. Por ejemplo, una fuente de la Alianza Verde le dijo a un periodista de EL NUEVO SIGLO que en el Palacio Liévano había que “dejar escuchar” a “algunos asesores muy creativos” que todavía creen que se está en la época de campaña electoral y no “en la tarea de gobernar”. Indicó que, “al final de cuentas”, el tema de la silla con el nombre de Duque eclipsó el mensaje de fondo de la propia Alcaldesa.

Avances

Y hablando de las investigaciones alrededor de los violentos disturbios que dejaron más de una decena de personas muertas, trascendió que las autoridades están tras la pista de algunas cadenas de mensajes en las redes sociales en las que, presuntamente, se esconderían mensajes cifrados y códigos ocultos a través de los cuales se estaría coordinando acciones de vandalismo e incluso más graves. Se trata de una operación de inteligencia informática al más alto nivel en la que los expertos de la Policía e incluso de la Dirección Nacional de Inteligencia ya tienen datos muy certeros sobre la forma en que se comunican y coordinan las células de las milicias del Eln e incluso de las disidencias de las Farc.

Razones

Varios datos sobre el cónclave de la cúpula del partido Farc, el lunes pasado, tras lo cual emitió un comunicado en el que, por fin, admiten que esa guerrilla sí tenía como estrategia de financiación el secuestro. En primer lugar, por fin se impuso la línea de mando que venía insistiendo en que lo mejor era confesar la verdad sin ‘maquillajes’ ni ‘arandelas exculpatorias’. Dos, pesó mucho el temor real de varios jefes desmovilizados a que la JEP efectivamente procediera a dar un ‘golpe de autoridad’ ante las actitudes negacionistas de las Farc sobre sus delitos. Y tres, se sopesó el impacto que todo esto tendría en la próxima campaña electoral de 2022.