Impacto de pandemia en la economía ascendería a $330 billones

Foto ENS

Sin duda, la pandemia desatada por el nuevo coronavirus o Covid-19, ha provocado la peor crisis económica y social en el mundo, por lo que Colombia no fue la excepción. Las cifras que hoy se están evaluando, superan todos los cálculos de analistas y expertos. Solo en el país, el impacto en la economía sería de $330 billones, una suma que supera al Presupuesto General de la Nación (PGN), el cual espera ajustar el Gobierno para 2021 de $317 billones.

El Ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, estimó que los efectos de la pandemia en la economía, podrían estar por el orden de los $330 billones medidos en términos del Producto Interno Bruto (PIB) y en materia del costo en salarios sacrificados en unos $180 billones.

“Si el stop de capital, que es un determinante de la producción futura del país, se deterioró de manera permanente, si la capacidad de nuestra fuerza de trabajo se deterioró permanentemente y si el mercado tuvo pérdidas permanentes, estamos en un escenario negativo adverso”, comentó.

 Agregó que medido en términos de PIB, eso daría más de $330 billones y por salarios sacrificados unos $180 billones, que es una situación muy dramática.

El Ministro de Hacienda reconoció que la crisis es muy compleja al punto que la economía, en el segundo trimestre del año, presentó su peor resultado en la historia del país.

Ratificó que la economía colombiana en el 2021 podría tener un rebote cercano al 6,6%, luego de superados los efectos adversos de la pandemia del Covid.

Las cifras

Por otra parte, en el manejo de diferentes cifras y fuentes sobre cuál es la verdadera cifra de los recursos que se han destinado para atender la pandemia, desde el punto de vista de atención a la población más vulnerable, al desempleo, a las empresas, a la salud y otros rubros, el Gobierno ha dicho que esa suma alcanza los $117 billones pero no se tiene cómo ha sido esa distribución rubro por rubro o sector por sector que es lo que han venido reclamando analistas y la opinión pública.

Recientemente, el presidente Iván Duque, dijo que desde el principio de la emergencia por la pandemia, el Gobierno nacional ha tenido como prioridad apoyar a la población más vulnerable y para ello se crearon programas sociales, a la vez que se reforzaron los existentes, con lo cual se han beneficiado a más de 29 millones de colombianos.

El Mandatario se refirió a los giros extraordinarios de Familias en Acción, Jóvenes en Acción y el programa Adulto Mayor, así como a la creación del Ingreso Solidario, que llega a cerca de 3 millones de colombianos, además de la devolución del IVA, que favorece a más de un millón de familias. 

También citó los recursos para los colombianos que quedaron desempleados, los mercados entregados a la población vulnerable y a la residente en sitios remotos, además de los refuerzos alimenticios y nutricionales, especialmente para los niños.

“Total, al hacer el balance, vemos que 29 millones de colombianos se han beneficiado de todos esos programas sociales, que los hemos contemplado, acelerado y fortalecido para proteger a muchas de las familias más vulnerables”, expresó.

Balance social

Con Ingreso Solidario se han beneficiado más de 2,9 millones de hogares con un giro mensual, por primera vez en la historia del país. Por su parte, el Gobierno ha desembolsado más de $2,5 billones en cuatro giros, que también les llega a personas que no estaban en ningún programa social. 

Mientras tanto, Familias en Acción lleva tres giros ordinarios y extraordinarios entregados a más de 2,6 millones de hogares, con una inversión de $1,9 billones. A su vez, durante este mes se está distribuyendo el cuarto giro.

A su vez, Jóvenes en Acción ha respaldado en medio de la pandemia a más de 290 mil estudiantes de educación superior con giros en los cuales se invirtieron más de $543 mil millones. 

Mientras que Colombia Mayor ha cubierto a más de 1,6 millones de personas. Se está entregando el sexto giro de este programa que ha tenido una inversión superior a $281 mil millones. 

En cuanto a la devolución del IVA, con esta medida se continúa apoyando a los hogares con mayores carencias en el país con una transferencia monetaria a quienes hacen parte de los programas Familias en Acción y Colombia Mayor. Un millón de hogares han recibido tres veces el giro con una inversión que supera los $225 mil millones. 

Adicionalmente, las familias más vulnerables han sido atendidas con iniciativas como Ayudar Nos Hace Bien, campaña lanzada el 25 de marzo por la primera dama de la Nación, María Juliana Ruiz, el cual ha beneficiado a más de 4 millones de personas en condición de vulnerabilidad con más de 920 mil mercados en todo el territorio nacional. 

Entre tanto, Colombia está contigo, iniciativa del Ministerio del Interior, ha entregado 1.051.249 mercados en los 32 departamentos del país, beneficiando a más de 4 millones de personas.

Por su parte, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) ha entregado 8.053.113 canastas alimentarias a la niñez, entre los 0 y 5 años. 

Además, se han invertido $28.922 millones en canastas nutricionales, a la vez que se han destinado 11.267 toneladas de Bienestarina a niños en riesgo de desnutrición y madres gestantes con bajo peso.

La Contraloría

De otra parte, la Contraloría General de la República (CGR) señala que en por los menos 10 puntos del PIB podría crecer la deuda pública de Colombia. Así lo advirtió el contralor, Carlos Felipe Córdoba, al exponer los costos que trae consigo la pandemia del Covid-19. 

En un foro sobre, ¿cuánto le está costando la pandemia a la Nación?, convocado por la CGR, el Contralor habló de los enormes costos económicos y sociales que ha significado esta emergencia. Según el alto funcionario, la declaratoria de emergencia sanitaria, así como de dos económicas y sociales, suponen fuertes restricciones al aparato productivo, que a su vez han dejado unas secuelas necesariamente preocupantes. 

“Es posible que suframos un retroceso de 10 años en el avance logrado en temas como la distribución del ingreso, la mejora en los índices de empleo formal. Los sectores más vulnerables, así como las empresas medianas y pequeñas se verán sensiblemente afectados”, indicó. 

A esto se suman otras dos previsiones negativas: la caída de la economía este año será del 5,5%, de acuerdo con las estimaciones del propio Gobierno, a la vez que las finanzas del Gobierno Central Nacional terminarán con un déficit de 8,2% en el PIB. 

 Un millón de hogares han recibido tres veces el giro con una inversión que supera los $225 mil millones. 

A todo esto, se añaden los empleos perdidos por estos meses de emergencia y cuarentena; según el DANE, la tasa de desempleo a julio, a nivel nacional, fue del 20,2%. Esto equivale a 4 millones 559 mil colombianos desempleados. 

Las personas que quedaron inactivas laboralmente desde marzo hasta julio suman 2 millones 717 mil, quienes por diversas razones dejaron de buscar empleo. 

Por su parte, Fedesarrollo estima que el número de pobres en Colombia aumentará en 5,5 millones para 2020, lo que para el Contralor significa un retroceso enorme en los indicadores sociales que mostraban avances muy significativos durante la última década. 

Recursos para la pandemia en Colombia

Pobreza

Otra cifra preocupante mencionada por el Contralor Carlos Felipe Córdoba, señala que según el DANE, la pobreza monetaria en 2018 fue del 27%, es decir, 13 millones 73 mil personas. El Marco Fiscal de Mediano Plazo 2020 la calcula en 32,1% y la Cepal en el 32,5%, con lo cual este flagelo aumentará en 5 puntos porcentuales. 

Sobre el incremento sustancial que tendrá el nivel de la deuda pública, el Contralor explicó que el cálculo de un crecimiento de por los menos 10 puntos del PIB, tiene como base el análisis sobre la manera como se afectarán los límites señalados inicialmente por el Marco Fiscal de Mediano plazo. 

Por otra parte, un informe realizado por el Observatorio Fiscal de la Pontificia Universidad Javeriana en el que se hizo un análisis sobre el uso de los recursos del Gobierno nacional para atender la pandemia desencadenada por el nuevo coronavirus, concluyó que “es difícil conocer la magnitud concreta de los recursos efectivamente destinados para la atención”.

El Ejecutivo ha manifestado públicamente que han sido destinados $117 billones para la atención de la emergencia (aproximadamente un 11% del PIB). Sin embargo, advierte este análisis que “no hay cuentas claras con respecto a cómo se han utilizado y, sobre todo, hay una ausencia total de un plan concreto de gasto, peso por peso, de estos billonarios recursos”.
El presidente de la República, Iván Duque, dijo que el Gobierno ha buscado mantener una combinación de herramientas entre aportes, liquidez y otros que pueden sumar más del 11% del PIB. “Es una combinación hecha con inteligencia, precaución y pensando en la sostenibilidad de estas medidas dado que es incierto cuánto tarda el desarrollo de un tratamiento para el virus”, dijo.

El paquete

Asimismo, el Jefe de Estado ha reiterado que en ese paquete de ayudas del Gobierno se destacan decisiones como una línea de crédito con 90% de garantía para proteger las nóminas de las empresas.

Sin embargo, el informe del Observatorio advierte frente al uso de recursos públicos para manejar la pandemia que “no hay un mecanismo institucional centralizado, claro y detallado en el que se exponga la magnitud de los recursos empleados, sus fuentes de financiación y destinación específica”.
Además, al hacer el estudio de decretos y resoluciones -señala este documento- solo se ha encontrado información “de una pequeña parte de los recursos que el Gobierno dice haber destinado a la emergencia social y económica”.

El ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, dijo que el impacto de la pandemia en la economía “es dramático”. 

De acuerdo con las estimaciones hechas por el Observatorio de la Javeriana, del 11% del PIB que el Gobierno afirma destinar para la atención de la pandemia, “en realidad el 6% son garantías de créditos, no recursos gastados en atención a la emergencia”.

Recursos

Por otra parte, el análisis muestra que la fuente que realmente puede constituirse como un gasto, son los recursos contenidos en el Fondo de Mitigación de Emergencias (FOME) los cuales equivalen a cerca del 2,4% del PIB.

En cuanto a la atención de salud, si bien, el Gobierno había anunciado recursos por cerca de $7,1 billones, el estudio muestra que “las resoluciones oficiales registran transferencias de apenas $0,96 billones al Ministerio de Salud y al Instituto Nacional de Salud”.

Asimismo, los expertos del Observatorio Fiscal consideraron que es un hecho poco pertinente haber sumado a los gastos de atención de la pandemia cerca de $60 billones que están relacionados con garantías de créditos. “No son recursos gastados en atención a la emergencia, sino que únicamente se pagarán en caso de que quienes obtienen el crédito, incumplan con sus compromisos”.

De acuerdo con Luis Carlos Reyes, director del Observatorio Fiscal, al analizar la transparencia en la inversión de los recursos públicos provenientes del FOME, dice que hasta mediados de agosto de este año, este fondo de $25,5 billones recibidos, solo ha gastado el 29% en los sectores salud, transferencia a programas sociales, subsidios a la nómina, entre otros.

“Es posible que suframos un retroceso de 10 años en el avance logrado en temas como la distribución del ingreso”: Contralor

Cuentas simples

Luis Fernando Mejía, director de Fedesarrollo, explica que hay una mezcla de lo que son gastos del Gobierno y erogaciones presupuestales con eventuales garantías. Por lo tanto, no todo es gasto fiscal; pues, por ejemplo, el Gobierno tendrá que correr solo con la parte que se siniestra, en el caso de las garantías. En otras palabras, aún es prematuro hacer estimaciones al respecto.

"Nosotros hacemos las cuentas más simples sin incluir ese tipo de operaciones y nos dan en línea con lo que dijo el FMI: las fuentes están en $28,9 billones, lo que representa 2,8% del PIB", agregó Mejía.

Esto se acerca a la cifra a la que llega el viceministro de Hacienda, Juan Alberto Londoño, quien ha explicado que en resumen, el Gobierno ha destinado un gasto fiscal cercano a $30 billones para enfrentar la pandemia, de los cuales la principal fuente de recursos será el FOME, fondo que a su vez fue capitalizado con recursos del Fondo de Ahorro y Estabilización, así como del Fonpet.