Bogotá estrenó laboratorio en red hospitalaria pública para covid

Archivo El Nuevo Siglo

El Instituto Nacional de Salud (INS) le dio el aval, para que entrara en operación, al laboratorio clínico del Hospital Simón Bolívar, el cual procesará 32 pruebas diarias y se prevé que el análisis tarde tan solo 45 minutos para que puedan ser reportadas el mismo día de la toma.

Convirtiéndose en el segundo laboratorio de la red hospitalaria pública que va a colaborar con el procesamiento de pruebas diagnósticas PCR en Bogotá, con este nuevo centro ya son 37 los laboratorios habilitados para el procesamiento de este tipo pruebas en la Capital, lo que es clave para la atención oportuna del Covid-19, pues es gracias a la realización de pruebas que se pueden hacer los cordones de contagio y de esta manera, evitar la propagación.

Con este aval, la Subred Integrada de Servicios de Salud Norte a través del laboratorio clínico ubicado en el Hospital Simón Bolívar inició con el procesamiento de pruebas diagnósticas para detección del SARS - Cov2, por la metodología de PCR (Multiplex Filmarray), a partir de este lunes. 

El pasado 21 de agosto, el INS le dio el aval a este laboratorio para ser colaborador en el procesamiento de pruebas para la detección de 27 patógenos y agentes causales de varias enfermedades como meningitis, neumonía, infecciones y enfermedad gastrointestinal, además de enfermedades respiratorias, incluyendo Covid-19.

A través de esta tecnología se pueden realizar pruebas simultáneas para microrganismos como bacterias, virus, gérmenes y parásitos. En sus cinco paneles se pueden analizar diferentes tipos de muestras de materia fecal, sanguíneas, punción lumbar, entre otras.

El análisis de las pruebas tarda tan solo 45 minutos, con un alto porcentaje de confiabilidad, garantizando la entrega de los resultados a los pacientes el mismo día de la toma. La capacidad máxima de procesamiento de este laboratorio es de 32 pruebas diarias y serán autorizadas bajo criterio médico.

En las infecciones el tiempo es oro, esto va a reducir morbimortalidad en nuestros pacientes, vamos a poder ofrecer tratamiento antibiótico oportuno y, lo mejor de todo, el que no necesite antibiótico no se le suministrará, con el fin de evitar la generación de resistencia a medicamentos que no requiere el paciente”, explicó el lunes Hugo Páez Ardila, infectólogo de la Subred Norte.