¿Cuál fue la cirugía que le practicaron a Mockus?

El Nuevo Siglo
Para reducir los movimientos anormales del Parkinson se escogió un tratamiento que no puede ser usado en cualquier paciente

__________

Hace 9 años el senador y excandidato presidencial Antanas Mockus anunció que padecía la enfermedad de Parkinson. Desde entonces, algunos síntomas se han acentuado, al punto de causar cierta preocupación entre sus electores por el estado de su salud. 

Por esta razón, y tras varias semanas de ausencia, el senador el senador de la Alianza Verde, apareció el pasado 19 de septiembre en un vídeo en sus redes sociales en el que se puede evidenciar una notable recuperación de su estado de salud, luego de haber sido operado por el Instituto Latinoamericano de Neurología y Sistema Nervioso (ILANS)

Se le practicó una  “Estimulación Cerebral Profunda”, en el que se usaron electrodos direccionales de última generación en el cerebro para lanzar estímulos que combaten los movimientos anormales producidos por el Parkinson.

“Dentro den nuestro programa para manejo de movimientos anormales, ofrecemos este tipo de solución quirúrgica con resultados altamente efectivos”, destacó la doctora Martha Oyuela, vicepresidenta de Salud en Khiron. 

La doctora Oyuela también aclaró que solamente dos de cada 10 personas que padecen esta enfermedad son candidatos para ser intervenidos. “Para avanzar en este procedimiento realizamos un acompañamiento desde todos los frentes. Este es solo un inicio en el proceso de recuperación de Antanas”, resaltó. 

Para practicar la cirugía, los pacientes deben llevar más de 5 años con la enfermedad, presentar fluctuaciones severas en la manifestación de los síntomas o que no puedan ser controlados con medicamentos, no tener deterioro cognitivo, no tener alteraciones psiquiátricas y ser menores de 75 años. No todas las personas que presentan esta enfermedad son aptas para realizar la cirugía.

Cabe aclarar que la intervención no reemplaza los medicamentos. Si bien en algunos casos reduce el consumo, no anula el uso de estos. De igual modo, el tratamiento de esta enfermedad requiere un acompañamiento especializado que brinde desde diferentes enfoques, un cuidado personalizado para cada paciente.

Aunque la enfermedad continúa avanzando, los pacientes que logran ser aptos para este procedimiento estabilizan sus síntomas, garantizando que los efectos de los medicamentos sean más estables, y prolongando sus beneficios hasta por 10 años. Si bien hay una mejoría significativa en la calidad de vida, este es un mal progresivo que con el tiempo puede generar nuevos cuadros por lo que el seguimiento adecuado será clave para garantizar el éxito del tratamiento.