GREMIOS AFIRMAN QUE PERDERÁN
Rifirrafe por impuesto a bebidas azucaradas

Foto archivo

La discusión por colocar impuesto del 20% a las bebidas azucaradas como consecuencia de los niveles de obesidad y enfermedades relacionadas, aumentó ante las posiciones encontradas entre el Gobierno y los empresarios.

Si esta iniciativa avanza en el Congreso, las bebidas azucaradas aumentarían entre 50 y 300 pesos.

El Gobierno ha insistido que la medida es positiva, ya que las bebidas azucaradas son en buena medida una de las principales causas de obesidad entre los colombianos.

La firma Kantar aseguró en un estudio que el 98% de los hogares en Colombia destinó a la compra de bebidas azucaradas $292.000 en el último año, móvil a junio 2016. De ese total, el 37% va a gaseosas (categoría de mayor gasto, (seguida por yogurt con un 20%, jugos industrializados y chocolate de mesa con un 15%, refrescos en polvo con un 7% y en último lugar maltas con un 5% de gasto.

Sin embargo, de acuerdo con el DANE, el 4,1% del gasto de los hogares colombianos es destinado a la compra de bebidas azucaradas.

En 2014 el subsector de bebidas representó el 5,9% del total de la producción manufacturera del país, de las cuales el 48,3% corresponde a bebidas no alcohólicas y aguas minerales.

Reacciones

De un lado, Educar Consumidores, entidad a favor del impuesto, asegura que esta medida es más “efectiva” para controlar el consumo de estos productos y disminuir los problemas relacionados con la obesidad.

Santiago López, director de la Cámara de bebidas de la ANDI, aseguró que en caso de aprobarse dicho impuesto, los más perjudicados serán los estratos 1, 2 y 3.

Además, el dirigente aseguró que de acuerdo con un estudio presentado por el exministro de Salud, Mauricio Santamaría, estos productos no son la principal causa de dicha enfermedad entre la población.

Así mismo para el Minsalud, se trata de atacar un problema de salud pública que afecta a uno de cada seis niños: el sobrepeso. Pero de paso, la medida podría aportar 1,8 billones de pesos que ayudarían a financiar al sector salud, cuya demanda de recursos, por efectos de más gente enferma, es cada vez mayor.

De otro lado, el estudio contratado por la ANDI reveló que imponer un IVA de 5% a las bebidas azucaradas representaría una disminución en el recaudo de las mismas cercano a $41.700 millones, es decir, 4,3% menos.

La ANDI advirtió que si dicho impuesto fuera de 10%, el recaudo caería 8,5%, si fuera de 15% disminuiría en 12,8% y si se impusiera un IVA de 20% el recaudo de impuestos por bebidas azucaradas caería 17%.

Por su parte, Mauricio Santa María, gerente de EConcept, explicó que con un IVA de 20% adicional sobre las bebidas azucaradas, el recaudo llegaría apenas a 0,13% del PIB nacional, es decir, cerca de $700.000 millones.

Santa María también advirtió que la recaudación por impuesto CREE a las empresas productoras caería en $8.000 millones con un IVA de 5% adicional sobre dichas bebidas.

Por su parte, el presidente del Sindicato Nacional de  Bebidas, Carlos Alfonso Ortiz, sostuvo que de llegarse a imponer este impuesto se perderían más de 12 mil puestos de trabajo.

Según Ortiz, de  manera directa la industria tiene cerca de 50 mil empleos y de manera  indirecta 200 mil, “y si se aplica este impuesto se van a perder más de 12 mil empleos directos y 40 mil de manera indirecta”. Advirtió también que “el pueblo no aguanta más impuestos y los consumidores son los que van a asumir estos costos, generando más desempleo”.

De otro lado, Eriberto Moya, presidente Nacional de Sintra Gaseosas dijo que, “como organización sindical rechazamos el proyecto de ley que busca un impuesto para las bebidas azucaradas, esto no solo afectaría a los trabajadores, sino también a la población en general con los altos costos”.

Moya sostiene que este impuesto no reducirá la obesidad, pero sí golpeará el bolsillo de los colombianos. “No compartimos que con este impuesto se combata la obesidad, ya que hay más productos que generan esto, no solo las bebidas azucaradas. Si se llega a poner este impuesto, nos estaríamos enfrentando a despidos masivos porque la producción disminuiría”.

Mientras que, el presidente de Fenalco, Guillermo Botero, advirtió que si se sigue el supuesto del ministro de Salud, Alejandro Gaviria, de recaudar $1,7 billones anuales por impuesto a las bebidas azucaradas, dicho tributo sería de entre 20% y 30%.

Fenalco realizó un estudio con los tenderos y pequeños productores del país, que reveló que el 86,5% de los consultados considera que el impuesto a las bebidas azucaradas aumentaría el precio de las bebidas azucaradas.

El 66% de los encuestados también se mostró en desacuerdo con la afirmación del Ministerio de Salud de que este impuesto busca disminuir la obesidad y el sobrepeso de los colombianos.

De acuerdo con el estudio de Fenalco, el 87,9% de los tenderos considera que el impuesto a las bebidas azucaradas tiene una intención únicamente tributaria y no de proteger la salud de los colombianos.

La carta

De acuerdo a la carta que enviaron unos académicos estadounidenses  dirigida para “aquellos a quienes les interese en Colombia”, los estudiosos aseguraron que “como líderes de los estudios sobre las causas de la obesidad y las enfermedades relacionadas como la diabetes, nos dirigimos a afirmar que la ciencia del rol de las bebidas azucaradas (SSB) es clara; el exceso de consumo de azúcar es la mayor causa de la obesidad y sus enfermedades relacionadas. Por tanto, expresamos nuestro firme apoyo a la tributación de las bebidas azucaradas como una medida y parte de un programa más amplio para abordar estas cuestiones altamente de manera efectiva”

 

Argumentos de peso

• El exceso de consumo de azúcar es una de las principales causas de la obesidad y sus enfermedades relacionadas, el consumo de azúcar aumenta el riesgo de diabetes, daño hepático y renal, enfermedades del corazón, y algunos cánceres.

• La Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Fondo Mundial para la Investigación del Cáncer han publicado directrices expresando que las personas deben consumir no más del 10% del total de calorías de azúcar añadida, y preferiblemente menos del 5%.

 • El consumo de SSB también está relacionado con la desnutrición. En muchos países de América Latina y África, los niños consumen bebidas azucaradas como un alimento de destete, que tiene como efectos adversos la desnutrición y retraso en el crecimiento estándar. 16,17  bebés tienen un mayor riesgo de convertirse en obesos y diabéticos.

• Las ventas de bebidas azucaradas están aumentando a un ritmo más rápido en Colombia que en cualquier otro país de América Latina.

• Los impuestos SSB son un gana-gana para los gobiernos, ya que reducen el consumo de SSB al tiempo que aumenta los ingresos.

• En Colombia, si un impuesto SSB del 20% se lleva a cabo por parte de la industria de las bebidas, se espera que las compras de bebidas azucaradas se reduzcan en un 23,4% y los ingresos del Gobierno son estimaciones a un aumento de $1.350 millones de pesos colombianos (450 millones de dólares) por año en los primeros 3-5 años en promedio.

• Además de reducir significativamente el consumo de bebidas no saludables, impuestos SSB también aumentan el consumo de bebidas más saludables, como agua y la leche.

• Los impuestos SSB son particularmente eficaces para reducir el consumo y mejorar la salud de los consumidores de menores ingresos, porque este grupo es más sensible a los aumentos de precios.