Cómo prevenir y tratar las manchas de la piel del rostro

Cuidados Bio-oil

El rostro es una de las zonas del cuerpo más sensibles a la aparición de manchas. Ya sea por el paso de los años, por haber tomado el sol sin protección, por cambios hormonales, por el uso de determinados medicamentos o por factores genéticos.

"Cuando hablamos de manchas nos referimos a un cambio en la coloración de la piel sin engrosamiento, elevación o descamación de la misma; es decir, la piel sigue plana en ese sitio y lo que ha cambiado es el color. Cuando son menores de un centímetro se denominan máculas y cuando son mayores de ese tamaño se llaman manchas", explicó el doctor Javier Pérez Díez.

Hay una serie de recomendaciones que Cuidados Bio-oil pone a disposición para ayudar a prevenirlas:

Rutina facial diaria: mantener siempre la cara limpia e hidratada. En la rutina de día y de noche se recomienda exfoliar regularmente la piel para eliminar células muertas y favorecer su renovación.

El sol: se debe usar una crema facial con factor de protección solar de forma habitual. Siempre, todos los días del año, y aunque el día esté nublado.

Maquillaje con fotoprotección: existen cada vez más marcas de cosmética que ofrecen productos de maquillaje con protección solar.

Evitar la exposición al sol durante las horas en que los rayos solares son más dañinos.

La mayoría de las manchas o hiperpigmentaciones por melanina pueden ser tratadas con cremas, peelings químicos, IPL o láseres tipo Q-switched o de Picosegundos.


Le puede interesar: “Tipo, lito, calavera”: visión panorámica del diseño gráfico en el país


Cosméticos

Respecto a los ingredientes cosméticos más efectivos para el tratamiento de las manchas, el Javier Pérez Díez sugiere:

- Retinol, aumenta el recambio de la piel y produce una exfoliación química al tiempo que reduce la producción de pigmento.

- Ácido ascórbico o vitamina C. En una concentración mínima del 10%, además de ser un potente antioxidante también produce un aclaramiento de la piel, mejorando el brillo y ayudando a la eliminación de las manchas

- Ácido glicólico. Es un exfoliante químico que en concentraciones adecuadas puede ser usado en casa ayudando a mejorar la calidad de la piel y aclarando las zonas con manchas.

Estas sustancias solas o asociadas con despigmentantes tipo hidroquinona o ácido kójico producen el aclaramiento de la piel y la desaparición de las manchas solares.

Para eliminar las manchas más rebeldes, es decir, más profundas o más complejas, hay que recurrir a tratamientos médicos como:

- Peelings químicos: remueven las capas superficiales de la piel y con ella la mancha; hay que conocer, por lo tanto, la profundidad de la mancha para hacer un peeling que llegue hasta ese estrato.

- IPL (luz intensa pulsada). Es un tratamiento altamente efectivo y poco agresivo ya que es muy selectivo por la melanina. La luz puede atravesar la piel y solo hacer el efecto deseado a nivel de la mancha, con lo cual la recuperación es muy rápida y no sufre el periodo de descamación asociado con los peelings; además, es versátil y se puede combinar para eliminar otro tipo de problemas o de manchas, como por ejemplo las vasculares.

- Láseres pigmentarios. Los específicos para manchas como el Q-switched, el láser de Picosegundos o el Alejandrita, permiten actuar sobre manchas mucho más complejas o profundas, siendo muy selectivos en la eliminación de los pigmentos a cualquier nivel.

La recuperación es inmediata, pudiendo hacer vida normal prácticamente desde el primer día, pero hay un requisito a tener en cuenta a la hora de someterse a estos tratamientos: no estar bronceado.

¿Las manchas eliminadas pueden volver a aparecer? "Si mantenemos un adecuado cuidado de la piel, utilizando todo el año alta protección solar, es improbable que vuelvan a aparecer", explica el experto, matizando que "es posible que, con el tiempo, puedan aparecer otras nuevas, sobre todo si se mantienen los factores que dieron origen a las primeras".