A punto de lanzarse detector de gases de efecto invernadero

Fotos NASA/JPL-Caltech

Un espectrómetro de imágenes de última generación, que medirá los gases de efecto invernadero metano y dióxido de carbono desde el espacio, está cerca de ser lanzado.

Diseñado y construido por el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en el sur de California, este instrumento científico será parte de un esfuerzo liderado por la organización sin fines de lucro Carbon Mapper para recopilar datos sobre las emisiones de fuentes puntuales de gases de efecto invernadero.

Construido en torno a tecnologías desarrolladas para campañas aéreas y misiones espaciales de la NASA, el espectrómetro de imágenes Carbon Mapper proporcionará datos específicos sobre los “superemisores”, el pequeño porcentaje de fuentes individuales responsables de una fracción significativa de las emisiones globales de metano y dióxido de carbono.

El instrumento es un espectrómetro de imágenes avanzado que mide cientos de longitudes de onda de luz reflejada por la superficie de la Tierra y absorbida por los gases en la atmósfera del planeta. Diferentes compuestos, incluidos el metano y el dióxido de carbono, absorben diferentes longitudes de onda de luz, dejando una “huella” espectral que el espectrómetro de imágenes puede identificar. Estas huellas dactilares infrarrojas, invisibles para el ojo humano, pueden identificar y cuantificar fuertes emisiones de gases de efecto invernadero y acelerar posibles esfuerzos de mitigación.

El espectrómetro llegó el 12 de septiembre a Planet, donde se integrará durante los próximos meses en un satélite Tanager diseñado por la empresa. El lanzamiento está previsto para principios de 2024.

Antes de abandonar el JPL, el espectrómetro pasó por una serie de pruebas críticas para garantizar que pudiera soportar los rigores del lanzamiento y las duras condiciones del espacio. Los ingenieros sometieron el espectrómetro a intensas vibraciones similares a las que soportará sobre un cohete que se pone en órbita, así como a las temperaturas extremas que experimentará en el vacío del espacio.



También hubo una oportunidad de utilizar una muestra de metano para probar el instrumento completo mientras estaba en una cámara de vacío en el JPL. La prueba fue exitosa y el espectrómetro de imágenes produjo una huella espectral clara del metano.

“Estamos encantados de ver la calidad excepcional de la firma espectral del metano registrada. Esto es un buen augurio para las próximas mediciones espaciales”, dijo Robert Green, científico de instrumentos del JPL.

“Esta entrega es un paso muy emocionante para nosotros, ya que nuestro equipo ahora puede comenzar la etapa final en la integración de satélites”, dijo Jeff Guido, director senior de nuevas misiones de Planet. “Este hito es un excelente ejemplo de las formas innovadoras en que el gobierno, la filantropía y la industria pueden aprovechar las fortalezas de cada uno para construir una capacidad excepcional que tenga potencial de impacto global”.

El nuevo satélite es parte de un esfuerzo más amplio de Carbon Mapper para estudiar el mundo en busca de emisiones puntuales de metano y dióxido de carbono. Ese esfuerzo incluye el uso de mediciones proporcionadas por un instrumento que ya está en órbita:  la Investigación de la Fuente de Polvo Mineral de la Superficie Terrestre de la NASA , o EMIT, un espectrómetro de imágenes desarrollado por el JPL e instalado en la Estación Espacial Internacional. Planet está construyendo un segundo espectrómetro de imágenes en colaboración con el JPL. Los equipos seguirán trabajando codo a codo para ofrecer estas nuevas capacidades de medición de gases de efecto invernadero.

Carbon Mapper es una organización sin fines de lucro enfocada en facilitar acciones oportunas para mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero. Su misión es llenar los vacíos en el ecosistema global emergente de sistemas de monitoreo de metano y dióxido de carbono mediante la entrega de datos a escala de instalación que sean precisos, oportunos y accesibles para potenciar la toma de decisiones y la acción con base científica. 

La organización lidera el desarrollo de la constelación de satélites Carbon Mapper con el apoyo de una asociación público-privada compuesta por Planet Labs PBC, JPL, la Junta de Recursos del Aire de California, la Universidad de Arizona, la Universidad Estatal de Arizona y RMI, con financiación de High Tide Foundation, Bloomberg Philanthropies, Grantham Foundation for the Protection of the Environment y otros donantes filantrópicos.