Barichara despliega su cartelera para el Festival de Cine Verde

Foto cortesía

La fiesta alrededor del séptimo arte y el medio ambiente, el Festival de Cine Verde de Barichara, Festiver, inicia su undécima edición que contará con 70 títulos entre largos y cortos documentales, de ficción y animación, así como series, provenientes de cerca de 20 países, que fueron seleccionados entre 180 obras recibidas.

Muchas sorpresas agradables se han llevado a lo largo de este año Nórida Rodríguez y Toto Vega, los organizadores del reconocido Festival de Cine Verde de Barichara, quienes recibieron con los brazos abiertos la solicitud de películas de más de 20 países para participar en una nueva edición del más reconocido festival de cine ambiental de Colombia, Festiver, que se realizará desde el 16 hasta el 19 de este mes.

“Estábamos preparados para tener una selección muy pequeña ya que pensamos que por el encierro la gente no había podido rodar y que tampoco habían tenido los recursos económicos para hacer postproducción, sin embargo, nos llegaron cerca de 180 obras de 20 países. Las que fueron elegidas para hacer parte de la selección oficial, podrán verse en https://online.festiver.org/peliculas/”, asegura Nórida Rodríguez.

La actriz cuenta que en la programación también habrá películas invitadas, entre ellas, la cinta más reciente del director Yann Arthus-Bertrand. “Diez años después de Home (2009), este cineasta mira atrás, con Legacy, su película más personal y que habla de su compromiso de cincuenta años con el medio ambiente. El fotógrafo cuenta la historia de la naturaleza y del hombre, revelándonos un planeta que sufre por el daño ecológico causado por el hombre, pero también propone soluciones y nos invita a reconciliarnos con la naturaleza”. Además, en esta edición y por primera vez en la historia de Festiver, las series harán parte de la programación.

Por su parte, Toto Vega explica que esta será una edición híbrida, pues, aunque la mayoría de las películas podrán verse vía online, también habrá actividades presenciales, como una siembra de árboles en la Reserva Ernesto Jiménez, que se realizará con el apoyo de la Agencia Francesa de Desarrollo y la Fundación Montechico.


Además lea: ‘Periódicos de ayer’, un viaje por la prensa y el arte latinoamericano


“Aunque muchos eventos continúan realizándose este año de manera online, decidimos irnos con una versión híbrida ya que tener una programación 100% online resulta agotador tanto para el equipo como para el público, así que pensamos en hacer algunas proyecciones presenciales controladas, acogiéndonos a los protocolos de seguridad de Santander y de Barichara que son muy estrictos, pero gracias a los cuales el municipio no ha llegado a estar en alerta roja por covid-19”, afirma Toto.

Siguiendo su firme objetivo de activar culturalmente la región, y teniendo también como prioridad aportar desde el festival a la activación económica de Barichara, esta edición del festival se realizará desde el corazón de uno de los municipios más bellos de Colombia.

“Obviamente no es un festival como tantos que hemos realizado, porque no tendremos muchos eventos presenciales, pero la programación estará abierta gratuitamente al público de Barichara y a los turistas que quieran asistir y como siempre el festival contará con una agenda académica online que incluye actividades de formación cinematográfica y ambiental para adultos y niños”, agrega Nórida.

Toto va aún más allá y hace una promesa a quienes durante una década han respaldado esta iniciativa que combina el cine y el cuidado del medio ambiente: “El día que volvamos 100 por ciento a la presencialidad tendremos muchos invitados y muchos eventos para compensar este tiempo de restricción, pero la labor que tiene el festival de crear conciencia, educar, sensibilizar y promover contenidos ambientales verdes la seguimos cumpliendo”.

Finalmente, los organizadores destacan que el sitio web del festival, en el que han estado trabajando para hacerlo más amigable con los visitantes, se renueva y ahora tiene una unidad con la plataforma que crearon el año pasado, con la tecnología y el espacio necesarios para poder desarrollar todas las actividades que hacen parte de la programación.