Margarita Cabello, de ministra a primera Procuradora

Foto Ministerio de Justicia

El próximo jueves Margarita Cabello Blanco será elegida por la plenaria del Senado como la primera mujer Procuradora General en Colombia. Tras ser postulada por el presidente Iván Duque el pasado 14 de agosto para integrar la terna de la cual debe salir el sucesor o sucesora de Fernando Carrillo, que termina su periodo en enero de 2021, la entonces Ministra de Justicia logró en un tiempo récord que las bancadas de los principales partidos oficialistas e independientes le anunciaran su respaldo.

De hecho, ese aval partidista se dio en cuestión de días e incluso antes de que tanto ella como los otros dos ternados, Wilson Ruiz Orejuela, postulado por la Corte Suprema de Justicia, y el exviceprocurador Juan Carlos Cortés, candidatizado por el Consejo de Estado, intervinieran oficialmente ante la plenaria del Senado, el jueves pasado de manera virtual.

En apenas tres días los partidos de La U, Cambio Radical, Centro Democrático, Conservador y liberales le anunciaron su respaldo, lo que prácticamente deja cantada su escogencia como próxima timonel del Ministerio Público, ya que esas cinco colectividades suman más de 74 votos, a los que se podrían sumar los de los partidos de origen religioso. La oposición seguramente se apartará de la votación, al igual que lo hizo con la de Carlos Camargo -de origen conservador- como Defensor del Pueblo, el pasado 14 de agosto, es decir, el mismo día en que Duque ternó a Cabello.

Así las cosas, Cabello tendría alrededor de 80 de los 108 votos del Senado, siendo invencible. Precisamente, por lo mismo, es que no sorprendió que renunciara a la Cartera el martes a primera hora y el presidente Duque aceptara de inmediato su dimisión.

Imparable

Aunque se pensaba que el Senado se concentraría primero en escoger al reemplazo del magistrado Alejandro Guerrero en la Corte Constitucional, para lo cual ya tiene disponible la terna desde hace varias semanas, al final decidió acompasar ambos procesos, a tal punto que el jueves pasado la plenaria escuchó las intervenciones tanto de los postulados al escaño en el máximo tribunal como de los candidatos para la sucesión de Carrillo. Lo curioso es que Guerrero acaba su periodo de ocho años en la Corte el próximo 4 de septiembre, mientras que Carrillo irá hasta el 17 de enero de 2021, cuando termina su mandato cuatrienal.

Otro aspecto que sorprende del cerrado respaldo partidista es que proviene tanto de los partidos que hacen parte de la coalición oficialista como de los que, como liberales y Cambio Radical, están en la franja de los independientes. Sin duda, un hecho político de amplia significación en medio de un ambiente político caldeado entre algunas de esas colectividades.

No menos llamativo resulta el hecho de que Cabello sea la inminente Procuradora electa pese a venir de la entraña de la Casa de Nariño, de donde también proviene el hoy fiscal general Francisco Barbosa, quien fue ternado por el presidente Duque, a finales del año pasado, junto a Clara María González -secretaria jurídica de Presidencia- y Camilo Gómez -director de la Agencia de Defensa Jurídica de la Nación-.

Como se recuerda, Barbosa, quien se venía desempeñando como Consejero Presidencial para los Derechos Humanos, terminó siendo elegido por unanimidad en la Corte Suprema de Justicia el 30 de enero de este año como Fiscal General, reemplazando al jefe encargado del ente acusador, Fabio Espitia, quien estaba al frente de la entidad desde mayo de 2019, tras la renuncia de Néstor Humberto Martínez.

Hay que ser claros: no todos los gobiernos logran que tanto el Fiscal General como el Procurador General salgan de la propia Casa de Nariño y sean elegidos sin mayor oposición en la Corte y el Senado, respectivamente.

Es más, a esto se suma que desde que se conoció la terna para Defensor del Pueblo que presentó Duque a la Cámara de Representantes -el pasado 6 de agosto-, se sabía que el candidato fuerte era Camargo, de origen conservador, pese a que el saliente titular del cargo es de La U y ese partido oficialista insistía en que se le respetara la continuidad en esa instancia. Fue claro, entonces, que hubo un guiño desde Palacio en esta escogencia.

Y, como si fuera poco, por lo menos hasta el viernes pasado, la secretaria jurídica González sonaba como muy fuerte candidata a Ministra de Justicia o incluso, a integrar, junto al propio Gómez, la terna que Duque debe confeccionar para reemplazar al magistrado Carlos Bernal de la Corte Constitucional, quien renunció a finales de julio. Es más, a este proceso, que es más urgente, le ganó también el de la escogencia de Procurador que, como se dijo, podría esperar al final de año, ya que el relevo de Carrillo solo será a mediados de enero.

Escenario

Otro tema clave aquí es que la escogencia de Cabello, el próximo jueves en el Senado, se dará en medio de un escenario político bastante tenso por cuenta de la orden de detención domiciliaria que dictó hace más de dos semanas la Sala de Instrucción de la Corte Suprema al expresidente y ahora exsenador Álvaro Uribe.

Como se sabe, partiendo de la base de que el proceso contra el exmandatario está politizado y falto de garantías, el uribismo está proponiendo desde un referendo o una constituyente para reformar a la justicia -incluyendo la idea de volver a una sola alta Corte-. Frente a ello, la oposición replica que desde la Casa de Nariño salieron el Fiscal, la próxima Procuradora y el nuevo Defensor del Pueblo, generando una prevalencia gubernamental  en los entes de control, precisamente, en momentos en que la Corte debe definir si el proceso del expresidente pasa de ese alto Tribunal a la Fiscalía, tras su renuncia al Senado.

Trayectoria de peso

Lo cierto es que Cabello es la virtual nueva Procuradora General y tendrá la sui generis circunstancia de estar electa desde finales de agosto, pero solo podrá posesionarse a mediados de enero.

Paradójicamente, lo que nadie discute, ni tirios o troyanos, es que se trata de una jurista con todos los méritos y trayectoria para llegar al Ministerio Público.

Nacida en Barranquilla, es abogada egresada de la Corporación Universitaria de la Costa, especialista en Derecho de Familia de la Universidad Externado de Colombia en convenio con la Universidad Autónoma de Bucaramanga y Especialista en Derecho Procesal Civil de la Universidad Externado de Colombia en convenio con la Universidad de Cartagena. También es candidata a Maestría en Derecho Procesal Contemporáneo en la Universidad de Medellín.

La hasta el martes Ministra de Justicia, también fue Magistrada de la Sala Civil y Presidenta de la Corte Suprema de Justicia. Inició su trayectoria profesional como jueza penal municipal de Sabanalarga (Atlántico), jueza de menores y jueza civil del circuito de Barranquilla hasta llegar a la magistratura en la Sala Civil-Familia del Tribunal Superior de Barranquilla, cargo que ocupó durante 19 años. Ejerció durante tres años (2009-2012) el cargo de Procuradora Delegada de la Sala Disciplinaria de la Procuraduría.

Aparte de ello ha sido catedrática por más de veinte años en varias universidades. Fue miembro de la Dirección General de la Escuela Judicial Rodrigo Lara Bonilla. También ha sido conferencista permanente nacional e internacional en temas de Derecho. Es miembro de la Academia Colombia de Jurisprudencia y del Instituto Colombiano de Derecho Procesal, y miembro de la Comisión de Género de la Rama Judicial. A ello se suma que recibió en 2016 la Condecoración “José Ignacio de Márquez” al mérito judicial, en su máxima categoría, por su destacado desempeño como funcionaria judicial. Así mismo, fue Representante por Colombia de la Comisión Nacional de Género de la Cumbre Iberoamericana de altas Cortes y miembro de la Comisión Nacional de Género de la Rama Judicial.

Como se ve, además de la alineación de los astros políticos, a Cabello le sobran experiencia y trayectoria para ser la primera mujer Procuradora General de Colombia.