Posible compra de aviones de combate abre debate

Fotomontaje ENS
Ramsés Rueda aseguró que hay aeronaves que merecen reemplazo, mientras que Armitage dijo que no se puede pensar en más aviones si no hay cómo meter más policías
 

El Gobierno viene analizando la posibilidad de que Colombia renueve sus aviones de combate pues la veintena de 20 K-fir de fabricación israelí fueron comprados hace tres décadas y están cerca de cumplir el tiempo de vida útil.

La compra podría superar los US$1.000 millones y ya se tienen sobre la mesa propuestas de empresas fabricantes de España, Suecia y Estados Unidos.

Lea también:Choque entre Petro y López por respeto a las mujeres

En julio pasado el comandante de la Fuerza Aérea Colombiana (FAC), el general Ramsés Rueda, indicó que “estamos trabajando en un plan para sustituir las aeronaves que por tiempo de vida merecen un reemplazo y para fortalecer esta capacidad, porque nuestra prioridad es la salvaguarda de la soberanía, la integridad del territorio nacional y la defensa de los colombianos”.

El oficial explicó que los actuales Tucanos y Súper Tucanos no serán reemplazados porque “necesitamos aeronaves de superioridad aérea, es decir aviones jet, de alto rendimiento, de gran capacidad de armamento y que respondan a las expectativas de los colombianos. El F16 es una de las aeronaves que cumple esas expectativas”.

El pasado 23 de julio la FAC en un comunicado indicó que “reemplazar aeronaves es un proceso que toma tiempo por la gestión de recursos para financiar el proyecto, la disposición de los Estados para proveerlos, las líneas de producción para compra de aviones nuevos o la disponibilidad de escuadrones de usados, entre muchos otros factores a considerar”.

Añade esta Fuerza que el Escuadrón de Superioridad Aérea con el que cuenta la Fuerza Aérea (equipo Kfir, C-12) tiene en este momento la tecnología de punta para responder a todos los requerimientos operacionales que demanda su misión constitucional: la defensa de la soberanía.

“Estar en el punto más alto de su capacidad, en cuanto a idioma, entrenamiento, técnicas, tácticas, procedimientos y también tecnología, es precisamente lo que ha permitido a la Fuerza Aérea Colombiana participar con el Escuadrón Kfir en ejercicios combinados de gran exigencia, como Red Flag, en donde la interoperabilidad demanda los más rigurosos estándares operacionales”, señala la FAC.

Añade que “no obstante las capacidades del sistema Kfir, el tiempo de vida de la estructura de la aeronave, la cadena de soporte logístico, la sostenibilidad del equipo, la relación costo-beneficio, entre otros aspectos, han llevado a establecer como prioridad, en el plan de reposición de aeronaves, el reemplazo de este escuadrón”.

Sin embargo, ayer el alcalde de Cali, Maurice Armitage, tras mostrar su preocupación por el déficit en el número de policías que tiene la ciudad, manifestó que en lugar de estar pensando el país en comprar aviones de combate debería pensar en mejorar la seguridad en favor de los ciudadanos.

“Sí, estoy preocupado porque hay un faltante de uniformados. Se comprometieron (Gobierno nacional) hace un año a que nos iban a enviar mil policías más, yo entiendo las dificultades que tiene el comando central de la Policía, el déficit de uniformados en Colombia, pero yo esperaría que eso tenga solución”, señaló Armitage.

No obstante, sentenció el Mandatario municipal que, “creo que no podemos seguir pensando que vamos a comprar aviones para guerras si no tenemos cómo meter más policías”.