José Ortiz… ¡dénmela y celebren!

Foto cortesía Cristian Álvarez- Dimayor

En el fútbol aficionado hay una frase que se repite en la antesala a cada partido y que bien podría aplicarse a lo que está ocurriendo por estos días en Millonarios con el ‘tico’ José Guillermo Ortiz: dénmela y celebren.

Los azules tenían problemas de definición tanto con Ayron del Valle como como Roberto Ovelar y aún con Fabián González Lasso, por lo que el técnico Jorge Luis Pinto pidió que le trajeran a Ortiz, a quien conoció a su paso por la selección de Costa Rica.

No tardó el artillero en darle la razón al técnico santandereano. En partido de Copa Águila marcó dos goles al Medellín, y aunque no pudo convertir frente al Huila en los pocos minutos que tuvo, sí lo hizo frente a Equidad.

Ortiz celebró su primer triplete y empezó a meterse en el corazón de los aficionados, quienes añoraban un goleador, un artillero contundente que aliviara con sus anotaciones los dolores de cabeza que produce la defensa.

Pero además esos tres tanto significaron la victoria azul por un apretado 3-2 sobre los aseguradores, como también los dos goles que le convirtió al Cali sirvieron para sumar otros tres puntos y mantenerse al tope de la tabla de posiciones con 16 puntos y un partido menos que sus oponentes en la disputa por ese puesto.

El romance entre el tico y la afición celeste ya es un hecho. Goles son amores y así lo han entendido los hinchas, quienes esperan que no se le moje la pólvora al artillero centroamericano para que les siga dando alegrías.

Con la presencia de Ortiz en ataque, está comprobado que Millonarios necesita que los laterales vayan al ataque y tires centros o que Hanzel Zapata y Juan David Pérez lo busquen porque él se las arregla para rematar a puerta así está muy marcado. El tico sabe moverse, abrirse espacios y, hasta ahora, su gran socio es Zapara, quien le tiró los dos centros para los goles frente al Cali.

Pero mientras el problema en ataque está solucionado, hay otros sectores en los que el técnico pinto deberá trabajar y mucho. En la línea de creación, David Silva anda en un gran momento. Sin embargo, por momentos le falta un socio porque Jhon Duque y Felipe Jaramillo se apresuran y cometen muchos errores en la entrega.

Y, la mayor preocupación está en la defensa. Felipe Banguero ha mejorado en la marca y a la hora de centrar, mientras que Felipe Román cada día se consolida más como lateral derecho. No obstante, la pareja de centrales no funciona. El juego aéreo es un continuo dolor de cabeza y ni qué decir cuando intentan salir, sea quien sea: Luis Moreno, Deibis Balanta o Alex Rambal. El que menos errores comete es el joven Breiner Paz, a quien Pinto va llevando despacio.

En el arco, bien sea el venezolano Wuilker Faríñez o Jefferson Martínez, brinda seguridad. Frente al Cali, el portero colombiano tuvo dos mano a mano que resolvió con categoría.

Por los lados de los ‘Azucareros’, el equipo que orienta Luchas Pussineri jugó bien, le causó problemas a Millonarios y estuvo arriba en el marcador 0-1, solo que luego Ortiz decreto el 2-1 definitivo. Pero es un elenco ordenado, con derroche físico, buen trato de balón y ambicioso. Tal vez se excedió en la presión y por eso terminó muy desgastado físicamente.

En otros partidos, Deportivo Pasto se impuso 2-0 a Unión Magdalena, elenco al que Eduardo Méndez le hizo el gran daño de dejarle como técnico a Pedro Sarmiento, quien seguramente lo llevará al descenso.

Otro que perdió fue Junior 0-1 frente a Once Caldas en Barranquilla y los pocos aficionados que asistieron al Metropolitano la emprendieron con el técnico Julio Comesaña.

Cúcuta, de la mano de Guillermo Sanguinetti ganó, lo hizo 2-1 frente a Equidad, que volvió a presentar una nómina alterna.

Próxima fecha: La novena jornada de la Liga Águila se disputará el fin de semana así: Equidad-Alianza Petrolera, Unión Magdalena-Cúcuta, Once Caldas-América, Jaguares-Patriotas, Envigado-Águilas Doradas, Cali-Pasto, Santa Fe-Medellín, Huila-Tolima, Nacional-Millonarios y Bucaramanga-Junior.