Declive significativo de vida silvestre en los bosques

Cortesía

Las poblaciones de fauna silvestre que habitan en los bosques se han reducido, aproximadamente, en más de la mitad (53%) desde 1970, de acuerdo con la evaluación global de la biodiversidad forestal, Below the Canopy (Debajo del dosel arbóreo).

El informe de WWF destaca la multitud de amenazas que enfrentan las especies que viven en los bosques y muestra que la pérdida y degradación del hábitat, causada principalmente por la actividad humana, es la causa del 60% de las amenazas a los bosques y las especies forestales. La disminución fue mayor en los bosques tropicales, como la selva amazónica.

El estudio muestra que los bosques, que albergan a más de la mitad de las especies terrestres del mundo y uno de nuestros sumideros de carbono más importantes, son vitales para la salud del planeta. La vida silvestre del bosque, a su vez, proporciona funciones vitales para mantener los bosques sanos y productivos, como polinizar y dispersar semillas y otras funciones cruciales que afectan la regeneración natural y el almacenamiento de carbono. Si queremos revertir la disminución de la biodiversidad en todo el mundo y evitar la crisis  climática, debemos proteger los bosques y las especies que viven en ellos.

“WWF hace un llamado a los líderes mundiales para que declaren una emergencia planetaria y aseguren un Nuevo Acuerdo para la Naturaleza y las Personas para 2020. Los objetivos son detener la crisis climática, salvaguardar los espacios naturales restantes de nuestro planeta y hacer que nuestro modelo de consumo y producción sea más sostenible. Para esto, la protección y restauración de los bosques debe estar en el espíritu de este acuerdo”, señaló la entidad.

Will Baldwin-Cantello, líder mundial de Bosques de WWF, dijo que “los bosques son sistemas complejos que dependen de la vida silvestre que vive en estos para que se mantengan saludables. Es por esta razón, que la rápida disminución de la vida silvestre forestal en las últimas décadas es una señal de advertencia urgente. Los bosques no solo son un tesoro de la vida en la tierra, sino que también son nuestro aliado natural principal en la lucha contra la crisis climática. Los perdemos bajo nuestro propio riesgo”.

 Explicó WWF que “sabemos relativamente poco acerca de los cambios reales de las especies que viven en nuestros bosques a nivel mundial. El Índice de Especialistas Forestales, desarrollado siguiendo la metodología del Índice Planeta Vivo, se centra en especies que dependen completamente de los bosques, lo que significa que este indicador proporciona una representación precisa de la salud del ecosistema forestal.

El Índice de Especialistas Forestales muestra que las poblaciones monitoreadas de aves, mamíferos, anfibios y reptiles que viven en el bosque disminuyeron, en promedio, en un 53% entre 1970 y 2014, el año más reciente para el que hay datos disponibles. La mayor parte de esta pérdida se produce en los trópicos, donde hay más vida silvestre que perder.

Louise McRae de ZSL, científica de Conservación y autora del informe dijo que “el primer paso para proteger la vida silvestre amenazada es comprender las tendencias en sus poblaciones y lo que impulsa su declive”. Agregó que “nuestro análisis revela que muchas de las especies que dependen completamente de los bosques están disminuyendo en número. Usando este nuevo indicador, podemos continuar rastreando la vida silvestre del bosque y medir el progreso hacia acuerdos internacionales y objetivos de biodiversidad”.

El Índice de Especialistas Forestales también evaluó si solo la cubierta forestal, el indicador más utilizado a nivel mundial, es una muestra precisa de la salud de la vida silvestre debajo del dosel. La investigación encontró que, si bien abordar la deforestación y aumentar la cubierta forestal son esenciales para restaurar la naturaleza, estos pasos por sí solos no son suficientes.

Si bien los hallazgos del Índice de Especialistas Forestales revelan una imagen sombría del estado de la biodiversidad forestal, las historias exitosas de conservación nos muestran que los animales que habitan en los bosques pueden recuperarse con las intervenciones correctas. Desde monos en Costa Rica hasta gorilas en África central y oriental, el informe destaca una serie de soluciones que han ayudado con éxito a las poblaciones de animales del bosque a prosperar nuevamente.

Proteger la vida silvestre y revertir la pérdida de la naturaleza requieren una acción global urgente. El informe apunta a 2020 como un año crucial para asegurar acuerdos internacionales para un Nuevo Acuerdo para la Naturaleza y las Personas, a través de un compromiso adquiridos por los jefes de Estado en la 75ª Asamblea General de las Naciones Unidas.

“Los bosques deben ser el frente y el centro de este Nuevo Acuerdo para la Naturaleza y las Personas debido a su importancia para la conservación de la biodiversidad, la mitigación del cambio climático y las personas, a través de la provisión de servicios ecosistémicos, como la purificación del agua y el aire, el ciclo de nutrientes, el control de la erosión del suelo, y suministros de alimentos, madera y otros productos”, indicó WWF